Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Mayor control contra el uso de harina animal

Más presión contra el uso de harina animal, relacionada con la enfermedad de las vacas locas.

(Keystone)

Prohibida ya para la alimentación bovina, las harinas animales casi desaparecen de la alimentación porcina y avícola en territorio nacional. Por ello, los productores suizos de esta base alimenticia tan criticada dirigen sus ventas al exterior.

Desde noviembre existe la prohibición total del uso de harina animal para la alimentación de ganado bovino.

Sin embargo, recientes controles de la Oficina Veterinaria Federal (OVF) y la Estación Federal de Investigación en Producción Animal de Posieux, (RAP) en el cantón de Friburgo, advierten que aún hay huellas del uso de esta harina, elaborada a base de huesos de cádaveres de animales.

Las investigaciones detectaron que el 20 por ciento de los alimentos dirigidos al ganado bovino contienen aún proteínas de origen animal.

Este rastro del uso de harina animal muestra que aún se requiere mayor presión para el respeto de la regla restrictiva para su utilización.

Las autoridades federales castigarán penalmente a aquellos fabricantes que no respeten las condiciones de producción y distribución impuestas.

Aún 5000 toneladas vendidas en Suiza

Ante las nuevas medidas, son raros los fabricantes que aún producen harina animal para uso nacional, sin embargo, su importación continua.

Unas 5000 toneladas fueron distribuidas en Suiza en 1999, según indica la Asociación suiza de fabricantes de alimento y forraje para animales.

Pese a que aún esta permitido el uso de harina animal para cerdos y aves, la demanda de este alimento disminuyó considerablemente desde que los dos grandes distribuidores (Coop y Migros) no quieren más que su oferta de carne de cerdo y aves, tenga que ver con el consumo de harina animal.

Unico camino: la exportación

Los fabricantes suizos de harina animal dirigen actualmente su producción al exterior especialmente a Dinamarca, Países Bajos y Alemania.

Este camino abre una pregunta de origen ético, advirtiendo que los problemas originados por el uso de restos animales en la alimentación de reses, se traslada tan sólo fuera de las fronteras helvéticas.

Dentro de Suiza el problema será encontrar soluciones aceptables para la desaparición de los restos de animales.

La única solución visible es la incineración, pero se habla de costos poco halagadores.

swissinfo y agencias


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes