Misión casi imposible para Suiza

Suiza jugará contra Croacia, Inglaterra y Francia. swissinfo.ch

Croacia, Inglaterra y Francia son los tres primeros adversarios de Suiza en la Eurocopa 2004 de Portugal.

Este contenido fue publicado el 09 junio 2004 - 08:22

Desde su primera participación en un campeonato europeo, en 1964, el fútbol helvético nunca logró ubicarse entre los ocho mejores.

La selección Suiza no es favorita en Portugal. Los apostadores ingleses la sitúan en el 15° y penúltimo lugar. Sólo por delante de Letonia. Lógico, o más bien, matemático. La Federación Internacional de Fútbol (FIFA) estableció la misma clasificación.

Suiza integra el grupo B, junto con Francia, Inglaterra y Croacia, pero los suizos no pueden hacer valer un historial tan prestigioso como los de sus adversarios.

Sin embargo, en su calidad de ‘meñique’, el conjunto que encabeza el entrenador Jacob ‘Köbi’ Kuhn, posee una ventaja: nada tiene que perder. Al contrario de lo que sucede a ingleses y franceses.

La clasificación suiza para la segunda fase de los europeos es poco probable, pero no inconcebible. Un vistazo a sus tres adversarios.

Croacia, segundo ‘pequeño’ del grupo

Domingo 13 de junio del 2004, Leiria, estadio doctor Magalhães Pessoa. Suiza enfrenta a Croacia. Primicia histórica. Partido clave. Para ambos equipos la derrota está prohibida.

El equipo que gane puede abrigar la esperanza de llegar a los cuartos de final. El que pierda debe ganar a Francia o a Inglaterra -una ecuación casi insoluble- para terminar tal vez entre los dos primeros.

En el papel, el país balcánico tiene la ventaja. Fue cuarto finalista en la Eurocopa 1996, en Inglaterra y medalla de bronce en el Mundial 1998, en Francia. La selección del joven país, surgido de la disolución de la ex Yugoslavia, conoció momentos fulgurantes bajo la conducción de Suker, Prosinecki, Jarni y otros.

Desde entonces, Croacia ha perdido su esplendor. La selección de Otto Baric consiguió el pasaje para la Eurocopa 2004 sufriendo un verdadero martirio. El logro se debió a dos jugadores: los peligrosos delanteros Dado Prso (reciente finalista en la Liga de Clubes campeones, con el Mónaco) e Iván Klasnic (campeón de Alemania, con el Werder Breme).

Los flemáticos ingleses a mal traer

Jueves 17 de junio del 2004, Coimbra, ciudad de Coimbra. Repetición del partido de apertura entre Suiza e Inglaterra de la Eurocopa 1996. En el templo de Wembley, Kubilay Türkyilmaz empató aquella vez con un penalti en los últimos minutos de juego (1-1).

El empate no impidió al equipo de la rosa llegar después a las semifinales.

Ocho años más tarde, los protegidos del entrenador sueco Sven Göran Eriksson son de nuevo los favoritos. Pero no llegan tan serenos a este compromiso.

Dos escándalos sucesivos han sacudido el reino futbolístico de su Majestad. El pasado mes de septiembre, Rio Ferdinand, defensa del Manchester United e integrante de la selección, rehusó someterse a un control antidopaje. Sanción: ocho meses de suspensión y exclusión de la Eurocopa.

En abril de este año, David Beckham, acusado de adulterio, acaparó las portadas de los diarios británicos a causa de sus éxitos extra deportivos.

Será entonces del control emocional del atacante del Real Madrid y del rendimiento de Michael Owen (ambos con cinco goles en la fase calificativa) que dependerá, en gran parte, el potencial de Inglaterra, empeñada en la busca de una consagración desde el Mundial de 1966, jugado en sus tierras.

La legión de las estrellas francesas

Lunes 21 de junio del 2004, Coimbra, ciudad de Coimbra. En el césped lusitano, miles de millones de dólares están personificados por artistas del balón como Zidane, Henry, Trezeguet y los infatigables Dessailly (35 años), Lizarazu (34) y Barthez (32).

Campeones del mundo en 1998 en su tierra, poseedores del trofeo europeo conseguido en Rotterdam en el 2000, los franceses tendrán la difícil tarea de borrar los malos recuerdos del Mundial 2002, cuando fueron eliminados en la primera vuelta.

Invicta desde hace 15 partidos (14 triunfos) (Francia jugará aún 2 partidos amistosos con Brasil y Andorra), la selección dirigida por Jacques Santini, es de hecho, el principal favorito a su propia sucesión en Portugal.

Stephane Chapuisat y compañía ya conocen lo que les espera. El pasado 20 de agosto, en el estadio de Ginebra, quedaron reducidos al rol de simples espectadores. Perdieron 0-2. El marcador no reflejó en su totalidad la dominación de los franceses.

swissinfo, Rafael Doncel
(Traducción: Alberto Dufey)

Datos clave

Balance contra Croacia: ningún partido jugado entre ellos.
Contra Inglaterra: 18 partidos, 3 victorias, 4 empates, 11 derrotas.
Contra Francia: 32 partidos, 13 victorias, 6 empates, 13 derrotas.

End of insertion

Contexto

En el grupo 1, Francia no tuvo problemas para clasificar. Ganó sus 8 encuentros (diferencia de goles 29-2) contra Eslovenia, Israel, Chipre y Malta. Chipre, quedó segundo a 10 puntos de distancia en la clasificación final.

En el grupo 7, Inglaterra clasificó en el primer lugar con un punto de ventaja sobre Turquía, gracias al empate conseguido en el terreno de los turcos en el último partido (0-0).

En el grupo 8, Croacia tuvo mucha suerte. En su último encuentro robó la victoria a los búlgaros, primeros del grupo, y el segundo lugar a los belgas. En partido de definición ante Eslovenia, la selección croata consiguió el pasaje para Portugal en el partido de vuelta (1-1 y 1-0).

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo