Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Michel Pont, un optimista al lado de Köbi Kuhn

La mancuerna entre Michel Pont (izquierda) y Köbi Kuhn.

(Keystone)

Suiza acude este martes a su primer partido en el Mundial. Su rival: Francia. El entrenador adjunto del equipo helvético, Michel Pont conversa con swissinfo antes del encuentro.

Desde hace cinco años, Pont es la mano derecha del entrenador de la selección nacional, Köbi Kuhn.

Al aceptar la proposición de convertirse en adjunto de Köbi Kuhn en 2001, Michel Pont no pensó que participaría en una Copa Europea de Fútbol o, mejor aún, en una fase final para la máxima fiesta del balompié mundial.

No obstante, tras la Eurocopa 2004 en Portugal, ahora se encuentra en Alemania con un equipo que dice estimar profundamente. Entrevista:

swissinfo: Michel Pont, ¿qué significa estar presente con el equipo suizo en este Mundial?

Michel Pont: En primer lugar, un gran sentimiento de orgullo. Es un gran honor para mí ocupar el puesto de asistente. Con Köbi Kuhn buscamos desde hace cinco años dar el valor que merece la particularidad del fútbol helvético, que brilla por la diversidad de sus culturas. Esta particularidad nos otorga el potencial en el que creemos.

El hecho de participar en un Mundial es una cosa tan rara que trato de saborear en todo momento. Yo sé que después de la experiencia en Portugal es difícil vivir plenamente la manifestación y darse cuenta de su magia y de su importancia en el momento que se sucede. Yo lo aprecio desde antes, y lo apreciaré aún después.

swissinfo: Hasta ahora, ¿qué representaba el Mundial para usted?

M.P.: Mis primeros recuerdos ligados a un Mundial se remontan a 1970 y al Brasil de Pelé que me hacía soñar. Y como nací en 1954, yo no puedo dejar de mencionar el Mundial del 54 en Suiza y la victoria de Alemania, de la que se habla aún mucho. Siempre me ha gustado esta manifestación planetaria. Por ejemplo, yo coleccioné las tarjetas Panini con imágenes de los jugadores, como lo hacen muchos seguidores.

swissinfo: Hace cinco años, ¿dudó antes de aceptar la oferta de Köbi Kuhn para convertirse en su adjunto?

M.P.: ¡Ni por un segundo! Solicitar los servicios de un adjunto suizo de la parte francófona del país (sin que fuese yo forzosamente) fue la primera gran decisión de Köbi. Su sentido natural le indicó que debía tener un francófono a su lado para romper esa famosa barrera cultural del 'rösti', inherente a todo proyecto helvético, sea deportivo, político o cultural.

Desde el principio quisimos establecer juntos las bases sólidas de un ambicioso proyecto. Una verdadera toma de conciencia era necesaria para otorgar una nueva identidad a este equipo de Suiza.

swissinfo: ¿Cómo procedieron?

M.P.: Solicitamos a los jugadores importantes sacrificios. Si ellos ahora juegan en grandes clubes europeos se debe a su gran talento, a su voluntad... pero también a las estructuras de las que se vieron beneficiados en su juventud. Nosotros quisimos responsabilizarlos y les pedimos que otorgaran al fútbol suizo eso que les había dado antes.

El mensaje no pasó de inmediato. Recuerdo especialmente un partido perdido en junio de 2002 contra Canadá (3-1) en Sankt Gallen en medio de unas circunstancias en las que el equipo nacional no representaba nada desde la perspectiva de los jugadores. Estábamos allí, sobre el terreno, y las teorías de Köbi sobre el espíritu de una familia, la inversión personal y la importancia de las relaciones en el grupo no pasaban.

Ciertos jugadores tenían un ego que no era posible fundir a favor de un pensamiento colectivo. Actualmente ya no existe un clan o una pequeña diva en el equipo. Nuestros objetivos son tan altos que se requiere de un estado de ánimo sin fallas para poder alcanzarlos.

swissinfo: ¿Ahora todos los jugadores de la selección suiza son amigos?

M.P.: Pienso que se puede decir que son personas que se aprecian y que tienen el placer de encontrarse e intentar conseguir juntos los objetivos fijados. Ellos están dispuestos a involucrarse totalmente en ese proyecto. Todos aquellos que se unen a la filosofía de Köbi Kuhn han sido elegidos para estar de viaje.

Hay que entender bien que no podemos cambiar la técnica de los jugadores que conforman la selección, pero el objetivo de los entrenadores es el de poder formar exitosamente este "rompecabezas" de forma coherente y eficaz con todas las piezas.

Grandes clubes como el Barcelona o Arsenal logran hacer una amalgama de todas sus estrellas, mientras que otros, como el Real de Madrid, fracasan.

Esto quiere decir que el deporte de alto nivel sigue siendo aleatorio. Todo puede jugarse en cuestión de centímetros o ante un 'penality' a favor o en contra.

swissinfo: ¿Qué relación tiene usted con los jugadores?

M.P.: Tiene dos niveles. En primer lugar los considero como profesionales. Y, bajo ese título deben adaptarse a un comportamiento ejemplar e implicarse totalmente por el equipo.

Por otra parte, hay un enorme afecto entre nosotros. Sensibilidad y aprecio... no lo escondemos. Con Köbi, nosotros queremos sinceramente a esos jugadores y creemos en ellos. Nuestros encuentros son más espaciados y, por lo tanto, más intensos que los que existen en un club. No queremos poner barreras inútiles entre nosotros. Uno de los primeros discursos de Köbi a los jugadores hablaba de esto y como todos ellos son chicos talentosos e inteligentes, lo comprendieron.

swissinfo: ¿Qué paralelos observa entre la selección actual y el equipo que participó en el Mundial de 1994 en EE UU?

M.P.: Viví muy intensamente la campaña de 1994, que consideré excepcional. El estado de ánimo del equipo entrenado por Roy Hodgson era notable y pienso que aquel equipo tenía un potencial ofensivo superior al que tiene el nuestro actualmente. Jugadores como Chapuisat, Knup, Subiat o Grassi podían hacer la diferencia.

La ventaja de la selección actual es que puede contar con jugadores más jóvenes que en 1994 y, paradójicamente, más experimentados. Ellos evolucionan en grandes clubes y están acostumbrados a jugar ante más de 60.000 espectadores.

swissinfo: En su opinión, ¿hasta dónde puede llegar la selección suiza en el Mundial?

M.P.:Hay una gran esperanza puesta en este equipo. La presión de sus resultados y su desempeño es palpable. Tenemos al país detrás nuestro y nuestro objetivo es pasar en la primera eliminatoria. Después, todo es posible. En una cancha somos capaces –con un poco de suerte-, de ganarle a cualquier equipo. Una cosa es segura: haremos todo para no tener quejas.

swissinfo: Michel Pont ¿qué hará el 9 de julio, día de la final?

M.P.: ¡Espero estar en la banca! Es algo idealista, seguro, pues tengo los pies en la tierra y soy pertinente en la valoración de nuestras cualidades y nuestros defectos. El edificio de la casa suiza es frágil, pero si por suerte jugáramos en la final, eso sería una enorme consagración.

No para mí, pero para ese grupo joven, optimista y entusiasta que se ha dado el derecho de soñar.

swissinfo, Mathias Froidevaux
(Traducido del francés por P. Islas Züttel)

Contexto

Michel Pont nació el 19 de junio de 1954, en momentos en que se desarrollaba el Mundial en Suiza, marcado por la victoria de Alemania en la final. Pont está casado y es padre de dos jóvenes.

Su carrera como jugador de fútbol concluyó a los 25 años de edad, tras una lesión.

Su participación más destacada fue en la Liga A con Carouge, de Ginebra, en 1977.

Inició su tarea de entrenador en 1981 con el Club de Fútbol de Perly, entonces en la segunda división suiza.

Después fue llamado a los equipos de Grand-Lancy, Chênois, Etolie Carouge y Servette, donde asistiendo a Ilija Petkovic compartió el triunfo en el campeonato nacional en 1994.

Finalmente pasó al equipo de Lugano para después, en 2001, ser llamado por Köbi Kuhn para convertirse en su asistente en la selección nacional.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×