Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

En Dikson Avanzada al desierto blanco

Dikson. 650 habitantes. Un frío mortal en invierno y a partir de abril, 23 horas de luz del sol: Estamos en la ciudad más al norte de Rusia, situada en una isla y en tierra firme en el Mar de Kara. El fotógrafo suizo Beat Schweizer nos dirige con su lente al lugar.

“Caminas durante 20 minutos y lo único que ves es nieve. Y una hora después, todo se desvanece en un blanco sin formas, de tal modo que ya no puedes diferenciar entre el suelo y la línea del horizonte”, narra el bernés de 32 años, en conversación con swissinfo.ch.

Sus exploraciones en Dikson, que realizó junto con un escritor y una intérprete, las reúne en un fotoreportaje titulado ‘A punto de congelarse’. El Fotoforum PasquArt, en la ciudad suiza de Biel, presenta su trabajo hasta el 22 de abril próximo, antes de ser dirigido a Vladivostok, en el extremo oriente ruso.

Casi todas las personas que Beat encontró en Dikson están ocupadas en las tareas de mantenimiento de las infraestructuras locales, tales como el pequeño aeropuerto de la ciudad, en el que cada semana aterriza solo un avión.

De este único vuelo proveniente de tierra firme desembarcan raramente visitantes al lugar. El escepticismo inicial que los habitantes de Dikson mostraron al equipo de foráneos se desvaneció en una cálida acogida. De este modo fueron llevados a un departamento libre, para que pudieran alojarse allí durante toda su estadía. El precio: alimentar a los gatos del dueño de la propiedad, que tras romperse una pierna debió ser trasladado al hospital.

“Nos recibieron como si fuésemos hijos perdidos”, indica Schweizer. “Si llega un ruso a un pueblo del cantón de Appenzell, por ejemplo, creo que no sería recibido así”.
(Fotografías: Beat Schweizer, Texto: Nadja Capone y Renat Kuenzi, swissinfo.ch)