Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Lavado de dinero: Suiza contra movilización del BM y el FMI

El ministro suizo de Economía, Pascal Couchepin, en la reunión anual del FMI y el BM.

(Keystone)

El ministro suizo de Economía, Pascal Couchepin se opuso a que las instituciones financieras internacionales consideren la lucha contra el blanqueo como una prioridad. A su vez, el responsable de las Finanzas, Kaspar Villiger, defendió la independencia del Banco Central Europeo.

En su discurso ante el Comité de Desarrollo del Banco Mundial (BM) y del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Washington, Couchepin deploró las presiones que se ejercen sobre las dos instituciones financieras para que hagan de la lucha contra el blanqueo de dinero una de sus prioridades.

El sábado, los ministros del G-7 habían "estimulado al Banco y al Fondo" para que refuercen su combate contra "las violaciones al sistema financiero mundial". Considerando que "la lucha contra el lavado de dinero requiere del apoyo de la comunidad internacional", el ministro suizo de Economía se opuso el lunes a la movilización del Banco Mundial y del FMI.

Pascal Couchepin lamenta, en particular, que "el Banco se encuentre repentinamente a la cabeza de un combate planetario" que "no forma parte de su misión fundamental".

Por su parte, Kaspar Villiger pidió al FMI mantener sus iniciativas en materia en el marco de su mandato. El ministro suizo de Finanzas señaló también que la lucha contra el blanqueo debía suscitar acciones de cada gobierno.

Villiger recordó que la Confederación había adoptado medidas contra el blanqueo de dinero desde 1991. Según el consejero federal, el reciente caso de los fondos públicos desviados por el ex presidente nigeriano Sani Abacha demostró que los otros países deben seguir el ejemplo de Suiza y aplicarse a resolver el problema del blanqueo.

Por otra parte y al margen de la reunión del Comité de Desarrollo, Kaspar Viliger reaccionó a las presiones que pesan actualmente sobre el Banco Central Europeo.

Este fin de semana, el secretariado estadounidense del Tesoro, había manifestado su "perplejidad" frente a la política del BCE basada en la lucha contra la inflación. Y el FMI acusó al BCE de frenar la recuperación de la economía mundial al mantener sus tasas de interés.

A los Estados Unidos y al FMI se sumó Francia que, por voz del ministro de Finanzas y Economía, Laurent Fabius, se dijo favorable a una baja en las tasas. Para ese país el riesgo de recesión mundial parece ahora más grande que el de la inflación en Europa.

Pero Kaspar Villiger no apreció ese ataque contra el BCE. "Hay que preservar la independencia de los bancos centrales de cara a las presiones políticas" declaró el consejero federal.

"Que los políticos hagan presión sobre el Banco Central Europeo lo lleva a una situación difícil, continuó. Por mi parte, yo habría preferido que se dejara al BCE hacer su trabajo puesto que, después de todo, en el BCE hay gentes competentes para hacer ese trabajo".

Marie-Christine Bonzom, Washington


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×