Navigation

Momento difícil para la industria relojera suiza

La actual crisis del sector relojero suizo no es comparable a la de los años 70 y 80. Keystone

El pasado mes de junio las firmas Cartier y Ebel suprimieron 200 puestos de trabajo.

Este contenido fue publicado el 14 julio 2003 - 10:43

La coyuntura desfavorable y un comienzo de año difícil en el plano internacional explican el mal momento económico.

La relojería, uno de los componentes esenciales de la ‘imagen de marca’ de Suiza tampoco escapa a la crisis que afecta al conjunto de la economía del país.

A comienzos de junio de este año, dos importantes firmas, Cartier y Ebel se vieron forzadas a suprimir 200 empleos, lo que hace temer más problemas en ese sector industrial.

Todos los especialistas económicos hablan de la anunciada recuperación económica prevista para el segundo semestre de este año, pero nadie se atreve a dar garantías que será verdad. Las dudas provienen por el débil crecimiento de la economía europea, en especial la alemana.

Entre tanto, la industria relojera atraviesa problemas estructurales que no vaticinan nada de bueno para el futuro de todo el sector. El desempleo podría aumentar.

Sobre producción

El sindicalista Jean Claude Rennwald afirma que las redes de distribución se encuentran actualmente atascadas y los productos no encuentran una rápida salida en los mercados, lo que explica parte del problema.

Pero el responsable de la Federación de Trabajadores del Metal y la Relojería (FTMH) apoya también su análisis, en el encarecimiento del franco suizo y el episodio de la neumonía atípica (SRAS) que impidió que numerosos compradores de Asia no acudieran el pasado mes de abril a la feria de Basilea, donde se pactan numerosas ventas.

«La prohibición de entrada a los exponentes asiáticos contribuyó también a una baja de las exportaciones”, agrega el responsable sindical.

Fuerte caída de las exportaciones

Las cifras disponibles para el primer semestre del 2003 indican una baja del 6,3% para las exportaciones. En particular las ventas al extranjero de relojes, que disminuyeron un 13,3%.

En francos, la baja significó 244,3 millones menos para el conjunto de las exportaciones y para los relojes 701,4 millones.

"En esta situación, los más afectados son las empresas subcontratistas, que han visto disminuir sus pedidos”, señaló por su parte, Jean Daniel Pasche, de la Federación de la Industria Relojera Suiza.

"Contrariamente a la crisis de los años 80, el conjunto del sector relojero atraviesa ahora por un período difícil debido al poco movimiento de la demanda”, agrega.

A su juicio, los problemas que enfrenta la rama no son sin embargo tan alarmantes en comparación a lo que vivió la relojería suiza entre 1970 y 1980 cuando perdió el tren con la introducción del cuarzo.

“En el futuro próximo no se vislumbra ningún nuevo gran salto tecnológico,” indicó a su vez Marc Gemoets analista financiero del Banco Ferrier-Lullin, de Ginebra.

Desarrollar nuevos mercados

La baja del turismo debido a la guerra en Irak y la epidemia de SRAS afectaron las ventas de esta rama industrial. Pero el analista financiero piensa que existe todavía un gran potencial en varios mercados que no han sido desarrollados como se debiera.

Se refiere a los nuevos mercados emergentes como la India, China, Europa del Este y Japón, donde la tasa de crecimiento es mayor a la que presentan los Estados Unidos y la misma Unión Europea, sostiene.

« Hasta el momento, los relojeros suizos han privilegiado sólo los grandes centros urbanos, pero no el interior de las grandes aglomeraciones, cuyos mercados están mal explotados”, agrega a su vez Mar Gemoets.

Tampoco piensa que la situación actual sea comparable a la crisis de los años 70-80, pero ve venir una serie de nuevas reestructuraciones y ajustes puntuales, necesarias para el repunte del sector.

swissinfo, Jean-Didier Revoin
(Traducción: Alberto Dufey)

Datos clave

El desempleo comienza también afectar al sector relojero.
Las empresas subcontratistas las más amenazadas.
Es necesario abrir nuevos mercados, estiman expertos.

End of insertion

Contexto

Las cifras indican una baja del 6,3% para las exportaciones relojeras helvéticas durante el primer semestre del 2003 .

En particular las ventas al extranjero de relojes, que disminuyeron un 13,3%.

En francos, la baja significó 244,3 millones menos para el conjunto de las exportaciones.

La baja para los relojes fue de 701,4 millones.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.