Navigation

La vacunación generalizada, única vía a la normalidad

Es improbable que se produzcan eventos masivos en Suiza antes de finales de julio, pero el Gobierno estudia la posibilidad de realizar eventos deportivos y culturales a modo de prueba con un número limitado de espectadores de antemano. Keystone/Jean-Christophe Bott

La estrategia suiza anticoronavirus para los próximos meses contempla tres etapas basadas en el avance de la vacunación general: protección, estabilización y normalización. Por ahora, dada la frágil situación epidemiológica, no habrá flexibilizaciones antes del 26 de mayo y luego de una nueva evaluación (12.04).

Este contenido fue publicado el 21 abril 2021 - 18:45
swissinfo.ch/urs

“La duración de las distintas fases dependerá de la voluntad de los grupos de población de ser vacunados y del desarrollo de la campaña de vacunación”, señaló el Gobierno en un comunicadoEnlace externo. Insistió en que “para evitar una nueva ola de infecciones y una sobrecarga del sistema sanitario, es esencial que se vacune el mayor número posible de personas”. Con ello se evitarán asimismo nuevos ceses de actividades, explicitó.

Asimismo, indicó que desarrolla un “certificado COVID-19” uniforme, a prueba de falsificaciones y fácilmente verificable.

Fase de protección: vacunación de personas vulnerables

La actual fase de protección continuará hasta que todas las personas vulnerables que desean ser vacunadas hayan recibido sus dos dosis. El Consejo Federal estima que esta fase se completará a finales de mayo de 2021.

Hasta entonces, las medidas adoptadas se mantendrán en vigor para evitar el aumento de contagios y, consecuentemente, de hospitalizaciones y decesos. El Gobierno ha definido valores indicativos para evaluar la situación y, en caso de que alguno sea rebasado, contemplará nuevas medidas de endurecimiento.

Fase de estabilización: acceso a la vacunación para toda la población adulta

Durante la fase de estabilización, no todas las personas que lo deseen estarán todavía vacunadas. Explica el comunicado que la experiencia de otros países muestra que es de esperar una mayor aceleración de la epidemia precisamente cuando aumenta el número de vacunas administradas, ya que la aceptación de las medidas de protección disminuye constantemente.

Por ello, el Consejo Federal ha definido también valores orientativos para esta fase con vistas a un posible endurecimiento de las restricciones.

El Gobierno asegura que se dispondrá de grandes cantidades de vacunas durante la fase de estabilización, durante la cual toda la población adulta tendrá acceso a la vacunación.

Se estima que la vacunación completa de la población adulta (2 dosis) se completará a finales de julio de 2021, siempre que los productores de vacunas no encuentren más problemas de entrega y que el ritmo de vacunación se desarrolle según lo previsto.

En caso de un desarrollo favorable de la situación epidemiológica durante esta fase se prevén nuevas flexibilizaciones a partir del 26 de mayo. Por ejemplo:

Enseñanza presencial en las universidades y en los centros de trabajo bajo conceptos de seguridad sanitaria que permitan realizar pruebas periódicas. También serán posibles otras medidas de relajamiento en las actividades deportivas y de ocio, en el comercio minorista y en los restaurantes (reapertura de espacios interiores).

También durante esta fase de estabilización serán posibles relajaciones en los lugares y eventos con un alto riesgo de transmisión, como concentraciones masivas, bares o discotecas.

Fase de normalización: levantamiento de medidas

Una vez que todos los adultos que lo deseen estén completamente vacunados, comenzará la fase de normalización. El Consejo Federal estima que para entonces las restricciones sociales y económicas ya no estarán justificadas.

El resto de medidas (restricciones de acceso y limitaciones de capacidad) deberían eliminarse progresivamente. Esta estrategia se mantendrá incluso si, en contra de lo esperado, la propensión de la población a vacunarse sigue siendo baja.

Si a pesar de todo, la epidemia se intensifica y amenaza con sobrecargar el sistema sanitario, el Gobierno se reserva el derecho de mantener o reintroducir determinadas medidas durante un cierto lapso, como la obligación de llevar mascarilla, los planes de protección, el respeto de las distancias o la limitación de las capacidades. “Sin embargo, estas medidas solamente serían previstas para las personas que no tengan un certificado COVID-19”, puntualizó el comunicado.

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.