Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La participación suiza en los Juegos Olímpicos de Invierno

Gregor Stähli en plena acción en una competición el año pasado.

(Keystone Archive)

En Salt Lake City, Suiza quiere brillar de nuevo en su especialidad tradicional del bob. Esperanzas también en trineo y en skeleton.

En 1992 en Albertville y en 1994 en Lilehammer, Gustav Weder obtiene dos medallas de oro y una de bronce (en bob para dos y para cuatro). En Nagano, Mercel Rogner se queda con la plata en bob para cuatro.

Durante las últimas citas, como siempre en el pasado, la disciplina del 'bobsleigh' fue victoriosa para los suizos. En Estados Unidos este año, Martin Annen, Christian Reich y Reto Götschi van a intentar entonces perpetuar esa tradición helvética. Sus principales adversarios serán los alemanes Langen y Lange y el estadounidense Hays.

Primicia para las damas

Por primera vez en la historia de los Juegos Olímpicos las damas podrán también participar en esta disciplina de velocidad. Campeona del mundo de bob por parejas en 1990 con su compañera de equipo Katharina Sutter, Françoise Burdet figura como posible ocupante de un lugar en el podium.

"Hace falta más destreza que fuerza para conducir un bob" explica la suiza del cantón de Vaud y quien vive y se entrena en la población de Engadine. Agrega: "Conozco bien esta pista olímpica . Estoy confiada y motivada". En su camino, Françoise Burdet encontrará igualmente la oposición de alemanas y estadounidenses.

¿Victorias en skeleton?

Deporte olímpico en 1948, el skeleton sigue siendo una disciplina marginal. En forma contraria al trineo tradicional -en el que las esperanzas suizas reposan en las espaldas de Reto Gilly y Stefan Höhener -el skeleton se practica boca abajo en una plancha, con la cabeza hacia arriba. Los atletas alcanzan velocidades de cerca de 130 kilómetros por hora.

La bernesa Maya Pedersen-Bieri, campeona del mundo en la especialidad y el zuriqués Gregor Stähli, antiguo campeón del mundo que regresó a la competencia, son los favoritos de las pruebas de Salt Lake.

"En 1994, fui campeón del mundo en mi disciplina y decidí poner fin a mi carrera para consagrarme a mis estudios, explica Gregor Stähli. Pero en 1999, el skeleton se convirtió en disciplina olímpica. Entonces de nuevo regrese a la competición. Hoy por fin podré luchar por una medalla olímpica". El 20 de febrero, el zuriqués podría conocer el color de la presea.

swissinfo


Enlaces

×