Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Luz a la memoria helvética

Luminosidad, un principio en la Biblioteca Nacional. (Foto Marco Schibig)

Excelente esfuerzo reformista con resultados a la vista este fin de semana en la renovada Biblioteca Nacional Suiza. Su nueva cara costó 3 años de trabajo y 35 millones de francos.

Berna vive un acontecimiento célebre este fin de semana: la apertura festiva de la renovada Biblioteca Nacional Suiza (BN), la memoria colectiva de los helvetas preservada en más o menos 70 kilómetros de pasillos llenos de conocimiento sobre la Confederación y sus habitantes.

Una verdadera revolución condujo el proyecto de reorganización planeado diez años atrás para modernizar el máximo centro de información sobre Suiza, que ahora se presenta con tecnologías de vanguardia en su sistema de búsqueda y preservación de documentos.

La remodelación tuvo como principal objetivo adaptar este rico archivo nacional a las exigencias de la tecnología, pero respetando las características arquitectónicas del edificio, construido hace 70 años y situado en la zona de museos de la capital federal, detrás de la Plaza Helvetia.

Triplicado el espacio para el público

Las reformas en las salas de información y de lectura llenan estos sitios de luminosidad y espacio. La sala de lectura conserva su estilo y amueblado de la década de los años 30.
La biblioteca de libre acceso que cuenta con más de 10.000 libros, la sala de lectura de periódicos y el archivo literario con su propia sala de consulta, así como un extraordinario sistema de iluminación, a partir de espejos, dirigido a los pisos subterráneos son otros regalos de esta nueva cara de la biblioteca.

Sin duda en la máxima biblioteca helvética lo importante es el cliente. Jean-Frédéric Jauslin, su director, lo sabe. A él se deben en parte las transformaciones que otorgan al público tres veces más espacio que antes de la renovación.

El préstamo de libros a domicilio está abierto a toda persona con residencia en el país. Los documentos físicos que pueden ser consultados en casa tienen una única exigencia: deben ser publicaciones posteriores al año 1950.

Acceso en Internet

Uno de los aspectos innovadores de esta reapertura de la BN es el hecho de que en el sitio de la biblioteca (ver enlace) se puede llegar a su catálogo alfabético.

En otras palabras: se da la bienvenida al público virtual con la posibilidad de solicitar los ejemplares directamente en el Web.

Pero el esfuerzo no queda ahí. El objetivo será poner en línea las colecciones aunque aún están en cuestión las aclaraciones sobre los derechos de autor en línea.

Regula Cosandey, del departamento de información de la BN, interesada desde hace años en el idioma español, explicó a swissinfo las posibilidades en Internet y la diversidad de documentos que ofrece la institución.

"Lo que realmente ofrecemos es todo sobre Suiza, es decir, si una publicación fue escrita en Suiza, o si un autor es suizo pero viviendo en otra parte del mundo, o si algo fue escrito en cualquier lugar del mundo sobre Suiza, lo tenemos", aclaró.

Además Cosandey enumeró las actividades previstas para este fin de semana con motivo de la reapertura oficial de la BN. Este viernes y sábado, 8 y 9 de junio, la Biblioteca Nacional abre sus puertas con un programa rico en entretenimiento lúdico e informativo.

En un entorno de conferencias, filmes, música y hasta humor, la BN organiza este sábado, desde las 09.00 hasta los 20.00 horas, visitas guiadas en francés y alemán para descubrir los 7 pisos subterráneos con alrededor de 3 millones y medio de obras sobre Suiza o escritos por la mano de uno de sus ciudadanos.

Objetivo cumplido el de la Biblioteca Nacional de difundir y conservar la memoria del país a todo aquel interesado y, por cierto, sin olvidar a los pequeños, quienes cuentan con una esquina especial mientras los mayores se introducen, tranquilos, en su lectura.

Patricia Islas Züttel


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×