Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Las guirnaldas de Navidad calientan el corazón... y el clima

Navidad, un clima festivo particular gracias a iluminaciones que no todos aprueban.

(swissinfo.ch)

En momentos en que se anuncia una penuria de electricidad en Suiza para el año 2020, son cada vez más los hogares cuyas iluminaciones se aúnan a las de los comercios y las municipalidades.

Representantes ecologistas preconizan una reducción de esas decoraciones luminosas. Los especialistas se pronuncian por las luces a diodo emisor (LED).

Durante las gélidas noches de diciembre, las decoraciones de Navidad también calientan el corazón. ¿Pero aquellas que requieren del hada electricidad para funcionar no contribuyen a calentar también el clima incrementando el consumo energético?

La pregunta se plantea cuando el único abeto municipal adornado con guirnaldas de bombillas es ya sólo un viejo recuerdo. Hoy, los alumbrados callejeros se suman a aquellos de los escaparates comerciales, amén de los renos y las guirnaldas luminosas que decoran cada vez más a menudo las ventanas de los hogares.

Especialista en iluminación pública de la Agencia Suiza para la Eficacia Energética (S.A.F.E), Giuseppina Togni indica que, según las estimaciones de que dispone, la iluminación en Navidad representa el 0,17% del consumo total de electricidad en Suiza.

La agencia ha estimado que los particulares gastan unos 5,4 millones de francos en el renglón durante las fiestas. La factura de los comercios es más o menos equivalente. En cuanto a las comunas, invierten unos 3,6 millones de francos. En total, Suiza gasta 14,4 millones de francos en la iluminación de diciembre.

Inquietud de Los Verdes

Por parte de la Asociación de Empresas Eléctricas Suizas (AES), la portavoz, Dorothea Tiefenauer, subraya la dificultad de estimar el consumo de energía derivado de las decoraciones navideñas en medio del incremento general en el consumo de electricidad durante el mes de diciembre. No obstante, y con prudencia, dice que podría ser del 0,01% del consumo global de corriente.

Si los datos divergen, la decoración luminosa no genera menos preguntas en cuanto a su balance energético. Sobre todo en las filas ecologistas. Así, Erica Hennequin, diputada del cantón de Jura y ex vicepresidenta de Los Verdes suizos, interpeló a su cantón al respecto. En Lausana, Yves Ferrari puso en tela de juicio la instalación de las luces un mes antes de las fiestas.

Copresidente de la asociación 'Dark Sky' -cuyo objetivo es prevenir los problemas derivados de la contaminación luminosa-, y miembro de los Verdes del cantón del Valais, Arnaud Zufferey lamenta el hecho de que "las fiestas comienzan cada vez más temprano y acaban cada vez más tarde". Lo que contribuye al crecimiento "exponencial" del consumo de electricidad en Suiza.

"Es evidente que hace falta un poco de luz en invierno, podemos comprenderlo. Pero somos 7,5 millones de personas en Suiza. Si cada uno tiene un aparato de 15 vatios que pestañea en el balcón, en poco tiempo tenemos cantidades importantes", advierte.

Diodos electro-luminescentes

Para Arnaud Zufferey como para Giuseppina Togni, una sola palabra se impone: la moderación. Apagar las guirnaldas durante la noche, utilizar un interruptor eléctrico automático, evitar sobrecargas, comprar decoraciones cuya potencia no supere los 20-25 vatios, son consejos que contribuyen a reducir la factura de electricidad de diciembre.

Allí dónde esta última puede presentar sólo un aumento muy ligero para los particulares, las comunas tienden a hacer sus cuentas y a privilegiar instalaciones menos golosas en energía. "El problema se intensifica del lado de los privados y se ajusta del de los poderes públicos", anota Arnaud Zufferey.

En Lausana, por ejemplo, los servicios industriales apuestan por la tecnología LED (Light Emitting Diodo, luz a diodo emisor) para la renovación progresiva de sus equipos de Navidad. El LED consume cuatro o cinco veces menos que las bombillas clásicas.

"Aunque cuesta más caro en el momento de la compra, los servicios industriales ponen atención en el ahorro energético y el respeto a las normas anticontaminación", subraya Stéphane Henninger, responsable de las luces para la capital del cantón de Vaud.

Una luz fría

La tendencia es más bien añadir LED a la iluminación acostumbrada, como lo lamentó recientemente énergie-environnement.ch, la plataforma de información de los servicios de la energía y el medio ambiente de los cantones francófonos y de Berna.

Otro problema: una gran parte del alumbrado es obra de los comerciantes, los cuales no tienen siempre los medios de invertir en un sistema LED. Así, en Lucerna, invocaron recientemente razones técnicas y financieras para explicar su fidelidad a las bombillas a incandescencia.

En todo esto interviene también el ambiente que se crea porque la luz más bien blanca y fría de la bombilla LED no es del gusto de todos. Zúrich, por ejemplo, que en 2005 instaló tubos de LED para alumbrar su calle más encopetada, la Bahnhofstrasse, da marcha atrás en busca de una iluminación más romántica.

Lo que no excluye, sin embargo, la ecología. Según Giuseppina Togni, las bombillas LED "son concebidas actualmente para dispensar una luz más caliente". Un regalo de Navidad cuando la Oficina Federal de Energía (OFEN) anunció que preveía dificultades energéticas de aprovisionamiento en Suiza desde 2020.

swissinfo, Carole Wälti
(Traducción: Marcela Águila Rubín)

Datos clave

En 2006, el consumo de electricidad en Suiza batió todos los récords.

En síntesis, 57.800 mil millones de kWh fueron consumidos, contra 57.300 en 2005.

Al nivel de la producción de corriente, las centrales hidroeléctricas llegan en primer lugar con 52,4%, contra el 42,2% para las centrales nucleares.

Fin del recuadro

Tecnología LED

Después de las bombillas a incandescencia, luego a descarga, los diodos electro-luminescentes deberían asegurar la próxima revolución luminosa.

La bombilla LED (Light Emitting Diodo, luz a diodo emisor) fue descubierta en 1907. Pero su primera comercialización data sólo de 1967.

El LED está basado en un semiconductor cristalino que transforma directamente la corriente eléctrica en luz. Este diodo presenta varias ventajas: es pequeño, robusto, económico en energía y su vida útil es muy larga.

Las bombillas clásicas en forma de peras consumen entre 5 y 20 vatios la pieza. Las micro-lámparas a incandescencia que equipan desde hace algunos años las guirnaldas de Navidad no pasan de 0,5 a 1 vatio la pieza.

Mucho más económicas, las LED de poca potencia consumen entre 0,05 y 0,1 vatios la pieza.

Fin del recuadro

Se prevé penuria desde 2020

En Suiza, la Oficina Federal de Energía (OFEN) prevé problemas para el aprovisionamiento energético desde 2020.

Según la OFEN, la penuria se perfila sobre todo en materia eléctrica, porque hacia 2020, las primeras centrales termonucleares estarán fuera de circuito por razones de envejecimiento. Paralelamente, concluirán los contratos de importación de electricidad procedente de Francia.

Por su parte, el Consejo Federal considera inevitable la construcción de una nueva central nuclear. Como solución transitoria, recomienda la construcción de nuevas centrales de gas.

Desde 2006, Suiza importa más electricidad de la que produce. El consumo eléctrico para la luz se aumenta en más de 8% cada año.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×