Navigation

La norma penal antiracista cumple diez años

Georg Kreis, president e de la Comisión federal contra el racismo. Keystone

Vigente desde enero de 1995, la ley que prohíbe toda forma de discriminación racial sigue siendo tema de discusión.

Este contenido fue publicado el 23 diciembre 2004 - 10:05

Diez años después, el presidente de la Comisión federal contra el racismo, Georg Kreis, traza un balance en conversación con swissinfo.

swissinfo : La norma penal que prohíbe toda forma de discriminación racial cumple diez años. ¿Cuál es el balance suyo?

Georg Kreis: Pienso que, en este lapso de tiempo,la problemática racial ha adquirido importancia y es abordada con mayor seriedad. En estos diez años hemos podido aplicar este artículo de la ley dentro de nuestra sociedad. Claro que no satisface a todos, pero en general creo que nuestro trabajo, así como las decisiones de los tribunales, son bastante reconocidos.

swissinfo: ¿No hay una zona gris de delitos raciales que escapan a la ley porque no son denunciados?

G.K.: Se puede suponer tal cosa. Dado que se trata de un delito de oficio, si no hay indicios, no hay investigación.

swissinfo: ¿A quién debe proteger la norma?

G.K.: La norma vela ante todo por las minorías, porque son las primeras que sufren discriminaciones. En algunas constelaciones, por ejemplo en las aulas escolares, incluso los niños pertenecientes a la mayoría nacional pueden verse en minoría.

De acuerdo a los veredictos judiciales, la difamación racista a los suizos puede también ser considerada como un delito conforme al artículo 261 del Código Penal.

swissinfo: La norma condena el racismo expresado en público, pero no el racismo cotidiano que surge en privado. ¿Es suficiente para luchar contra el racismo, declarado latente en Suiza, o incluso para eliminarlo?

G.K.: En principio quiero referirme a la palabra "eliminar": aún habiendo "malos", los fantasmas de la destrucción son peligrosos y persiguen objetivos ilusorios.

Efectivamente, sólo el racismo público y sistemático es sancionado por la ley. El argumento subyacente es que aparte de las minorías expuestas, la paz pública - en parte nuevamente en nombre de las minorías -, es un valor que debe ser protegido.

swissinfo: ¿Qué se puede hacer contra el racismo cotidiano que ocurre lejos de la mirada y el oído públicos?

G.K.: Quienes lo perciban deben tratar de explicar lo que pasa y reaccionar contra ese racismo sin exponerse al peligro personal.

swissinfo: El profesor de Derecho Penal friburgués Marcel Niggli ha calificado la jurisprudencia aplicada hasta ahora de "equilibrada y muy moderada", y que la ley ha mantenido sus promesas . ¿Es también esa su opinión?

G.K.: Sí, comparto esa opinión que, por otra parte, no es sólo una apreciación adecuada de la situación, sino también una toma de posición clara contra la idea de que "poco es demasiado", un "demasiado" que se debería suprimir.

swissinfo: En un veredicto del 17 de julio de 2004, el Tribunal federal precisa la definición de 'esfera privada' y 'espacio público. La Unión Democrática de Centro (UDC) lo denunció de «veredicto de bozal"». ¿Qué responde usted?

G.K.: Eso va precisamente en la dirección que acabo de evocar y denota una incomprensión oscura y malintencionada. La definición del Tribunal federal permite evitar que se convierta en disfraz familiar un encuentro de carácter fundamentalmente público, con un gran número de personas que no se conocen.

Hay que proceder a un equilibrio tomando por un lado la agitación de extrema derecha, limitándola de manera concreta, práctica y definida; y, por otro, la preocupación muy teórica respecto de la libertad de reunión y de la protección de la esfera privada. Quien con ello piense que debe defender una "parrillada" inofensiva, muestra que lo otro no le preocupa.

swissinfo: La CFR es regularmente criticada por la derecha, sobre todo por la UDC. ¿Cómo responde usted a esos reproches?

G.K.: Yo solicito siempre que se analicen los casos concretos. Si ello no es posible, pregunto públicamente si no se trata de racistas latentes que en su descaro se sienten impedidos de hablar y quieren tener campo libre para el racismo.

swissinfo: ¿Qué piensa usted de la decisión de una aseguradoras que exige primas de responsabilidad civil más elevadas para los conductores originarios de los Balcanes?

G.K.: Estamos haciendo un análisis jurídico de este asunto. Puede ser que este tipo de discriminación sea jurídicamente aceptable, pero eso no quiere decir que en razón de su fuerte carga político-social, deje de ser altamente problemática.

Entrevista swissinfo: Jean-Michel Berthoud
(Traducción: Juan Espinoza)

Datos clave

La Comisión federal contra el racismo señala que entre 1995 y 2002 son 277 los casos juzgados sobre la base del artículo 261 del Código Penal. 93 de esos juicios terminaron con sentencias.

End of insertion

Contexto

- El artículo 261 del Código Penal fue aceptado en la votación del 25 de septiembre de 2004 por 54,7% de los electores.

- En vigor desde enero de 1995, prohíbe la discriminación y el atentado a la dignidad de una persona o de un grupo de personas por su pertenencia racial, étnica o religiosa.

- La norma prohíbe también que se niegue un bien o un servicio público. El artículo castiga la negación.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.