Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El mediocampista del equipo de fútbol de Chile Charles Aranguiz (20) corta un pase del mediocampista de Panamá Amílcar Henríquez (21) durante el segundo tiempo del partido por la Copa América Centenario 2016 en el campo Lincoln Financial el 14 de junio de 2016; Philadelphia, EEUU. Mandatory Credit: Bill Streicher-USA TODAY Sports / Reuters Picture Supplied by Action Images

(reuters_tickers)

CIUDAD DE PANAMÁ (Reuters) - El mediocampista Amílcar Henríquez, jugador de la selección de fútbol de Panamá, murió el sábado tras recibir varios balazos mientras departía con unos amigos cerca de su residencia en la provincia de Colón.

Medios locales relatan que un individuo bajó de un auto y empezó a disparar sobre Henríquez, hiriendo a otras dos personas que estaban con el futbolista. Henríquez falleció en una clínica mientras recibía atención.

"Condenamos enérgicamente el asesinato de Amílcar Henríquez, se movilizarán a Colón todas las fuerzas de seguridad hasta dar con los responsables", afirmó el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, mediante su cuenta oficial de Twitter.(@JC_Varela)

El futbolista de 33 años integraba la selección de Panamá que disputa la eliminatoria de la Concacaf para el Mundial de Rusia 2018.

La última aparición de Henríquez con la selección de su país fue en abril cuando Panamá empató por 1-1 ante Estados Unidos en la cuarta jornada del hexagonal final de la Concacaf.

"Lamentamos en lo más profundo la muerte de nuestro seleccionado nacional Amílcar Henríquez. Dios reciba tu alma Mickey", expresó la Federación Panameña de Fútbol en un comunicado.

Henríquez inició su carrera en el 2003 con el Árabe Unido de Panamá, club con el que jugaba al momento de fallecer.

En Costa Rica jugó para el club Santacruceña; además militó en los equipos colombianos Atlético Huila, Independiente Medellín, Real Cartagena y América de Cali.

(Reporte de Elida Moreno, escrito por Carlos Calvo Pacheco.)

Reuters