Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Exposición Cuando las actitudes se hacen fotografía

Balthasar Burkhard se encontró en el buen lugar en el buen momento. En la década de 1960, Berna tuvo su contracultura, una escena animada que atraía a artistas e ideas radicales. La efervescencia culminó en 1969 con la exposición que se hizo mítica ‘Cuando las actitudes se vuelven forma’ en la Kunsthalle (Museo de Arte) de Berna. Aquella fue también una etapa importante en la carrera de Balthasar Burkhard, que se prolongó por espacio de cinco décadas y a la que el Fotomuseum Winterthur consagra una gran retrospectiva (hasta el 21.05.2018).

Tras aprender el oficio con Kurt Blum, uno de los fotógrafos suizos más importantes de la segunda mitad del siglo XX, Balthasar Burkhard comenzó a frecuentar la bohemia bernesa. Muy pronto formó parte del entorno del famoso curador Harald Szeemann, quien dirigió la Kunsthalle de Berna de 1961 a 1969. Durante estos años, Szeemann captó el espíritu de la época marcado por la contestación radical de la política, la sociedad y el arte. Una mirada propia también de Balthasar Burkhard, estrechamente relacionada con el trabajo de Harald Szeemann.

La Kunsthalle de Berna acogió todas esas ideas radicales, hasta que Harald Szeemann sintió que era hora de romper con las prácticas artísticas establecidas y hacer de una exposición un verdadero manifiesto. ‘Cuando las actitudes se convierten en formas’ marcó el nacimiento oficial del arte conceptual: la idea de que es la actitud, el pensamiento y los procesos lo que cuenta, no necesariamente el trabajo final.

Grandes formatos

Con esta exposición, Szeemann puso en primer plano el papel de comisario de exposiciones: el artista deja la escena en favor de ideas y conceptos.

Atraído por el estilo de Kurt Blum, quien privilegiaba los grandes formatos, y en colaboración con parte de la banda de los artistas conceptuales de la época (especialmente Markus Raetz), Balthasar Burkhard amplía sus fotografías de imágenes aparentemente banales del taller de Raetz sobre grandes piezas de tela. De súbito, la fotografía ya no es un simple medio de documentación, se convierte en arte.

Una fotografía en sepia de Burkhard fue elegida para el afiche de esta mítica exposición, con una paja y un neón en diagonal (una obra colectiva de Burkhard, Szeemann, Raetz y Jean-Frédéric Schnyder). ‘Cuando las actitudes se convierten en forma’ provocó un escándalo que le costó a Szeemann su puesto al tiempo que lanzó su carrera internacional.

Szeemann siguió sembrando el caos creativo en Colonia (‘Happening y Fluxus’, 1970), antes de lanzar la exposición documenta 5 en Kassel (Alemania), donde sus ideas conceptuales alcanzaron su apogeo (1972).

Después de Documenta 5, la escena implosionó y se dispersó por todo el mundo. Cuando Szeemann se convirtió en el creativo director de la Bienal de Venecia en 1980, el arte conceptual ya estaba firmemente anclado en el canon del arte. En ese momento, hasta fue bienvenido en Suiza.

Reinvención en Estados Unidos

En busca de un nuevo aire, Balthasar Burkhard viajó a Estados Unidos a mediados de los 70. Trató de convertirse en actor de cine en Hollywood, sin mucho éxito. Su arte ingresó en los circuitos de las galerías de Chicago y Nueva York.

De regreso en Suiza, Burkhard continúa explorando grandes formatos, experimentando con el cuerpo humano, la arquitectura (en trabajo conjunto con el joven estudio Herzog & De Meuron) y los pasajes aéreos a gran escala.

Fue poco antes de su muerte en 2010 cuando Burkhard decidió romper con el blanco y negro, exponiendo paisajes y flores en color.

Balthasar Burkhard decía que era solamente un fotógrafo, no un artista. Falsa modestia, como es posible constatar en la exposición que presenta ahora el Fotomuseum. Cuidadosamente organizada y dividida entre los dos edificios de la institución, la retrospectiva muestra cómo la experiencia de Burkhard con los diferentes formatos y técnicas fotográficas lo convirtieron en un pionero al elevar la fotografía al rango de arte.

Vuelta al futuro 'Situations'

Paralelamente a la retrospectiva de Balthasar Burkhard, no se pierda la serie ‘Situations’ del Fotomuseum, dedicada a experimentos que desafían los límites de la fotografía. Curada por el diseñador italiano Marco de Mutiis y por la suiza Doris Gassert, ‘Situaciones’ incluye una gama de trabajos que exploran las fronteras inciertas entre tecnología, privacidad, vigilancia y condición poshumana. El espacio de exposición queda transformado en un laboratorio que invita a investigadores y artistas y estimula el diálogo entre las artes y las ciencias.

Fin del recuadro