Navigation

Memoria del Sur

Retrato de gente de Bagheria, de Ferdinando Scianna. www.uessearte.it/scianna

La Galería Gottardo, de Lugano, expone una selección fotos de Ferdinando Scianna que retratan el ambiente de su Sicilia natal en los años 50 y 60.

Este contenido fue publicado el 14 mayo 2002 - 14:55

En esta colección, puesta bajo el título 'Los de Bagheria', el artista plasma paisajes de su infancia y adolescencia en el amado terruño del sur que lo vio nacer en 1943: son casi 400 imágenes en blanco y negro, que se exponen por vez primera, acompañadas por textos escritos para la ocasión por el mismo Scianna.

Las fotos se presentan en secuencias en un rollo gigante, "donde se pone en discusión el sentimiento mismo de la fotografía, precisamente porque no existen ni el papel, ni el marco, sino un largo rollo de imágenes y textos salidos de un 'plotter' (una nueva técnica de arte fotográfico)", afirma el director de la Galería, Luca Patocchi.

Un carrete olvidado en un cajón

En un principio, estas fotos no estaban destinadas al gran público: habían sido realizadas durante los años 50 y 60, antes de que su autor tomara la decisión de dedicarse completamente a la profesión.

El carrete permaneció varios años olvidado en un cajón, hasta que un texto del amigo escritor Leonardo Sciascia, ese siciliano universal, trajo a la memoria del fotógrafo las imágenes que un día él, siendo casi un niño, captó con su pequeña cámara de aficionado.

Aunque el autor diga que "la máxima aspiración de una fotografía debe ser la de formar parte de un álbum de familia", los apasionados de este arte le agradecen que haya decidido exponerlas al público, ya que este trabajo es como corte por en medio de un mundo que ya fue, colocado además en un espacio no sólo físico, sino sobre todo mental: el Sur, la vida mediterránea.

Un trabajo artístico y documental

Todo ello en el momento exacto en el que termina una época de la historia moderna: la del trabajo artesanal y campesino, con su organización social, sus ritos, sus tabúes, para dar paso a la civilización tecnológica que, poco después, dará el estoque final a aquel mundo de valores que habían prevalecido durante dos mil años.

Este trabajo de Ferdinando Scianna es artístico y documental a la vez, y tiene el mérito de hacer que uno ponga en duda algunos lugares comunes, gracias a su esencialidad y exactitud, a su total ausencia de retórica.

Por ejemplo, se piensa que en Sicilia se goza de una eterna primavera, pero nos sorprenden imágenes como la de la anciana señora con el 'tancino': un braserillo de cobre que se llevaba bajo el chal.

Vida cotidiana

Otra fotografía está ambientada de domingo en la plaza, donde se reunían los hombres con sus camisas blancas a hablar de política, de las malas cosechas, de los que habían emigrado, etc.

Existía la radio y la gente se reunía alrededor del brasero para escuchar el festival de Sanremo. Las planchas eran de carbonilla y no había televisión, ni teléfono.

"Luego, casi de golpe, llega el aluvión de la modernidad, con lavadoras, cocinas con bombonas de gas, coches, los chicos que escuchan en el 'juke-box' tal vez las mismas canciones que sus coetáneos de Milán o de Nueva York", añade Scianna.

Y de hecho, miramos esas fotografías como si asistiéramos a la prehistoria de la globalización.

No faltan imágenes del mundo infantil, con sus juegos callejeros: el aro, los cromos de futbolistas, rayuela, barquitos de papel... o imágenes de la preparación de las botellas de salsa de tomate, operación que ocupaba al pueblo entero durante todo el mes de agosto.

El genio de Scianna ha sabido hacer suya una época "gracias a la disolvencia de la síntesis en el análisis, de la generalidad en la particularidad", según palabras de su amigo Leonardo Sciascia. Y esta es precisamente la característica del arte fotográfico.

La exposición 'Los de Bagheria' en la Galería Gottardo, de Lugano, permanecerá abierta hasta el próximo 24 de agosto.
Lupita Avilés

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.