Navigation

Largar víveres y bombas, una dudosa estrategia

Refugiados afganos en espera de provisiones en la zona fronteriza con Tadjikistán. Keystone

La maniobra instrumentada por Estados Unidos de largar víveres a la población afgana en forma simultánea a la ofensiva militar fue recibida con recelo por los medios humanitarios que la consideran mera propaganda. Suiza estima que una medida semejante es ineficaz y puede resultar peligrosa. Peor aún: los ataques impiden la distribución efectiva de alimentos.

Este contenido fue publicado el 09 octubre 2001 - 09:57

"Todo el mundo en Islamabad se muestra escéptico frente a las acciones estadounidenses. No sabemos los lugares donde se realizan los lanzamientos ya que se efectúan en plena noche y nadie puede garantizar que llegan a buen puerto. Algo que puede ser peligroso", consideró Henry-François Morand.

El coordinador de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) en Afganistán, destacó asimismo que los bombardeos estadounidenses complican el abastecimiento de ayuda humanitaria a ese país. El lunes (09.10) el Programa Alimentario Mundial (PAM) interrumpió sus entregas de alimentos.

"Los ataques estadounidenses contra Afganistán no hacen más que complicar una situación ya muy grave", dijo Morand.

La situación no es nueva para millones de civiles que afrontan un grave peligro en momentos en que se aproxima el invierno. El panorama se tornó aún más sombrío después que los talibán prohibieron el acceso a numerosas zonas después del 11 de septiembre cuando tuvieron lugar los atentados contra Estados Unidos.

"Los bombardeos estadounidenses han agravado el problema" insistió el coordinador de COSUDE. "Las capacidades de intervención humanitaria son muy reducidas".

A pesar de todo, Morand no quiere caer en el alarmismo: "Estamos frente a una situación dramática, pero intentamos adaptar nuestro trabajo a cada situación", insistió.

Y añadió: "Aunque la ayuda es mínima, todavía podemos trabajar en algunas zonas gracias a una red bien establecida; pero tememos que los talibán endurezcan el tono y limiten todavía más el acceso al interior del país".

Por otro lado, indicó que los actuales movimiento de la población complican enormemente la situación. "No sabemos todavía a donde se van a desplazar numerosos civiles. Algunos se concentrarán en las fronteras. Otros tendrán que permanecer en las montañas".

"En esta situación de urgencia, intentamos adaptar constantemente nuestros planes de acción, lo que representa una dificultad considerable", explicó Morand.

Jean-Louis Thomas

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.