Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Los científicos suizos creen todavía en el xenotrasplante

Los órganos de los primeros cerditos clonados no podrán trasplantarse a los seres humanos.

(Keystone)

El laboratorio creador de la oveja clonada "Dolly" abandona los trabajos emprendidos en el trasplante de órganos de cerdo a seres humanos. Aunque representa un golpe para la investigación, la decisión no desalienta a los investigadores suizos.

La idea de utilizar órganos de animales para su implantación en el hombre despierta una gran esperanza en miles de personas que aguardan un corazón, un hígado o un riñón. Recurriendo al cerdo, los científicos creyeron haber dado con un filón valioso, porque las características genéticas de esta especie son muy afines a las del ser humano.

Para crear mayor compatibilidad de esta especie con la del ser humano manipularon el ADN genético de los futuros cerditos que, salvo algunos matices, serían prácticamente nuestros hermanos.

Todo ser viviente del planeta es portador de un cierto número de virus que fabrica junto con sus células. El "plan de montaje" de dichos virus ya está preestablecido en el patrimonio genético de la especie.

El hombre, el cerdo o la rata viven muy bien con sus propios virus, pero ignoramos completamente la reacción que pudieran provocar estos virus en una especie ajena. Este problema es precisamente el obstáculo principal de los xenotrasplantes.

En este escollo ha tropezado la empresa británica PPL Therapeuhics y el Institut Roslin de Edimburgo que, el pasado 5 de marzo, anunciara el nacimiento de cinco cerditos transgénicos, en perfecto estado de salud.

Sin embargo, los padres de la famosa oveja "Dolly" no irán más lejos. Su comanditario estadounidense, la sociedad Geron Bio-Med, acaba de ordenar la suspensión de todas sus investigaciones sobre el empleo de cerdos que alguna vez podrían dar órganos a los seres humanos.

Pero esta decisión no alarma a los científicos que investigan el desarrollo del xenotrasplante. En la misma Gran Bretaña, la empresa Imutran, filial de Novartis, prosigue con sus experimentos y, según el portavoz de la multinacional suiza, con sede en Basilea, éstos están en una etapa "preclínica".

En Lausana, el doctor François Mosimann, mantiene su optimismo. En opinión del presidente del grupo de estudios de xenotrasplante de la fundación Swisstransplant, la actitud británico estadounidense en este campo representa un golpe a la investigación, pero no es un obstáculo insuperable.

Además, es en Lausana donde el equipo de Patrick Aebischer, nuevo presidente de la Escuela Politécnica Federal de esa ciudad, trató de realizar los primeros xenotrasplantes. Por ahora sólo se trata de células aisladas (y no de órganos completos) provenientes de terneras y de hámsters que admitieron bien los pacientes.

Suiza se dotará próximamente de una ley que regule todos los aspectos vinculados con los trasplantes, incluyendo los de origen animal. El Consejo Suizo de la Ciencia ha abierto una página en Internet con el fin de generar un debate público sobre el tema.

swissinfo y agencias


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes