Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Sirios en el exilio Huyen de la represión de Bachar el-Assad

A dos años del inicio de la primavera árabe, el régimen sirio no ha abdicado y prosigue una feroz represión contra los opositores. Moises Saman, fotógrafo, viajó a ese país y acudió también a los campos de refugiados en Jordania y Turquía.

El 17 de diciembre de 2010, el joven vendedor Mohamed Bouazizi s’immola en el centro de Sidi Bouzid para denunciar una injusticia de la que fue objeto por parte de la policía. Su acto desesperado detona la Revolución del Jazmín tunecina.


Los vientos de protesta inmediatamente ganan el mundo árabe. Después de Ben Ali, el efecto dominó provoca la caída de Mubarak en Egipto, Gaddafi en Libia, Saleh en Yemen. Siria no escapa, pero el régimen de Bashar al-Assad ha resistido desde el 15 de marzo de 2011, centrándose en la estrategia de tierra arrasada. El ejército regular y las milicias pro-Assad Shabiha conducen una sangrienta represión contra los manifestantes, la oposición y los grupos armados.

A finales de noviembre de 2012, el número de víctimas de la violencia mortal había sobrepasado los 40.000, en su mayoría civiles, de acuerdo con el Observatorio sirio de Derechos Humanos (con sede en Londres). En cuanto a los refugiados, siguen llegando por cientos de miles a los países vecinos: Turquía, Líbano, Iraq, Jordania. Se acerca el invierno y el Alto Comisionado para los Refugiados se prepara para ayudar a un total de 500.000 personas a finales de 2012.