La reina de los 'ochomiles' visita Suiza

Vista aérea de la montaña Nanga Parbat con sus 8.125 metros de altura.

Vista aérea de la montaña Nanga Parbat con sus 8.125 metros de altura.

(Keystone)

La alpinista española Edurne Pasaban fue la primera mujer del mundo en escalar las 14 montañas de más de 8.000 metros de altura.

En el reciente Festival de Cine de Montaña de Lugano-Massagno, Pasaban contó cómo puso a prueba sus límites físicos y mentales para cumplir este gran desafío.

Está claro que al final se trataba de una competición. Y para Edurne Pasaban, ya parecía perdida cuando la coreana Oh Eun-Sun el 27 de abril de este año coronó la cumbre del Annapurna (8.091 metros sobre el nivel del mar) en Nepal. Pasaban completaba su marca de 14 ‘ochomiles’ apenas tres semanas después con la escalada del Shisha Pangma (8.027 m).

Poco después se comenzó a cuestionar el récord mundial de la coreana. Probablemente su anunciada conquista del Kangchendzönga el 6 de mayo de 2009 nunca se produjo. La propia Federación de Alpinismo de Corea no reconoció esta ascensión. Además, la coreana perdió muchos puntos de popularidad cuando se hizo pública su utilización elevada de materiales técnicos.

Con este hecho, Pasaban mantiene el récord de ser la primera mujer en conseguir la extraordinaria hazaña. Pero, ¿qué importancia tiene esta marca para ella?, pregunta uno de los espectadores mientras se ven sus fotos y vídeos de la ascensión al Himalaya y cuando relata su alegría y sufrimiento vividos, donde se le congelaron hasta dos dedos en la subida al K2.

Fuerte depresión

En realidad, Pasaban continúa siendo una mujer sensible a pesar de sus impresionantes logros. Así, habla abiertamente de sus debilidades y temores. Cuenta por ejemplo la fuerte depresión en la que cayó después de la ascensión del Nanga Parbat (8.125 m) en 2005.

“Me empecé a cuestionar qué tipo de mujer soy, que sólo existe para subir montañas”. Sus amigas formaron familias y tuvieron hijos. Ella, al contrario, vive casi sin una relación seria y desde el punto de vista económico, su vida no está asegurada.

Pasaban pasó dos meses en el hospital. Allí se convenció de que necesitaba un grupo fijo para continuar organizando sus expediciones y poder pasar varios meses al año en el Himalaya. Al final encontró compañeros en los que puedo confiar y que le apoyaron, además de tener una acuerdo de colaboración con la televisión pública española.

Dos veces con mascarilla de oxígeno

Curioso fue el hecho de que Pasaban escogiera justo el Everest (8.848 m) como la primera montaña con más de 8.000 para escalar. Fue en 2001, en esta ocasión, la española utilizó mascarilla de oxígeno para soportar la subida, lo que hoy no corresponde con su filosofía de alpinista.

“Fue la primera vez que estuve a tanta altura y no sabía cómo iba a reaccionar mi cuerpo”, explica esta contradicción. Para librarse entonces de esa “mácula”, decidió al año siguiente escalar de nuevo el Everest, pero esta vez sin usar mascarilla.

Aunque volvió a recurrir por segunda vez a las bombonas de oxígeno: en 2009, en la subida al Kangchendzönga, entre los campamentos 3 y 1. “Yo quería continuar la marcha pero mi cuerpo ya no reaccionaba”, recuerda. El médico le ordenó entonces que se pusiese la mascarilla. “Si no lo hubiera hecho habría muerto”, confesa la alpinista originaria del País Vasco.

Patrocinador

En los últimos años Pasaban recibió un fuerte impulso. La disputa para conquistar el récord mundial de subida de montañas de 8.000 metros de altura, confiesa. Con su rival, la austríaca Gerlinde Kaltenbrunner, con la que mantiene una buena relación, llegó parcialmente el mismo día a la cumbre, aunque en distintas expediciones.

Pasaban consiguió también encontrar un patrocinador. “En toda España sólo existen dos alpinistas que pueden vivir de este deporte”, explica esta ingeniera que, durante muchos años, consiguió sobrevivir administrando un restaurante.

El momento más alegre, cuenta, no lo vivió en la cumbre del Himalaya, aunque sí sólo diez metros antes: “Entonces sabe que nadie puede quitarte esa conquista”.

Familia y amigos

¿Cuáles son los objetivos de una persona que ya conquistó todas las montañas de 8.000 metros e invirtió diez años de su vida en expediciones al Himalaya? ¿No existe el peligro de caer en un vacío?

“Sí, por supuesto”, reconoce Pasaban. Por eso decidió dar una nueva dirección a su vida. Ahora Edurne dedica mucho tiempo a su familia o sale a escalar algunas montañas con viejos amigos. El placer es lo primero. Todo a lo que ella renunció en los últimos años.

Tal vez hasta forme su propia familia y se convierta en madre. “Estos objetivos son muy personales”.

Competición entre mujeres

En los últimos años se produjo una carrera muy reñida para ganar un récord mundial: ser la primera mujer en subir las 14 montañas del mundo, con más de 8.000 metros de altura.

Tres mujeres estaban tratándolo de hacer: la italiana Nives Mero (49 años), la austríaca Gerlinde Kaltenbrunner (39) y Edurne Pasaban (37), de España.

Más tarde llegó la cuarta: la coreana Oh Eun-Sun (44), que logró superar a sus competidoras escalando hasta tres montañas al año. Su conquista del Annapurna en 2010 y por lo tanto el logro del récord mundial, se celebró en Corea como un triunfo en la Copa del Mundo.

Con las dudas acerca de una de sus ascensiones, Oh Eun-Sun fue también fuertemente criticada. Ella utilizó las vías comunes, porteadores, cuerdas y, en algunas montañas (Everest y K2 al menos) mascarillas de oxígeno. “El nivel era más cercano al de los viajes comerciales que al de la excelencia profesional”, comentó la revista de la Asociación Alpina Alemana.

Gerlinde Kaltenbrunner estaba a punto de llegar a la cumbre del K2 el 6 de agosto de 2010, su último pico. Pero ella tuvo que regresar después de que su compañero sueco, Frederik Ericcson, sufriera una caída mortal.

Nives Mero escaló 11 montañas de 8.000 metros.

Festival de Cine de Montaña

El Festival de Cine de Montaña de Lugano se creó en 1994 gracias al alpinista Marco Grandi.

Su objetivo es abordar el deporte y, en general, la cultura alpina.

Además de proyecciones, el evento ofrece conferencias a cargo de distintos protagonistas en el mundo del alpinismo.


Traducción, Iván Turmo, swissinfo.ch



Enlaces

×