Navigation

Los berneses defienden el emblema con el oso

El duque Bertoldo V de Zaehringen, fundador de la ciudad, dio a Berna el nombre del primer animal capturado en una cacería: un oso. Keystone

Una petición respaldada por 8.000 firmas reclama la restitución de la imagen del oso como emblema cultural de la ciudad de Berna. Bajo el lema de "mantengamos el oso", la iniciativa ha sido presentada este martes a la chancillería edil. El Consejo Municipal decidió en febrero último reemplazar el oso por un símbolo más moderno.

Este contenido fue publicado el 14 agosto 2001 - 16:35

La actitud del grupo independiente refleja el malestar que ha causado la decisión de sustituir en los documentos oficiales la tradicional figura del oso por una "B " superpuesta a una "e" minúscula que estaría, según el Consejo, más acorde con la modernidad.

En situaciones como ésta, el ciudadano recurre a los mecanismos que le ofrece la democracia directa, uno de los cuales es la "iniciativa" popular, en este caso a nivel comunal.

La presentada este martes reclama la reposición del viejo blasón con el oso y la corona mural en toda la administración municipal, es decir en los formularios, sobres y la correspondencia, además de mantener la efigie del plantígrado en los emblemas de la ciudad, en los vehículos y en los edificios.

Este movimiento podría desencadenar un movimiento popular a favor del "oso", indica el comunicado entregado por los promotores. Como referencia citan que la última iniciativa edil con algo más de 6.000 firmas se remonta al año 1981.

Entre la tradición y la modernidad

En su afán de estar a tono con la actualidad, el Consejo Municipal juzgó que el plantígrado no correspondía a la época moderna y había que sustituirla por una "B" en relieve, encima de una "e" pequeña.

Pero esta visión del consejo edil provocó una reacción adversa en varios berneses y bernesas que exteriorizaron su cólera y su decepción tras el anuncio del cambio de emblema. Las protestas no se dejaron esperar al ver que la familiar figura del oso desaparecía de los autobuses y tranvías.

Cabe señalar que según la leyenda popular sobre la ciudad de Berna, elevada a ese rango en 1218, Bertoldo V de Zaehringen habría comentado a los cazadores que le acompañaban que bautizaría a la nueva ciudad con el nombre del primer animal que encontrasen. Y... fue el oso (Bären en alemán).

De ahí que el foso de los osos, junto al río Aar en la capital Federal de Suiza, siga siendo una de las mayores atracciones turísticas, porque conserva a osos pardos, símbolos vivientes de la ciudad de Berna.

Por tanto, no resulta difícil comprender la reacciones de muchos berneses y bernesas. En todo caso, si el Consejo Municipal no revisa su decisión, la iniciativa podría ser dirimida por el electorado en las urnas.

Juan Espinoza

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.