Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una mujer regresa a su casa para recuperar sus pertenencias desde su casa destruida después del terremoto en San Juan Pilcaya, México, 25 de septiembre de 2017. REUTERS/Edgard Garrido

(reuters_tickers)

Por Daniel Trotta y Ana Isabel Martinez

CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) - Las probabilidades de que rescatistas hallen más sobrevivientes del terremoto de México se redujeron y las autoridades suspenderán la búsqueda al final del jueves, mientras familiares protestaban por la falta de información sobre sus seres queridos y otros enfrentaban la desgracia con dolorosa resignación.

El martes se cumple una semana desde el sismo magnitud 7.1 que causó al menos 333 muertos, dañó 11,000 viviendas y llevó a que miles de voluntarios civiles se volcaran a las calles para ofrecer ayuda y consuelo a las víctimas.

Luis Felipe Puente, coordinador nacional de Protección Civil, dijo en entrevista con Reuters que es poco probable que los rescatistas encuentren a alguien vivo en los últimos cuatro sitios donde continuaban las búsquedas en Ciudad de México, pero que revisarán los restos hasta el jueves.

"Podría yo decir hasta este momento (que) difícilmente podría encontrarse alguien vivo", declaró Puente, teniendo en cuenta que los perros entrenados para olfatear sobrevivientes aún no han detectado señales de vida en los lugares de búsqueda.

Decenas de personas estaban desaparecidas y alrededor de 40 podrían estar atrapadas bajo un edificio de oficinas colapsado en Colonia Roma, un céntrico barrio de la capital, dijo Puente.

Frente a las ruinas de ese edificio, algunos familiares protestaron la noche del lunes por el escaso avance de las labores de rescate y por una supuesta falta de información.

Pero otros parientes apelaban a la paciencia, dado el trabajo arduo y sin descanso de los rescatistas.

"Estamos viendo el trabajo que se hace de forma coordinada, siguen trabajando día y noche (...) Estamos viendo el esfuerzo que se está haciendo en general", dijo Víctor Jolalpa, cuyo cuñado estaba en el cuarto piso cuando el edificio colapsó.

En otro barrio del centro de la ciudad, donde las labores de rescate habían concluido en las ruinas de un edificio que albergaba una empresa textil, podían verse coronas de flores y reclamos y mensajes en memoria de costureras que murieron ahí.

"La vida de una costurera vale más que todas sus máquinas ¡Justicia!", se leía en un trozo de muro que había quedado en pie.

GOLPE PSICOLÓGICO

La semana comenzó con señales de que México estaba reanudando su rutina mientras las calles se llenaban de tráfico y más de 44,000 escuelas en seis estados reabrieron. Pero en la capital, sólo 676 de las más de 8,000 escuelas públicas y privadas retomaron sus clases.

El sismo, ocurrido 32 años después de un terremoto que dejó unos 10,000 muertos en 1985, causó un impacto psicológico enorme que según especialistas tomará tiempo superar.

"Los niños están en crisis y no quieren hablar", dijo Enriqueta Ortuno, psicoterapeuta que ha estado trabajando con las víctimas del terremoto en la delegación Xochimilco.

Gran parte de la atención del país se centró en una escuela derrumbada en el sur de Ciudad de México, donde murieron 19 niños y siete adultos.

La escuela es uno de los muchos edificios que los fiscales investigarán, dijo Puente. Cerca del 10 por ciento de los edificios dañados se construyeron después de que se promulgaran estrictos códigos de construcción a raíz del terremoto de 1985.

En la capital, 194 personas murieron en 38 edificios que colapsaron. El jefe de gobierno capitalino, Miguel Angel Mancera, anunció el martes un plan que incluye apoyos a miles de familias que perdieron sus hogares, entre ellos una ayuda de 3,000 pesos (170 dólares) mensuales para renta de vivienda.

Socorristas habían rescatado a 69 personas de construcciones dañadas, de las cuales 37 aún estaban hospitalizadas el lunes, 11 de ellas en estado grave, dijo el jefe de Protección civil. Las demoliciones de edificios podrían comenzar el martes, acotó.

Equipos de 18 países viajaron a México para ayudar, pero la mayoría de ellos ya volvió a sus hogares.

La ayuda internacional se centra ahora en las necesidades humanitarias. China ha aportado un gran número de camas, tiendas de campaña y accesorios de cocina y baño para los refugios temporales de las personas que quedaron sin hogar.

Pero las mayores contribuciones vinieron de los propios mexicanos, quienes respondieron con tanta comida, suministros y trabajo voluntario que los funcionarios tuvieron dificultades para desplazar la ayuda a los más necesitados.

El sismo remeció también el ambiente político en el país, que celebrará elecciones presidenciales en julio de 2018 y donde los partidos compiten con iniciativas para redirigir fondos públicos a la reconstrucción de las zonas más afectadas.

(Reporte de Daniel Trotta, con reporte adicional de Anthony Esposito, Verónica Gómez Sparrowe, y Frank Jack Daniel. Editado en español por Carlos Aliaga y Pablo Garibian)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Reuters