Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

20 años después del genocidio El largo camino hacia la paz en Ruanda

Pueblos sin agua ni electricidad, placas conmemorativas con los nombres de las víctimas, rostros traumatizados: las fotografías de Pia Zanneti muestran sobrevivientes y actores del genocidio en una vida rural en paz, pero donde no todas las heridas han sido sanadas.

El misil dirigido en contra del avión del presidente Juvénal Habyarimana, el 6 de abril de 1994, provocó uno de los genocidios más graves de la historia. Los hutus, mayoritarios, señalaron a los tutsi como responsables del ataque. Durante los 100 días subsiguientes al ataque, los extremistas hutus exterminaron a un millón de personas, la mayoría,
de la etnia tutsi. Una masacre que el mundo miró sin reacción.

Veinte años más tarde, Ruanda aparece como un Estado africano modelo, pacífico, moderno y bien organizado.

La corrupción pudo ser controlada y la tasa de crecimiento alcanza cerca del 8% anual. El sistema de salud es considerado ejemplar, según los parámetros africanos. Las escuelas son gratuitas. El Parlamento nacional detenta el récord mundial de mujeres en sus curules. La capital del país, Kigali, tiene aires de ser el Singapur africano y las arterias principales del país están, todas, pavimentadas.

En los pueblos, ciertas infraestructuras básicas son inexistentes. La oposición denuncia represión y fraudes electorales. Los opositores al régimen desaparecen regularmente y los medios de comunicación son objeto de control y de censura.

Cáritas Sección Suiza pide la reconciliación entre los habitantes de diversas regiones rurales. la suiza Pia Zanetti fotografió esas reuniones con los pobladores locales.

(Todas las imágenes: Pia Zanetti)