La Suiza vitivinícola se viste de fiesta

En el Tesino, la cosecha 2000 es una de las mejores de las últimas décadas.

Está por terminar la cosecha de la uva y varios cantones suizos lo celebran con una fiesta popular. Dos de éstas merecen ser mencionadas: la fiesta de la vendimia de Neuchatel, en la región francófona, y la de Lugano, en la Suiza de habla italiana.

Este contenido fue publicado el 02 octubre 2000 - 13:52

Son tiempos de vendimia y en los cantones de Suiza donde existe actividad vinícola ya está por terminar la cosecha de la uva. Los trabajos se cierran generalmente con una fiesta popular. Una de ellas es la fiesta de la vendimia de Neuchatel, a la que participaron este año, como invitadas, las autoridades de ocho ciudades del mundo, entre ellas, una japonesa.

El desfile y otras manifestaciones callejeras cerraron con alegría el seminario internacional de tres días, celebrado en esta ciudad de la Suiza de habla francesa, con el objetivo de intercambiar experiencias y buscar nuevos recursos para incrementar el turismo.

Neuchatel festejó su fiesta de la vendimia número 75 con la participación de casi 100.000 espectadores de todo el mundo. Fueron instalados centenares de "estands" donde era posible catar el nuevo vino.

El desfile, muy animado, incluyó a las famosas bandas de "guggenmusik", otros cortejos de músicos con los más variados instrumentos y hasta grupos de chiquillos con trajes típicos de la vendimia que desfilaron muy en su papel.

La fiesta de la vendimia de Lugano, en el cantón Tesino, por su parte, coronó la estación vinícola con una entusiasmada afluencia de público indígena, italiano y un siempre más nutrido grupo de turistas llegados desde los cantones alemanes. Una buena participación de público, no obstante la lluvia que, obstinada, le ha quitado esplendor a la fiesta de Lugano en estos últimos tres años.

Fueron 15.000 espectadores los que pudieron gozar del espectáculo que ofrecieron 14 carros adornados con motivos de las cuatro estaciones en el colorido desfile, bandas musicales en las plazas, y hasta un concierto de la Swing Factory en la Piazza Riforma.

Además, el público pudo irse a recorrer los típicos "grotti" del Tesino, que son como los mesones en España y donde se puede disfrutar del buen vino del cantón, con quesos y carnes frías para acompañarlo. Durante el desfile se repartieron 15.000 kilos de uva negra (que produce el mejor vino tinto de Suiza: el famoso Merlot) y otros tantos kilos de uva blanca.

¿Fiesta de la vendimia como última manifestación de la temporada turística o fiesta de los viticultores, artífices de excelentes vinos? Probablemente las dos cosas.

La vendimia es un buen pretexto para atraer hacia las orillas de lago Ceresio a miles de personas y quizás sí sea una manifestación con fines turísticos. Pero el turismo es el mejor vehículo publicitario para los vinos tesineses, de alta calidad y prestigio internacional.

Este año, especialmente, se ha tenido una cosecha excelente. Ya a principios del verano se veía venir una buena anata, con la buena salud y la belleza de las vides. La vendimia 2000 será recordada como una de las mejores de las últimas décadas.

Para despedirse, la fiesta en el Tesino nos dijo adiós de una manera simpática: batiendo un récord de Guinnes que pertenecía a la ciudad italiana de Vicenza desde 1910 con el sombrero de paja más grande del mundo.

El sombrero construido el domingo (1.10.) en Lugano mide 2,20 metros de testa y 3,20 de ala, y es veinte centímetros más grande que su antecesor. Este gran sombrero desfilará durante la próxima vendimia. Esperando que no llueva.

Lupita Avilés

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo