Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un cartel electoral de la Agrupación Democrática Nacional argelina, junto a la sede de la formación en Argel, el 24 de abril de 2017, de cara a la votación de los diputados en mayo

(afp_tickers)

Los argelinos acudirán el jueves a las urnas para elegir diputados en unos comicios que deberían confirmar la preeminencia del partido en el poder y cuya participación es el principal desafío.

Estas elecciones legislativas se celebran en plena crisis económica debido a los bajos precios del petróleo, una de las principales fuentes de ingreso del país.

La campaña electoral despertó poco interés en los argelinos, que parecen estar más atentos a la campaña presidencial en Francia, en la otra orilla del Mediterráneo.

No se espera ninguna sorpresa en estos comicios.

El Frente de Liberación Nacional (FLN) controla la vida política desde la independencia de Argelia en 1962.

Las legislativas movilizan en general pocos electores. La tasa de participación fue en 2012 de 43,14% y en 2007 de 35,65%.

Para obtener una participación superior este año, las autoridades se movilizaron a fin de convencer a los electores de acudir a las urnas.

- "Paciencia" -

El presidente del país, Abdelaziz Buteflika, de 80 años, pidió una participación fuerte para contribuir a la "estabilidad del país", según un mensaje leído en su nombre el sábado por un ministro.

Durante la campaña electoral el primer ministro argelino, Abdelmalek Sellal, también advirtió sobre la abstención. Y pidió, por la crisis económica, a los argelinos que fueran "pacientes". "No hay más dinero", dijo incluso en una visita el sábado a Medea, a 90 kilómetros al sur de Argel, según la prensa.

Las autoridades no dudaron en pedir ayuda a las mezquitas desde donde los imanes lanzaron llamados para que el voto fuera "masivo".

Unos 23 millones de electores están convocados a elegir entre 12.000 candidatos en liza para ocupar los 462 escaños de la Asamblea Nacional (cámara baja) y que serán elegidos para un mandato de cinco años.

El FLN, partido del presidente Buteflika, y su aliado, Agrupación Nacional Democrática (RND), del director de gabinete de la presidencia, Ahmed Uyahia, "deberían conservar su mayoría frente a pequeños partidos islamistas", según el politólogo Sherif Driss.

En 2012, el FLN se impuso ocupando 221 escaños, seguido por el RND con 70.

Hasta 1988 el FLN fue el parido único en Argelia y es la formación política mayoritaria en el Parlamento desde 1989, cuando se adoptó el multipartidismo.

Entre las otras formaciones en liza figura la Agrupación para la Cultura y la Democracia (RDC, laico) que había boicoteado las legislativas de 2012. Regresa a la arena política para frenar a su rival, el Frente de las Fuerzas Socialistas (FFS, 27 escaños) en su feudo de Cabilia (noreste).

Los islamistas, vencidos en 2012 a pesar de la victoria de sus "hermanos" en Túnez, Marruecos y Egipto, son la principal fuerza de oposición, con 60 diputados dentro de la Asamblea Nacional saliente, y se presentan con dos coaliciones rivales.

Un nuevo partido islamista compite además por primera vez, Agrupación de la Esperanza de Argelia (TAJ) del exministro islamista Amar Ghul, un feroz partidario del presidente Buteflika.

Las legislativas fueron boicoteadas por otro nuevo partido, Vanguardia de las libertades, del ex jefe de Gobierno Ali Benflis, rival de Buteflika en la presidencial de 2014.

Desde que se instauró el multipartidismo, la oposición denuncia regularmente los fraudes en las diferentes elecciones.

AFP