La integración pasa por los veteranos

swissinfo.ch

Apoyar a los extranjeros en la búsqueda de un aprendizaje es el objetivo de un proyecto en Baden (cantón de Argovia), distinguido con el Premio suizo de la integración 2005.

Este contenido fue publicado el 16 agosto 2006 - 16:26

Gracias a un sistema de tutoría en el que participan los miembros del Consejo de los Veteranos, los jóvenes extranjeros llegados a Suiza pueden contar con una ayuda en su proceso de integración.

Brenda, de 16 años de edad, quisiera ser cocinera. En el futuro podría traer las recetas de su país, Camerún, y hacer descubrir los gustos y sabores lejanos a los paladares suizos. A Catia, de 17 años, de origen portugués, le gustan los animales y en sus sueños se ve vestida con la blusa blanca de una asistente veterinaria.

Las aspiraciones y esperanzas de los jóvenes estudiantes se encuentran sin embargo con la dificultad de poder ingresar al mercado laboral. Se estima que en 2005 unos 3.000 o 4.000 jóvenes estudiantes de entre 80.000 que terminaron la escuela obligatoria no pudieron encontrar un puesto de aprendizaje. Las cosas se complican ulteriormente para aquellos que vienen de fuera, como Brenda y Catia que, además, deben superar los desafíos que plantea la nueva sociedad.

En Baden, en el centro de Clases para la Integración y Búsqueda de un Oficio, IBK (Integrations-Berufsfindungklasse), en el cantón de Argovia, se decidió enfrentar los dos problemas siguiendo una única vía. "Apoyando a los estudiantes extranjeros en la búsqueda de un empleo favorecemos su integración. Además de la lengua y la formación, el trabajo es en realidad uno de los pilares del proceso de integración", explica a swissinfo Martin Brunner, cofundador y profesor del IBK.

Tutoría para extranjeros

Un grupo de pensionados de la ciudad fue el primero, en 2004, en dar un paso en dirección de los jóvenes inmigrantes.

Su propuesta era simple: crear un sistema de tutorías para los estudiantes extranjeros llegados recientemente a Suiza (menos de dos años) en el marco de la reagrupación familiar.

Gracias al interés del IBK y a la participación del Servicio Comunal para la Integración y a la disponibilidad de los miembros del Consejo de los Veteranos de Baden, el proyecto adquirió fuerza. Hoy, 12 alumnos pueden contar con el apoyo de 8 tutores en el difícil pasaje de la escuela a la vida activa.

"Mi tutor me ayuda a escribir las solicitudes de empleo y si es necesario asiste a las entrevistas con los empleadores", dice Brenda. La joven subraya que la presencia de un acompañante despierta a veces (no siempre) una buena impresión.

Experiencia y formación

Periódicamente tutores y estudiantes del IBK (curso que corresponde al noveno año de escolaridad) se encuentran para discutir problemas comunes y casos individuales.

El acento se pone en la orientación profesional, aunque no faltan los consejos sobre cómo superar los obstáculos de la integración también en otros terrenos de la vida diaria. Los tutores saben bien lo que significa ser un extranjero en Suiza. La tercera parte de entre ellos ha sido fruto de la inmigración.

Sin embargo, sólo la experiencia vivida no es suficiente. "Tenemos ya una cierta experiencia en la materia y seguimos regularmente cursos de perfeccionamiento", indica Peter Lacheta, llegado a Suiza procedente de Austria, hace unos 30 años.

Premio a la originalidad

Como un ejemplo singular de solidaridad en la diversidad, el proyecto no sólo reúne a suizos de adopción y jóvenes inmigrantes, sino también a jubilados y adolescentes. "Tenemos ganas de ver cómo somos acogidos por los estudiantes del IBK. Los jóvenes son abiertos y amistosos", señala Lacheta.

También por esta particularidad la Comisión Federal suiza de Extranjeros atribuyó a los "Tutores para jóvenes, de Baden", el Premio de la Integración 2005, como reconocimiento a los proyectos que se distinguen por su ejemplaridad e innovación.

Además de la originalidad el proyecto se distingue por el aspecto financiero: se necesita poco dinero en la medida en que los miembros del Consejo de los Veteranos participan sin aspirar a remuneración alguna, sólo el reembolso de algunos gastos eventuales.

Ante estas consideraciones, el hecho de que "solamente" pocos jóvenes hayan encontrado un puesto de aprendizaje pasa a un segundo plano. "La dinámica y la interacción que se desarrollan dentro del grupo son increíbles, del mismo modo que la contribución a la integración", comenta Martin Brunner.

"Sin la ayuda de los tutores el resultado final sería menos positivo", agrega.

Iniciativa personal

Que contribuya a la integración o al simple acceso al mercado del trabajo (la tutoría es un sistema difundido también entre los estudiantes de nacionalidad suiza) la colaboración tutores-jóvenes se apoya en el mismo e indiscutible pilar: el desarrollo de la iniciativa personal.

En otras palabras, los tutores no hacen las veces de un padrino o, peor aún, de alguien que simplemente ayuda a buscar un trabajo mientras el joven espera frente al televisor.

"Los jóvenes deben mantener una cierta autonomía y demostrar que tienen iniciativa propia", advierte Martin Brunner.

swissinfo, Luigi Jorio
(Traducción: J.Ortega)

Datos clave

El proyecto de tutoría de Baden fue lanzado durante el año escolar 2004/2005.

Actualmente participan 8 tutores y 12 estudiantes.

En Baden los extranjeros representan el 25% de la población.

Este porcentajes es algo superior a la media suiza, 20,6% en 2004.

End of insertion

Contexto

El Premio suizo de la Integración (10.000 francos suizos) promovido por la Comisión Federal de Extranjeros, fue atribuido en 2005 por primera vez.

Entre las 150 candidaturas presentadas fueron recompensados, además de los Tutores de Baden, otros dos proyectos en favor de la integración de los extranjeros.

Entre ellos figuraba el programa "El Puente", de la televisión privada de lengua italiana, TeleTicino, por el acento que pone en este tema.

También estaba el proyecto QUIMS del cantón de Zúrich por la promoción de la calidad de la enseñanza escolar en un contexto multicultural.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo