Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Más de 300 muertos en Gaza

Una familia palestina huye de los bombardeos en Gaza.

(Keystone)

Aviones de guerra israelíes continuaban los ataques por tercer día consecutivo en la Franja de Gaza, controlada por Hamás. El saldo: más de 300 muertos, al menos 50 civiles incluidos.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Suiza considera los recientes eventos como graves violaciones al derecho humanitario.

"No tenemos nada en contra de los habitantes de Gaza, pero estamos inmersos en una guerra sin perdón contra el Hamás y sus aliados", declaró el ministro israelí de Defensa, Ehud Barak ante el Parlamento de Israel.

Israel afirma que la campaña iniciada el sábado es una respuesta a los ataques casi diarios con cohetes y morteros, que se intensificaron la semana pasada tras el fin de un alto el fuego de seis meses.

Mark Regev, portavoz del primer ministro israelí, Ehud Olmert, afirmó que las acciones militares continuarán hasta que la población del sur de Israel "no viva más en el terror y el temor de los constantes ataques con proyectiles".

Se han desplegado carros de combate israelíes en la frontera de la Franja de Gaza, preparados para entrar en el enclave en el que viven 1,5 millones de palestinos.

Hamás se mantiene desafiante, y el portavoz del grupo, Fawzi Barhoum, instó a los palestinos a empelar "todos los medios disponibles, incluidas las operaciones de martirio", una referencia a los ataques suicidas en Israel.

Ampliando sus blancos para incluir al Gobierno de Hamás, los aviones israelíes bombardearon el lunes el Ministerio del Interior, indicaron fuentes palestinas.

La ministra de Relaciones Exteriores de Israel, Tzipi Livni, que espera convertirse en primera ministra después de las elecciones del 10 de febrero próximo, pareció descartar una invasión de gran escala para restaurar el control israelí del territorio, que una vez estuvo cubierto de asentamientos israelíes.

Hamás ha anunciado que 180 de sus miembros han muerto y que el resto de los más de 300 muertos son civiles, entre ellos 16 mujeres y varios niños.

Livni afirmó que Israel está atacando a los milicianos, pero "desafortunadamente, en una guerra, como en cualquier guerra, a veces también los civiles pagan el precio".

Israel afirma que durante los primeros dos días de su ofensiva, los milicianos palestinos lanzaron cerca de 150 cohetes y morteros contra su territorio.

Decenas de ciudadanos de Gaza han partido hacia Egipto a través de agujeros abiertos en el muro de la frontera.

Hospitales en Gaza, a tope

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) llama a la moderación desde su sede en Ginebra.

"La población en Gaza tiene mucho miedo de salir, las calles están virtualmente vacías. Hay una continua y gran afluencia de heridos en los hospitales, que no dan abasto ante la envergadura y el tipo de heridas", informa desde Gaza, la delegada de sauld del CICR, Marianne Robyn Whittington.

La afluencia de heridos de guerra ejerce una enorme presión en los hospitales de Gaza, cuya capacidad de funcionamiento ya está sobrecargada y que necesitan urgentemente equipo médico. En los últimos meses, a causa de la dificultad de ingresar artículos médicos en la franja, sus reservas de suministros y medicamentos se estaban agotando gravemente.

"Ante todo, nuestra prioridad es obtener inmediatamente más suministros médicos para los hospitales", dijo el señor Pierre Wettach, jefe de la delegación del CICR en Israel y los territorios ocupados. "Por lo tanto, es esencial que se permita el ingreso en Gaza de esta asistencia humanitaria urgente".

Piden fin de la violencia

La ofensiva israelí ha enfurecido a los árabes de Oriente Próximo, que quemaron banderas israelíes y estadounidenses en diversas manifestaciones para pedir una respuesta más dura de sus líderes a los ataques en Gaza.

El Consejo de Seguridad de la ONU ha pedido el fin de la violencia, pero el Gobierno del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha colocado sobre Hamás la responsabilidad de renovar la tregua.

En un comunicado del ministerio de Exteriores de Suiza expresó su inquietud ante la escalada de violencia en la franja de Gaza y pidió la mesura a todas las partes implicadas. Si bien condena el uso de misiles desde Gaza en dirección a Israel, advirtiendo que ese tipo de ataques representan una amenaza intolerable para la población civil israelí, Suiza condena también las reacciones desproporcionadas del ejército isreelí.

"Israel tiene el derecho a defenderse y proteger a su población. Pero esto debe hacerse bajo el respeto del derecho humanitario y de acuerdo al principio de la proporcionalidad", se inscribe en el documento.

"El Ministerio de Asuntos Exteriores de Suiza considera los recientes eventos como graves violaciones al derecho humanitario. Como Estado depositario y signatario de las Convenciones de Ginebra y como guardián de la Cuarta Convención de Ginebra, Suiza está particularmente comprometida con el derecho humanitario", indica uno de los párrafos del comunicado.

Por ello, Suiza invita a todas las partes en conflicto a hacer prueba de mesura y les recuerda su obligación de respetar plenamente y en todas circunstancias al derecho internacional humanitario, que prohibe especialmente los actos de violencia contra la población civil.

Escenario en vísperas de elecciones

La prensa mundial reacciona a los hechos. En los diarios suizos las imágenes del conflicto se repiten y las editoriales dejan claro lo sabido: la violencia armada no es la solución, se advierte en Der Bund de Berna.

En Le Temps de Ginebra se incribe la pregunta: "¿El naufragio de una política estadounidense, que no deja paso a otra solución en vez del enfrentamiento sangriento, se muestra incapaz de crear en ocho años, la mínima apertura diplomática? Sin duda", se autoresponde el editorialista Luis Lema.

"Actualmente, la conjunción de un interregno estadounidense y en vísperas electorales israelíes no sólo se ha revelado como explosiva en las calles devastadas de Gaza. También corre el riesgo de hacerse más profunda en los años venideros", considera el comentarista.

En el Basler Zeitung de Basilea se resume la opinión general sobre la situación en Gaza como "violencia inútil".

El mayor problema de Israel esta vez es que no tiene un objetivo claro. "En la actual ofensiva contra la franja de Gaza no se observa por ahora un plan con perspectivas a largo palzo", se inscribe en el Neue Zürcher Zeitung de Zúrich.

Aún peor, el Tages Anzeiger indica: "Tan impresionante como parezca, la ofensiva miltiar en la franja de Gaza no pone en evidencia las fuerzas que posee Israel, sino sus debilidades".

swissinfo y agencias

Contexto

En el Cercano Oriente se están viviendo unas de las jornadas más sangrientas en 60 años de conflicto.

Israel, cuya clase política se ha visto presionada para responder a los ataques con cohetes y morteros antes de las elecciones del 10 de febrero, ha ignorado la presión internacional para detener su ofensiva.

El domingo 28 de diciembre, el gabinete israelí aprobó el llamado a filas de unos 6.000 reservistas.

Los precios del crudo subían el lunes cerca de 2 dólares hasta casi los 40 dólares por barril, y los analistas creen que el conflicto entre Israel y Hamás recuerda a los operadores el riesgo geopolítico al que se enfrenta el suministro de crudo en Oriente Próximo.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×