Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Modifican lineamientos en materia de extranjeros

El permiso de estancia en Suiza podría estar subordinado a un curso de lenguas y de integración.

(Keystone Archive)

La revisión del OIE establece, entre otros, la asistencia a cursos de lengua e integración y el otorgamiento anticipado de permisos de establecimiento.

El objetivo: mejorar la integración de los extranjeros. ALAS contribuye con la impartición de talleres para los inmigrantes latinoamericanos.

"La integración se entiende como un proceso recíproco que implica, por una parte, la disponibilidad de los extranjeros a incorporarse a la sociedad que los acoge, y, por otra, la apertura de la población suiza a los inmigrantes. La integración tiende a a instaurar la igualdad de oportunidades de acceso a los recursos sociales y económicos".

Bajo consideraciones semejantes, inscritas en los principios de la política de integración helvética, las autoridades federales introdujeron una modificación legislativa tendiente a mejorar la integración de los extranjeros y que subordina el otorgamiento de permisos de estancia y establecimiento a la integración.

La Oficina Federal de Migraciones (ODM) del Ministerio de Justicia envió a las autoridades cantonales, municipales y comunales, a principios del mes pasado, una circular en la que da cuenta de la revisión parcial del Ordenamiento sobre la Integración de los Extranjeros (OIE) del 13 de septiembre del 2000.

Las modificaciones entraron en vigor el pasado 1º de febrero y a decir de Dominique Boillat, de la ODM, buscan además "anticipar las mejorías en la situación de los inmigrantes previstas por la Nueva Ley de Extranjeros" (En más sobre el tema: ¡Berna bien vale un curso de lenguas!)

Un esfuerzo coordinado

De acuerdo con la revisión, corresponde a la ODM la coordinación de las medidas de integración de los extranjeros de los diferentes servicios federales y asegurar el intercambio de informaciones y experiencias con los cantones.

"En el ejercicio de su poder de apreciación, las autoridades cantonales tienen en cuenta el grado de integración del extranjero, en particular cuando se trata de una autorización de establecimiento o de pronunciar un retorno, una expulsión o una prohibición de entrada", establece la circular de las autoridades federales.

En primer término, corresponde a las autoridades cantonales el otorgamiento de una autorización anticipada de establecimiento (después de 5 años de estancia en lugar de los 10 años exigidos previamente). En caso positivo, la instancia cantonal somete la solicitud a las autoridades federales.

Para obtener un permiso anticipado, el inmigrante debe demostrar un buen grado de integración, que se evalúa con base en los criterios siguientes:

"Los extranjeros contribuyen a su integración, particularmente respetando el orden jurídico y los principios democráticos, aprendiendo una lengua nacional y manifestando su voluntad de participar en la vida económica y de adquirir una formación".

Carácter obligatorio

Por otra parte, la modificación hace especial referencia a las personas que ejercen una actividad por mandato de una comunidad religiosa o que enseñan la lengua y la cultura del país de origen, que tienen un papel importante en el diálogo entre su comunidad y la colectividad y que, por ende, contribuyen de manera significativa a la integración de la población extranjera.

"Es esencial que conozcan el medio social y el modo de vida suizos, reconozcan el orden jurídico y dominen la lengua nacional que se utiliza en su lugar de trabajo", precisa el OIE. Por ello, para obtener un permiso de estancia podrían estar obligados a seguir cursos de lengua e integración.

Favorecer la vida común

"La integración tiende a favorecer la comprensión mutua entre los ciudadanos suizos y los ciudadanos extranjeros", asienta la Oficina Federa de Migraciones en su texto sobre los Principios de la política de integración suiza.

Explica que se trata, en particular, "de favorecer la vida común sobre la base de valores y de comportamientos comunes, de informar a los extranjeros sobre el funcionamiento de nuestras instituciones, sobre las prescripciones legales y las condiciones de vida, así como de crear condiciones generales susceptibles de mejorar la igualdad de oportunidades y la participación en la vida social".

En ese marco, los cantones instrumentan apoyos a estrategias que contribuyen a la integración de los extranjeros. Entre ellas, el ciclo de talleres organizado por la Asociación Latinoamérica-Suiza (ALAS) bajo el título 'Desarrollo de habilidades para confrontar el proceso de integración al contexto suizo'.

"La integración es la oportunidad de las personas de poder participar con igualdad en una sociedad, y si no hay igualdad no se puede participar y uno no se siente bien recibido. Y eso, de ambas partes, de la suiza como de los migrantes. Entonces, queremos fortalecer esas habilidades, porque muchos pierden su autoestima cuando llegan aquí", explica Tanja Mirabile de ALAS. (En más sobre el tema: ALAS, por el respeto a la diversidad).

Un proceso recíproco

Las personas que han participado en los talleres, refiere Tanja, "dijeron que les hizo bien, que pudieron reflexionar de otra manera sobre su estancia en Suiza, que recibieron mucha ideas nuevas". Algunos de entre ellos habían pensado que la integración tenía que venir de parte de los suizos, sostiene pero advierte que "ellos también tienen que aportar algo".

Como señala la socióloga, el tema de la integración es muy reciente en Suiza y las políticas en el renglón datan del 2000. En años pasados se hablaba de "asimilación" y se pretendía que los extranjeros hicieran lo mismo que los suizos. Ahora, dice, se ha entendido que hay que respetar la diversidad.

Pilar de la política suiza en materia de inmigrantes, la integración es no sólo una eficaz estrategia contra la marginalización, sino también una oportunidad:

Ahora, en Suiza, la de tener un permiso de establecimiento. Pero más aún, la integración es un desafío. El reto enorme para las miles de personas que, con su razón a cuestas, dejaron la suya por una tierra ajena.

swissinfo, Marcela Águila Rubín

Datos clave

Estadísticas de la ODM sobre la población en suiza a finales de agosto 2005.

Total 7 539 936
Extranjeros: 1 649 497
Residentes permanentes: 7 394 644
Extranjeros con residencia permanente: 1 504 205
Extranjeros con permiso de estancia (B) 25 243
Extranjeros establecidos (permiso C) 388 187

Fin del recuadro

Contexto

En Suiza, uno de cada cinco habitantes procede de otro país y una cuarta parte del volumen total del trabajo es realizado por mano de obra extranjera.

La inmigración y la integración son aspectos de gran importancia en la agenda del Ministerio suizo de Justicia.

Las autoridades suizas definen la integración como un proceso interactivo que tiene como bases la voluntad de los extranjeros a integrarse, y la de los suizos, a abrirse a los otros.

El gobierno considera necesario el establecimiento de condiciones que permitan a la población extranjera acceder con las mismas oportunidades a los recursos sociales y económicos.

Estima que la integración tiene también como objetivo evitar los efectos negativos de la migración, tales como la marginalización, de la que, entre otros, pueden surgir el desempleo o la dependencia de la ayuda social.

Fin del recuadro


Enlaces

×