Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Lucha antidopaje en Londres "Trato de no volverme demasiado cínico"

Los de Londres 2012 serán los Juegos más analizados de la historia olímpica.

(Keystone)

Cuando se inauguren los Juegos Olímpicos de Londres, el director del laboratorio suizo antidopaje estará en su puesto para colaborar en el análisis de las hasta 400 muestras que se tomaran a diario: todo un récord olímpico.

El uso de sustancias ilícitas es la mancha más oscura que empaña la imagen de los Juegos Olímpicos.

Los atletas sospechosos de doparse están en la mira del Comité Olímpico Internacional (COI) y la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) –ambas con sede en Lausana-, y serán sometidos a pruebas en los campos de entrenamiento, antes de los Juegos que se celebran del 27 de julio al 12 de agosto en Londres.

Martial Saugy conversa con swissinfo.ch acerca de los pasaportes biológicos, cócteles de muchas drogas, motores ocultos en las bicicletas y sobre si los científicos están ganando la batalla contra los atletas dopados.

swissinfo.ch: ¿Está usted deseando que lleguen los Juegos Olímpicos o le deprime aún la idea de otra muestra positiva?

Martial Saugy: Yo siempre me entusiasmo con las Olimpiadas. Tras 20 años de lucha antidopaje, sin embargo, ha cambiado un poco mi punto de vista sobre el deporte. Pero amo el deporte activo y pasivo.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son los avances principales contra el dopaje desde los Juegos Olímpicos de Pekín 2008?

M.S.: Inmediatamente después de Pekín se volvieron a analizar varias pruebas y en aproximadamente diez se detectó Cera, una de las nuevas EPO (hormonas que controlan la producción de glóbulos rojos). Atletas de primer nivel (entre ellos Rashid Ramzi, medalla de oro en 1.500 m) fueron descubiertos empleando ese método.

También se realiza la prueba de la hormona de crecimiento. Desde Pekín se han registrado varios casos de atletas que admitieron haberla ingerido, y el hecho de admitirlo otorga una gran credibilidad al test.

Otro aspecto es la aplicación del pasaporte biológico, un buen instrumento de prevención y disuasión. Se introdujo en el ciclismo después de Pekín y ya hemos visto una gran disminución de las manipulaciones. Sabemos que el Comité Olímpico Internacional se ha puesto de acuerdo con algunas disciplinas de resistencia -ciclismo, atletismo de pista y campo, remo, triatlón, natación-, para que las pruebas antidopaje en Londres se realicen al principio de los Juegos y se comunique a las federaciones si el atleta puede participar.

swissinfo.ch: ¿Cuál será la sustancia dopante elegida por el atleta en Londres?

M.S.: Es difícil saberlo. En el mercado hay actualmente numerosas sustancias parecidas a las hormonas, y eso quiere decir que se puede imitar, digamos, los efectos de la EPO (Eritropoyetina) o la hormona de crecimiento o simular la producción de su propia testosterona. Pero no hemos visto ninguna señal grave de uso creciente de esas sustancias. A diferencia de Pekín, parece que en el mercado no hay una molécula completamente nueva que permita decir que será la molécula de los Juegos de Londres.

Nosotros tendemos a categorizar las sustancias según las disciplinas, lo cual ya no es tan acertado como lo era antes, cuando decíamos: ‘Bueno, los esteroides anabólicos para la explosividad y la fuerza –para los velocistas-, y la EPO y las transfusiones de sangre únicamente para los atletas de resistencia’. Ahora sabemos que los atletas de resistencia recurren a la testosterona porque es muy buena para la recuperación. Y la EPO puede ser muy útil para el velocista, por su eficacia para el entrenamiento exigente y la recuperación. Estos cócteles de varias sustancias se administran en dosis minúsculas para reducir la ventana de detección.

swissinfo.ch: ¿Cuál es la participación de su laboratorio en los Juegos de Londres?

M.S.: El control de las drogas y las pruebas son responsabilidad del King’s College London Drug control Centre (ver cuadro). El director del laboratorio, David Cowan, ha solicitado que la mayoría de los laboratorios europeos envíen gente para ayudar. Seis de mis colaboradores irán y colaborarán en los análisis, porque es mucho el trabajo que hay que hacer en poco tiempo.

Tras la apertura de la Ciudad Olímpica se harán análisis de sangre para incluirlos en el pasaporte biológico de todas las federaciones que lo aplican. Tomaremos parte en esa acción. Aquí serán examinados e interpretados los pasaportes biológicos de esos atletas.

swissinfo.ch: ¿Quién está ganando la carrera del dopaje: los atletas o los científicos?

M.S.: Nunca se gana… no hay línea de llegada. Siempre estamos combatiendo en un alto nivel. Los procedimientos de análisis son cada vez más sofisticados para atrapar a los tramposos que, por supuesto, se adaptan con rapidez y llegan a ser incluso más sofisticados.

En los años 1980, los atletas ingerían enormes dosis de esteroides. Yo diría que los laboratorios tardaron diez años en adaptarse y en atrapar a los tramposos como Ben Johnson. Luego (los dopados) se acomodaron y apareció la EPO. Y volvieron a adaptarse cuando los laboratorios franceses descubrieron en 2000 cómo se detecta la EPO en la orina.

Siempre es así. Es una lucha interminable. Pero tengo la impresión de que con la aplicación del pasaporte biológico y su efecto disuasivo estamos mucho más cerca que hace diez años. En cuanto a la aplicación de la tecnología, creo que vamos parejos.

swissinfo.ch: ¿Qué argumentos se oponen a la legalización del dopaje? ¿No sería entretenido ver a los atletas de salto de altura elevarse como una pulga?

M.S.: Bueno, eso es filosófico. Personalmente, me opongo a una sociedad basada en el rendimiento falso. Por lo tanto, estoy en contra de usar medicamentos para rendir mejor. Los medicamentos deben usarse para curar a la gente.

Si uno acepta que los ciclistas en ascenso por una empinada colina del Tour de Francia o lo que sea pueden incorporar un motor pequeño a su bicicleta (argumento en contra que causó risa al ciclista suizo Fabian Cancellara) es exactamente igual que ingerir la EPO.

swissinfo.ch: En una labor como la suya, ¿no se vuelve uno un poco cínico? Por ejemplo, cuando alguien pulveriza un récord mundial, ¿arquea las cejas?

M.S.: Como dije, amo el deporte y he tratado de no volverme demasiado cínico. Si echamos una mirada a las plusmarcas de los 100 metros con el paso del tiempo, algunas fueron logradas por tramposos, otras, no. Yo vi a Usain Bolt correr esa distancia en 9.58 segundos (actual récord); fue en Berlín, en 2009. Esa fue, a mi juicio, la evolución normal de un atleta muy fuerte desde el principio.

Yo nunca digo que un nuevo récord es imposible. Por supuesto que a veces muestro esa reacción si un desconocido aparece de pronto y consigue un rendimiento cuya evolución es anormal. En otros casos intento creer que el rendimiento es limpio.

swissinfo.ch: ¿Nunca será posible garantizar Juegos Olímpicos limpios?

M.S.: 100% limpios es imposible, porque los atletas son seres humanos y siempre habrá tramposos. Intentamos reducir el porcentaje (de tramposos) a un nivel mínimo aceptable y creo que no estamos lejos de lograrlo.

Laboratorio en Londres

El laboratorio King’s College London Drug Control Centre ha sido acreditado por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), tras dos años de pruebas para examinar el equipamiento del laboratorio, su personal y los procedimientos.

El King’s College analizó más de 8.000 muestras de 70 deportes en el último año. Espera analizar más de 6.250 durante los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos, que tienen lugar del 27 de julio al 12 de agosto y del 29 de agosto al 9 de septiembre, respectivamente. Cerca de la mitad de los atletas y todos los medallistas serán sometidos a pruebas antidopaje.

El laboratorio tiene una superficie equivalente a siete canchas de tenis y durante los Juegos analizará 400 muestras diarias: un récord olímpico. Funcionará las 24 horas del día.

Más de 1.000 personas del comité organizador se sumarán a los esfuerzos y 150 científicos trabajarán en el laboratorio. Algunos resultados estarán disponibles 24 horas después de realizarse la prueba.

Fin del recuadro

Martial Saugy

Martial Saugy estudió Biología en la Universidad de Lausana, donde se doctoró en Fisiología vegetal en 1986.

Tras una beca de posgrado doctoral en el Departamento de Bioquímica de la Universidad McGill (Montreal, Canadá) en 2007, trabajó como bioquímico en el laboratorio de análisis toxicológico del Instituto de Medicina Legal en la Universidad de Lausana.

En 1990 se creó la Unidad Antidopaje, que luego pasaría a ser el Laboratorio Suizo de Análisis Antidopaje, del que Saugy fue subdirector científico y que dirige desde el año 2001.

Saugy participa en comités y comisiones de varios organismos nacionales e internacionales. Es asesor científico de la Comisión Sporting Safety & Condition Commission de la Unión Ciclista Internacional (UCI).

Es miembro de las comisiones antidopaje de la UEFA y la FIFA, del List Committee de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA); y la Medical and Antidoping Commission de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo.

En la actualidad investiga en varias áreas, incluyendo las de la hormona de crecimiento y la eritropoyetina (EPO) en el deporte, la nandrolona y sus precursores, la testosterona y el perfil esteroide endógeno, y los pasaportes biológicos para los atletas.

Fin del recuadro


(Traducción: Juan Espinoza), swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes