AFP internacional

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en rueda en prensa en Bogotá, el 14 de febrero de 2017

(afp_tickers)

Las ocho personas secuestradas el domingo en una selvática zona del noroeste de Colombia, según el gobierno por la guerrilla del ELN, fueron liberadas "por presión de la fuerza pública" y están "sanos y salvos", informaron este martes las autoridades.

"Por presión de la Fuerza Pública ya fueron liberados los 8 secuestrados en Nóvita, Chocó. Ya están en manos de nuestras tropas", escribió el presidente Juan Manuel Santos en su cuenta en Twitter.

El mandatario no dio más detalles de la operación, también celebrada en Twitter por el Ministerio de Defensa, que tras anunciar la liberación señaló en su cuenta oficial: "Felicitaciones a la Fuerza Pública".

"Los ocho secuestrados por el ELN" están "sanos y salvos", tuiteó el comandante de Policía del departamento del Chocó, coronel John Arévalo.

El brigadier general Jorge Arturo Salgado, comandante de la Séptima División del Ejército que opera en el Chocó, dará una rueda de prensa sobre el tema esta mañana en la capital Quibdó, indicó un portavoz castrense.

Siete hombres y una mujer, entre los cuales presuntamente hay un menor de edad, fueron secuestrados el domingo en Sesegó, zona rural del remoto municipio de Nóvita, por un grupo armado ilegal, indicó el Defensor Regional del Pueblo, Luis Enrique Murillo, tras recibir testimonios de vecinos del lugar.

Según dijo a AFP, los ocho estaban en sus casas cuando "fueron detenidos de una forma ilegal y se les condujo por el pueblo hasta el embarcadero y allí los llevaron por el río Samaná".

- Las "torpezas" del ELN -

Las autoridades atribuyeron la víspera este plagio masivo al Frente Occidental del Ejército de Liberación Nacional (ELN, guevarista), única guerrilla activa en el país y en negociaciones de paz con el gobierno para superar más de medio siglo de conflicto armado.

"Las torpezas del Frente Occidental del ELN en Chocó, secuestrando y delinquiendo, dificultan enormemente negociaciones de Quito", escribió en Twitter Juan Camilo Restrepo, jefe del equipo negociador del gobierno en las pláticas iniciadas en febrero en Ecuador.

El gobierno de Santos, que busca la "paz completa" tras sellar un pacto con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), principal y más antigua guerrilla del continente, ha exigido reiteradamente al ELN que cese la práctica del secuestro, pero el grupo rebelde se ha negado.

Se prevé que el segundo ciclo de los diálogos, que se desarrollan en medio de la confrontación, se inicie el 16 de mayo en Quito.

"Vamos a ver si avanzamos en la parte humanitaria para que podamos desescalar esta guerra, pero mientras tanto, las fuerzas militares tienen una orden clara y perentoria: el ELN es objetivo de alto valor", dijo Santos en entrevista con RCN Radio el lunes.

- "Grave situación humanitaria" -

El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, quien encabezó la víspera un consejo de seguridad extraordinario en Nóvita, dijo que el mandatario ordenó reforzar el despliegue de fuerza pública en el convulsionado Chocó.

A los 6.300 efectivos de las fuerzas militares en la zona se sumarán otros 500, indicó Villegas.

Tras la retirada de las FARC, el ELN y las autodenominadas Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), un grupo de exparamilitares que integra el narcotraficante Clan del Golfo, principal banda criminal del país, se disputan el dominio en este aislado y empobrecido departamento, estratégico para los grupos armados ilegales por su salida al Pacífico y al Caribe.

El Defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret, advirtió "sobre la persistencia de condiciones de vulnerabilidad social y económica de la población" del Chocó, "que se ha materializado permanentemente con secuestros, homicidios, desplazamientos, confinamientos y amenazas, entre otras vulneraciones a los derechos humanos".

"La intervención es urgente", indicó, citado en un comunicado, en el que convocó a una reunión de alto nivel gubernamental para abordar la "grave situación humanitaria" en la región, el 1 de junio en la localidad chocoana de Docordó.

AFP

 AFP internacional