Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Ludovic Magnin no ve motivos para la desilusión

Ludovic Magnin durante un partido de Liga del VFB Stuttgart contra el Karlsruherr SC el 23.02.2008.

(Keystone)

Ludovic Magnin no es uno de esos artistas del balón que pueden regatear al rival en un pañuelo. A pesar de ello, el futbolista suizo tiene un valor en el mercado de casi 3,5 millones de euros.

Su férrea voluntad y una energía inagotable le hacen especialmente valioso.

Ludovic Magnin es uno de esos jugadores que en cualquier momento puede dar la vuelta a una situación. Del pundonor y la entrega que pone sobre el terreno de juego no sólo son testigos sus rivales, sino a veces también los árbitros.

swissinfo: Con frecuencia los árbitros le amonestan por sus explosiones de cólera. ¿No puede usted dominar mejor su temperamento?

Ludovic Magnin: Es cierto que me llevo más tarjetas amarillas por lo que digo que por las faltas que cometo. Sobre el campo soy extrovertido y abro mucho la boca. Si no pudiera hacer eso, mi rendimiento no sería el mismo.

swissinfo: Casi siempre se queda en la advertencia. Pocas veces es expulsado. ¿Conoce usted los límites de tolerancia de los árbitros?

L.M.: Cuando protesto al árbitro y manifiesto mi rabia utilizo palabras que se pueden decir. En Alemania no he visto ni una sola tarjeta roja. En Suiza tuve que abandonar el campo en dos ocasiones por no saber contenerme.

swissinfo: En los entrenamientos muestra usted una faceta mucho más jovial. Se le oye reír y decir tonterías. Parece como si lo pasara muy bien en su trabajo.

L.M.: Cuando estaba lesionado y tenía que hacer durante muchas horas ejercicios de recuperación o estar sentado sobre una bicicleta, en lugar de poder jugar al fútbol, le aseguro que no me divertía. Y hoy por la mañana, en la prueba de condiciones físicas, tampoco se reía nadie. Me divierto sólo cuando juego y gano. Sin diversión no se lograría nada en el fútbol.

swissinfo: Cuando su equipo va perdiendo usted no se muestra abatido. Al contrario, anima a sus compañeros ¿De dónde saca tanta motivación?

L.M.: Tener la oportunidad de jugar a este nivel, representar a tu país ante tantos espectadores es para mí suficiente motivación. Me siento orgulloso de que la gente diga que puedo tirar de todo un equipo. Ese es mi talento, pero tengo también que agradecérselo a mi voluntad. En el fútbol, la cabeza cuenta mucho. Si la cabeza no funciona es difícil que funcionen los pies.

swissinfo: ¿En qué reside el que a pesar de sus muchos éxitos mantenga siempre el entusiasmo? ¿Recibe entrenamiento mental como profesional del fútbol?

L.M.: No soy muy partidario de la psicología deportiva y esas cosas. No tuve éxito desde el principio, sino que tuve que luchar muy duramente por ello, paso a paso. En el fútbol lo bueno es saber desconectar tras los éxitos logrados y motivarse para un nuevo objetivo.

swissinfo: Crear motivación en jugadores acostumbrados al éxito, ilusionarles con nuevos objetivos es tarea del entrenador. ¿Es ése uno de los puntos fuertes de nuestro seleccionador nacional?

L.M.: Si lo medimos por los éxitos obtenidos, Köbi Kuhn es el mejor seleccionador nacional de todos los tiempos. Tiene mucha calidad. Cuando llegué a la selección en el año 2000, dominaba un estado de ánimo muy distinto al de hoy. Kuhn se ha ocupado de construir un excelente ambiente. Pero también en los momentos malos, como cuando perdemos algunos partidos amistosos, permanece tranquilo y nos transmite confianza. Eso es tener oficio.

swissinfo: ¿Qué no domina Köbi Kuhn?

L.M.: Hace un par de años yo hubiera dicho que hablar francés, pero ahora ya lo ha aprendido.

swissinfo: En su carrera usted ha convertido en realidad algunos sueños. El más reciente, aún sin realizar, es el título de campeón de Europa. ¿Es sólo un sueño o cree en ello?

L.M.: Naturalmente que creo en ello. En los últimos tiempos, en situaciones decisivas, no hemos perdido contra selecciones importantes. Disponemos de futbolistas extraordinarios y no veo ningún motivo para pensar que no tendremos éxito. Si los aficionados están con nosotros, seremos doce o trece jugadores y entonces será difícil derrotarnos.

Entrevista swissinfo: Peter Siegenthaler, Stuttgart
(Traducido del alemán por José M. Wolff)

LUDOVIC MAGNIN: datos biográficos

Año de nacimiento 1979, 1m 85cm de estatura, 76kg de peso.

Creció en Echallens, cantón de Vaud, en una "familia loca por el fútbol". Su padre jugó en la 1ª Liga (segunda división) y su madre, en el equipo femenino del pueblo.

Ludovic Magnin tiene la titulación oficial de maestro de educación primaria.

Está casado con Chantale y tiene dos hijos: Nicos (2002) y Thierry (2006).

Desde hace dos años la familia Magnin vive en la periferia de Stuttgart.

Fin del recuadro

LUDOVIC MAGNIN: datos profesionales

Desde 1998 hasta 2000 fue jugador del FC Yverdon Sport.

Del 2000 al 2001 en FC Lugano.

Entre el 2002 y el 2006 fue jugador del Werder Bremen, equipo con el que ganó la Liga y la Copa alemanas en 2004.

Desde 2006 juega en el VfB Stuttgart; en 2007 ganó la Liga alemana. Su traspaso costó al club 3,5 millones de euros.

Debutó con la selección nacional suiza en 2000. En el Mundial de 2006 logró el gol del empate en el partido contra Francia (1-1).

Fin del recuadro


Enlaces

×