Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Ley sobre canibalismo animal desata polémica

La alimentación de animales con forraje de la misma especie está prohibida.

(RTS)

Las nuevas disposiciones federales sobre la eliminación de desechos animales que introduce la prohibición del canibalismo, es decir la alimentación de animales con escorias de la misma especie, no satisface a los consumidores.

"No hay garantías en la futura ley”, afirma la Federación de Consumidores de la Suiza.

En razón de la entrada en vigor de los acuerdos bilaterales entre Suiza y la Unión Europea, el Gobierno helvético ha debido adaptar la ley que reglamenta la eliminación de desechos de animales a las normativas europeas.

Previo a la elaboración de las nuevas disposiciones, el Gobierno encargó a la Oficina Federal Veterinaria (OFV) realizar consultas entre los diferentes entidades implicados directamente en el asunto, en particular las organizaciones agrícolas, los fabricantes de alimentos y las asociaciones de consumidores.

Incinerar o reciclar

Nadia Robert, médica veterinaria del Hospital de Animales de Berna, explicó a swissinfo que hasta hace poco la regla general en Suiza era de quemar todos los desechos para evitar la propagación de enfermedades.

“Sólo una mínima parte de los desechos es utilizada para la fabricación de harinas animales y ese asunto concierne especialmente a las industrias de forraje y a los criaderos de cerdos”, agrega.

Según la Oficina Veterinaria Federal, la adaptación a las normas europeas abre la posibilidad de reutilizar o reciclar algunos desechos animales bajo ciertas condiciones, punto que ha desatado la polémica, en particular en las asociaciones de defensa de los consumidores.

El canibalismo en causa

Pero también la Sociedad Veterinaria Suiza y diferentes institutos de investigaciones agrícolas biológicas critican las nuevas disposiciones, en especial la parte relacionada con la ‘prohibición del canibalismo’, que la consideran “poco clara”.

Los veterinarios estiman que la prohibición debería sólo limitarse a las proteínas provenientes de los subproductos animales.

En cambio, los institutos biológicos se oponen a todo tipo de reciclaje proveniente de animales muertos. A su vez, el Foro de Consumidores de la Suiza de expresión alemana, rechaza la posibilidad que la nueva ley abre para que los cerdos sean alimentados con desechos líquidos.

La prohibición del 'canibalismo', en efecto, impide alimentar animales con desechos de la misma especie, pero abre las puertas para otros usos.

Permite, por ejemplo, mezclar algunos tipos de carnes rescatables de animales muertos, utilizar desechos líquidos para la alimentación de cerdos, sustraer proteínas de subproductos desechables y el reciclaje de los restos de pescados.

Toneladas de desechos

Cabe señalar que la eliminación de las escorias animales es un verdadero problema en Suiza. Para comenzar, los animales domésticos que mueren no pueden ser enterrados en patios, jardines ni cementerios. Deben ser incinerados.

La Oficina Federal Veterinaria estima que 3,5 millones de animales (bovinos, caballos, ovinos, cabras y cerdos) son sacrificados anualmente en Suiza. A ello hay que agregar más de 30 millones de aves y conejos.

Esto se traduce en 450 mil toneladas de carne faenada en los mataderos oficiales, lo que a su vez significa 220 mil toneladas de desechos que no sirven para el consumo humano y cuyo reciclaje abre posibilidades para otro tipo de comercio.

En particular, el de las harinas animales, productos que a más de un consumidor le trae los tristes recuerdos de la ‘vaca loca’, que obligó hace apenas dos años, el sacrificio colectivo de bovinos en algunas fincas helvéticas.

swissinfo, Alberto Dufey

Datos clave

Los consumidores suizos desconfían de la ley que prohibe el canibalismo animal.

Fin del recuadro

Contexto

Suiza debe adaptar sus leyes sobre desechos animales a las normas europeas que son menos estrictas.

Las normativas han sido sometidas a consultas entre los organismos implicados directamente.

La ley prohibe el canibalismo, es decir la fabricación de alimentos con desechos de la misma especie, pero abre la puerta para otros usos.

Las asociaciones de consumidores se opoen a toda forma de reciclaje.

La Oficina Federal Veterinaria estima en 3,5 millones los animales (bovinos, caballos, ovinos, cabras y cerdos) que son sacrificados anualmente en Suiza. A ello hay que agregar más de 30 millones de aves y conejos.

Esto se traduce en 450 mil toneladas de carne faenada en los mataderos oficiales.

220 mil toneladas de desechos no sirven para el consumo humano, pero en virtud de la futura ley su reciclaje abre posibilidades para otro tipo de comercio.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes