Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Marcha anti-globalización pacífica en Nueva York

Demostración sin incidentes en Nueva York.

Miles de manifestantes recorrieron las calles de Manhatan para expresar su rechazo al Foro Económico Mundial. Varios suizos participaron.

Después de varios días lluviosos, Nueva York volvió a ver el sol este sábado, tercer día del Foro Económico Mundial que reúne a unas 3.000 personas con poder de decisión en el mundo entero. El día fue aprovechado también por una manifestación protagonizada por miles de personas que se oponen a la globalización.

9 horas de la mañana: se congregan los primeros manifestantes a unas decenas de metros del Hotel Waldorf Astoria, en Park Avenue, donde se desarrolla el WEF 2002. Aparecen las primeras pancartas y banderolas con leyendas que condenan el Foro y la guerra en Afganistán, así como el apoyo de Estados Unidos a Israel.

Ejército de policías

"Estamos aquí para decir a la gente que este Foro, empeñado en dar un aspecto de algo bello y bueno, es, en realidad, algo trágico para el mundo", señala John Baker, miembro de un grupo bautista y uno de los organizadores de la marcha.

Enfrente de los manifestantes, un verdadero ejército de policías vigila una inmensa área circundante del hotel. A pie, en motocicleta, caballo o en bicicleta, hay agentes por todas partes. Las barreras establecidas encausan el paso de la manifestación; varias rutas han sido clausuradas temporalmente. Es imposible acercarse al Waldorf Astoria sin darse a conocer.

No es anti-mundialización

A pocas calles del escenario citado, hacia el norte, junto al Central Park se congrega otra manifestación. Son aproximadamente 2.000 personas que agitan pancartas y llevan enormes marionetas.

"Nosotros no somos un movimiento anti-globalización" afirma en voz alta una oradora antes de precisar: "nos oponemos a una mundialización que favorece a las empresas, pero apoyamos una mundialización que beneficie a la gente".

Entre la multitud está Elisabeth, una joven suiza que vive y estudia en Nueva York. "El Foro Económico Mundial y las compañías internacionales no deben tener el poder de control sobre todo lo que en última instancia afecta a la población. Dado que el Foro se desarrolla en Davos, es importante para mí tomar parte aquí, en mi condición de suiza", concluye.

Delegación helvética

No es la única. Hay quienes vinieron desde Suiza expresamente a manifestar su rechazo al Foro. Entre ellos el bernés, 'Detti Böhner', miembro de la coordinadora anti-OMC (Organización Mundial del Comercio). "Somos un puñado de personas que pudo hacer el viaje", afirma.

El cortejo se pone en movimiento y recorrerá durante horas por las calles de Manhattan, antes de llegar a las inmediaciones del Waldorf Astoria. Al alcance de la voz, pero a buena distancia física, están las últimas líneas de policías. Es ahí donde los manifestantes -unos 8.000 según los organizadores, y sólo entre 2 a 3.000, según la policía-, se dispersaron al caer la noche.

En resumen, la manifestación, minuciosamente vigilada por las fuerzas del orden, se desarrolló sin incidentes mayores, aún a pesar de una treintena de arrestos. La apuesta ha sido ganada, porque consistía en permitir a los adversarios del Foro Económico Mundial expresar sus inquietudes y objeciones, evitando actos de violencia en Nueva York.

Pierre Gobet, enviado especial a Nueva York.


Enlaces

×