Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La montaña en miniatura

Relieve del Monte Cervino, realizado por Xaver Imfeld para la Exposición Nacional de 1896 , en Ginebra.

El Museo Alpino Suizo de Berna posee la colección de montañas en relieve más importante del mundo. Hasta febrero de 2008 presenta la exposición "Construir montañas en relieve".

Nacidos en el siglo XVIII, los modelos reducidos en tres dimensiones, que asocian conocimientos científicos y sentido artístico, tuvieron su momento de gloria a fines del siglo XIX.

"El terreno accidentado de Suiza se prestaba maravillosamente a la construcción de relieves. Tener una vista aérea de las montañas y los valles constituía un desafío técnico y artístico", indica Urs Kneubühl, director del Museo Alpino Suizo (MAS), de Berna.

Los mapas y relieves se desarrollaron a lo largo del siglo XIX con el inicio del turismo de montaña. Si los primeros son de uso común, los segundos – por su peso - cayeron en el olvido.

"Se trata, sin embargo, de un tesoro cultural del país", sostiene el geógrafo. Ningún otro país construyó tantos relieves y de semejante calidad como Suiza, gracias al respaldo del Club Alpino y de la Confederación.

Conocimientos del terreno

Originariamente utilizados con fines militares, especialmente por Napoleón, los relieves eran un medio para adquirir conocimientos precisos sobre el terreno para las maniobras o el emplazamiento de fortificaciones. Luego, sirvieron para la enseñanza de la geografía y, en los años 1930, para proyectos técnicos como la construcción de diques.

El MAS, que posee 270 relieves, ha inventariado unos 660 tipos diferentes en Suiza. Cabe señalar que con un molde se pueden crear tres o cuatro modelos idénticos y que un ejemplar requiere hasta seis meses de trabajo.

En el siglo XIX, estas montañas en miniatura estaban construidas por topógrafos. Una parte de la exposición está dedicada a uno de los 'escultores' de montañas, paisajistas y cartógrafos suizos más importantes de su tiempo, Xaver Imfeld (1853-1909).

Es el autor del Cervino presentado en la Exposición Nacional de 1896 en Ginebra, de representaciones del Oberland Bernés (Exposición Universal de 1900) y del Jungfrau (1908), que se pueden admirar en el MAS. Gran alpinista, realizó de su propia mano numerosos relieves y esbozos en montaña.

Despertar vocaciones

Sin embargo, desacreditado por la simulación en tres dimensiones en ordenador el arte del relieve se perdió. Hoy, un puñado de aficionados esculpen relieves en su tiempo de ocio, a excepción de Toni Mair, un profesor jubilado que se dedica de lleno a esta actividad.

Cortar la madera, crear el molde de silicona, pegar el yeso, desmoldear, cortar a bisel y pintar: un vídeo ilustra todas las fases de la construcción de una montaña. Toni Mair dirige también el marco de la exposición talleres destinados a niños y adolescentes.

El MAS quiere estimular vocaciones, ya que la máquina no podrá reemplazar la mano del hombre en lo que es el "toque artístico', esa capacidad de dar forma al terreno, a las sombras y los colores en función de la temporada", explica Urs Kneubühl.

Una veintena de estaciones interactivas y lúdicas de la exposición permiten a los jóvenes – y menos jóvenes – aprender todo sobre las curvas de nivel, la altitud, la escala, el sombreado de los mapas y, en definitiva, a valorar estas montañas de yeso por su carácter científico y estético.

swissinfo, Abigail Zoppetti, Berna
(Traducción del francés: Belén Couceiro)

Contexto

La exposición 'Construir montañas, participación en el arte del relieve – siguiendo las huellas de Xaver Imfeld', en el Museo Alpino Suizo estará abierta al público hasta el 10 de febrero de 2008.

Permite descubrir una tradición típica helvética que ha caído en el olvido.

El centenario Museo Alpino se dirige a un público prioritariamente infantil y adolescente.

Fin del recuadro

Exposición Universal de 1900

Suiza fue distinguida en la categoría 'Mapas y aparatos de geografía y cosmografía' durante la Exposición Universal de 1900 en París, donde sus mapas y relieves llenaban una sala.

El Gran Premio fue atribuido a la Oficina de Topografía Federal por el mapa Dufour y el 'Atlas topográfico de Suiza'.

El jurado elogió como "representaciones perfectas de la naturaleza" los trabajos del ingeniero Xaver Imfeld que recibió el Gran Premio por sus relieves del Oberland Bernés y del Cervino.

Asimismo se entregó una medalla de oro a los señores Kummerly y Frey, litógrafos de la Oficina Topográfica Federal, por sus "bellos mapas detallados y sombreados", y a Albert Heim por sus relieves geográficos de los alrededores del lago de Uri y del Säntis.

La de plata fue para Albert Barvey, presidente de la sección de Les Diablerets del Club Alpino Suizo, que encargó a Xaver Imfeld un mapa 1: 50.0000 del macizo del Mont Blanc.

Las medallas de bronce se entregaron a un tal Borel por sus relieves, a los editores berneses Schmid & Francke por sus mapas de enseñaza y a la Dirección de la Instrucción Pública de Basilea-Campo por sus mapas escolares del cantón.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×