Navigation

¿Cómo trabajan las vacunas con el RNA mensajero?

Este contenido fue publicado el 29 enero 2021 - 10:00

Las vacunas de ARN mensajero (ARNm), como las de Pfizer/BioNTech y Moderna, fueron algunas de las primeras vacunas de Covid-19 que recibieron luz verde para su uso. ¿Cómo funciona la tecnología?

La tecnología del ARNm es nueva, pero no desconocida. Se lleva estudiando desde hace un par de décadas.

Tradicionalmente, la mayoría de las vacunas utilizan versiones o componentes debilitados o inactivados del agente patógeno causante de la enfermedad para estimular al sistema inmunitario del organismo a crear anticuerpos. En cambio, las vacunas de ARNm aprovechan el proceso que utilizan las células para fabricar proteínas con el fin de desencadenar una respuesta inmunitaria y crear inmunidad contra el SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19.

La mejor manera de describir el ARNm es como un instructivo para la célula sobre cómo fabricar una parte de la "proteína pico" que es exclusiva del SARS-CoV-2. Dado que sólo se fabrica una parte de la proteína, ésta no causa ningún daño a la persona vacunada, pero es antigénica.

Después de fabricar el trozo de la proteína de pico, la célula descompone la cadena de ARNm y la elimina mediante las enzimas de la célula. La cadena de ARNm nunca entra en el núcleo de la célula ni afecta al material genético.

Una vez que aparece en la superficie de la célula, la proteína o antígeno hace que el sistema inmunitario comience a producir anticuerpos y a activar las células T para combatir lo que cree que es una infección. Estos anticuerpos son específicos del virus del SRAS-CoV-2, lo que significa que el sistema inmunitario está preparado para protegerse de futuras infecciones.

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.