Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Labor de cooperante suiza en Medicina Verde

Ruth Grossenbacher pone sus conocimientos al servicio de la cooperación.

(swissinfo.ch)

Luego de un intenso trabajo en Nicaragua, Ruth Grossenbacher llegó a La Habana en 1997 para supervisar la producción de medicamentos naturales.

A lo largo de seis años, esta esforzada bernesa contribuyó al desarrollo de un laboratorio de control de calidad financiado por mediCuba Suiza y COSUDE.

“Trabajó durante varios años en ese proyecto. Ya había tenido experiencia en un trabajo similar en Nicaragua, de manera que conocía ya la experiencia de esta medicina verde y fue muy importante y de mucho impacto el hecho que ella haya trabajado en ese laboratorio”, destaca Nélido González.

El coordinador de mediCuba y subdirector del Hospital de Oncología de La Habana, se refiere a la estrategia desarrollada en Cuba, con el apoyo de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) y mediCuba Suiza, para acompañar el ‘renacimiento’ de la medicina tradicional.

Con el apoyo de COSUDE, mediCuba desarrolló en La Habana un laboratorio de control de calidad para medicamentos naturales, se rehabilitó un local y se crearon las condiciones para certificar la calidad de los productos.

De Estelí a La Habana

Apoyada también por la Organización de la Sociedad Civil (OSC) Grupo Voluntarios de Ultramar, Ruth Grossenbacher se encargó de asesorar y acompañar a los trabajadores y técnicos del equipo de ese laboratorio cuya misión incluía tanto el control de las plantas secas para la fabricación de los remedios naturales, como de los medicamentos ya elaborados, en forma previa a su distribución.

Al principio, la especialista se encontró con actitudes de una cierto desdén hacia la asistencia foránea. Sin embargo, muy pronto se hizo evidente que toda contribución es bienvenida y que la aportación extranjera, aún en un terreno de gran tradición local, era muy enriquecedora.

Con el tiempo, ese pequeño laboratorio cubano se convirtió en modelo de referencia para otras provincias y en el mejor valorado de la capital cubana. Con equipo donado por mediCuba Suiza y una bibliografía cada vez más nutrida, el centro de control devino también un lugar de formación.

Todos esos logros requirieron un gran esfuerzo.

Situaciones complejas

La cooperante suiza, lo mismo que el resto del grupo, tuvo que enfrentar los problemas derivados de una situación económica aún incierta: cortes de luz, de agua, problemas de transporte... situaciones que, sin duda, no conoció en su país natal pero que no le habrán sido ajenas en su destino anterior...

En forma previa a su llegada a La Habana, la ciudadana helvética desarrolló una labor igualmente intensa y encomiable en la ciudad nicaragüense de Estelí.

Ruth llegó a Nicaragua como integrante del Grupo Voluntarios de Ultramar. Había visitado por primera vez ese país centroamericano en 1984 y desde entonces había tomado la decisión de regresar con un proyecto concreto de colaboración con esa, una de las naciones más pobres de la geografía latinoamericana.

A ella obedeció la fundación del laboratorio del Centro Nacional de la Medicina Tradicional (CNMT), más conocido como ISNAYA, que es el nombre de los productos ahí elaborados.

Desde cero

En Nicaragua la tarea empezó de cero. Hubo que realizar una interminable serie de entrevistas con curanderas, parteras, con todas aquellas personas vinculadas con el uso de productos naturales. Se procedió luego a elaborar instructivos, a establecer el laboratorio.

Durante un recorrido por las instalaciones del CNMT, swissinfo pudo constar el cariño y gratitud con que se evoca el trabajo de Ruth Grossenbacher.

La responsable del Centro, María Rosa Herrera Nájera, muestra el equipo –donado en buena parte merced a las iniciativas emprendidas por la cooperante suiza-; los manuales sobre plantas medicinales elaborados por ambas. Habla del enorme impacto de esa iniciativa entre la población local...

Quizá hace más de una década, cuando Ruth dejó el confort de su país ‘primermundista’ no se imaginaría que la generosidad de su espíritu y el profesionalismo de su labor, la habrían de convertir en una reconocida y añorada pionera de la cooperación suiza.

swissinfo, Marcela Águila Rubín, de vuelta de La Habana

Contexto

El uso de la Medicina Verde, muy popular en Cuba, se ha ampliado a diversos niveles:

En policlínicas y consultorios familiares cada vez hay más médicos que utilizan productos naturales de base vegetal.

El control de calidad de los medicamentos elaborados a partir de plantas medicinales se lleva a cabo con cada materia prima y con productos terminados (tinturas, cremas, elixires, etc.)

El Ministerio de Salud eligió al laboratorio de control de calidad de La Habana como referencia para cuatro fábricas de medicamentos.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×