Navigation

Menos disciplina en el pago de facturas

Mayor indisciplina muestran los suizos en saldar sus adeudos. swissinfo.ch

Desde hace tiempo que la moral helvética se ve algo opacada ante el cada vez más tardado pago de facturas.

Este contenido fue publicado el 15 agosto 2003 - 12:15

Suiza se encuentra en cuarto lugar en saldo de cuentas, detrás de Austria, Alemania y España, indica una encuesta.

En un sondeo realizada por la sociedad zuriquesa de gestión de deudas ‘Intrum Justitia’ entre 30 mil empresas de 7 países europeos sobre el pago de cuentas en el sector económico, Suiza perdió un escaño, en comparación con una investigación similar, realizada en 1997.

Amargas conclusiones: El tiempo en el que Suiza era ejemplo por su puntualidad en los pagos quedó definitivamente en el pasado.

Ahora este país se encuentra dentro del promedio normal en el terreno de prontitud de pago de facturas por parte de las empresas.

Un escaño perdido

Según ‘Intrum Justitia’ los suizos pagan sus adeudos luego de 14 días de haber recibido la factura que lo solicita. Hace 6 años, la respuesta era más inmediata, con menos de 10 días de espera, y ya en el 2001 se empezó a ver el declive con 12 días de posterioridad.

La Confederación Helvética se coloca en cuarto lugar en la encuesta de los países más cumplidores en la liquidación de pagos en Europa.

En primer lugar se posesionó Austria, que registró una tardanza en el pago de sus facturas de menos de 11 días, seguido de Alemania, con 11 días, y España, con 13 días.

Otro dato significativo, según la investigación: cada segunda factura es pagada sólo después del primer reclamo de cobranza.

‘Intrum Justitia’ advierte en un comunicado, emitido el 8 de agosto pasado, que este fenómeno marca la degradación de la moral de pagos, mientras se observa como trasfondo, un alto nivel de casos de bancarrota en el sector empresarial helvético.

Los empresarios respondieron en la encuesta que los retardos se debieron mayoritariamente a cuestiones administrativas.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo