Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Los fumadores a la calle

Tiempos duros para los fumadores...

(Keystone)

Los no fumadores están a punto de ganar otra batalla. Esta semana la ciudad de Ginebra prohibirá fumar en todos los edificios municipales.

La decisión de las autoridades se inscribe en una campaña nacional contra el humo pasivo que poco a poco va a echar a los fumadores a la calle.

A partir de finales de este mes de agosto los funcionarios ginebrinos tendrán que sufrir el frío y la lluvia para poder disfrutar de su pasatiempo favorito.

"El humo pasivo provoca cáncer. Tenemos la obligación de proteger la salud de nuestros empleados", señala Manuel Tornare, alcalde de Ginebra.

Ginebra está a la vanguardia en lo que a la lucha antitabaco se refiere. La ciudad ya se ha dotado de una ley que prohíbe fumar en los hospitales y en la universidad. Y en todo el cantón está prohibida la publicidad de tabaco.

Lugares públicos

Los ciudadanos ginebrinos serán también los primeros en pronunciarse en votación sobre una norma legislativa que prohíbe fumar en establecimientos públicos como los bares, restaurantes, centros de ocio, museos y transporte público.

Los promotores de esta iniciativa, que reunieron más de 20.000 firmas, aseguran que defienden el punto de vista de un 70% de la población. Lo cierto es que cuentan con el respaldo incondicional del alcalde – no fumador – de Ginebra. "Apoyo la iniciativa al cien por cien", declara Manuel Tornare.

"La gente es libre de hacer lo que quiera en su casa. Pero no puede imponer que los demás respiren su humo en los lugares públicos que son de todos. No se trata de una medida represiva, sino de una cuestión de salud pública y de sentido común."

Último bastión

Durante mucho tiempo, en Suiza los adictos al tabaco tenían más ventajas que en otros países europeos: los cigarrillos eran más baratos y las restricciones menores. Hoy, el último bastión de los fumadores parece estar a punto de desaparecer.

Los adversarios del tabaco ganan una batalla tras otra. Después de los trenes, pretenden que se prohíba fumar en todos los lugares públicos.

El Parlamento del Tesino se pronunciará sobre una propuesta que pretende prohibir fumar en los restaurantes, los bares y los hoteles del cantón. Y en otros cantones se discuten medidas similares, como prohibir la venta de cigarrillos a los menores de 18 años.

Es sólo una cuestión de tiempo, según Jean-Charles Rielle, responsable del Centro de Información de la Asociación para la Prevención del Tabaquismo (CIPRET), en Ginebra.

Si la Confederación Helvética no adopta rápidamente medidas en ese sentido, los círculos antitabaco lanzarán un referéndum para exigir una votación popular, agrega el médico.

Fumadores pasivos

Una comisión del Consejo de los Estados (cámara baja) debatirá próximamente una moción que contempla prohibir fumar en los lugares públicos.

Asimismo la Oficina Federal de Salud Pública (OFSP) deberá publicar de aquí a fines de año un informe sobre las medidas que se necesitan para proteger a los fumadores pasivos.

"Hoy, sabemos más sobre los fumadores pasivos y sobre las medidas de prevención. Pero no podemos decir cuánto tiempo requerirá el proceso legislativo", subraya Sabina Müller, portavoz de la OFSP.

El próximo año, la OFSP ultimará un proyecto de revisión de la ley que permitirá incluir una prohibición de la publicidad sobre el tabaco, que actualmente aplican sólo tres cantones: Ginebra, Basilea Ciudad y Zug.

Por su parte, la Unión Europea (UE) prohíbe la publicidad del tabaco en la prensa escrita, la radio y en Internet desde el 31 de julio pasado. Tampoco permite que las tabaqueras patrocinen eventos culturales o deportivos.

Reacción de los restauradores

Recientemente, la federación de hoteles y restaurantes Gastrosuisse puso el grito en el cielo. Sus ingresos se han reducido desde que a principios de este año se introdujo la tasa de alcoholemia de 0,5 miligramos por litro de sangre. Ahora temen que la situación se agrave aún más, si se prohíbe fumar en los bares y restaurantes.

"Somos conscientes de los riesgos del humo pasivo y del hecho de que el 70% de nuestra clientela no fuma", reconoce Laurent Terlinchamp, presidente de la asociación ginebrina de propietarios de cafés y restaurantes.

"Pero existen suficientes establecimientos en Ginebra que responden a las necesidades de los no fumadores. No hace falta promulgar otra ley que, además, será muy difícil de aplicar."

swissinfo, Adam Beaumont, Ginebra
(Traducción y adaptación del inglés: Belén Couceiro)

Contexto

Ginebra, sede de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se perfila como pionera en la lucha contra el tabaquismo, prohibiendo, por ejemplo, la publicidad de cigarrillos.

Unas 8.300 personas mueren cada año en Suiza a causa del tabaco. Se estima en 5.000 millones de francos los costes anuales en términos de salud pública y pérdida de productividad.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×