Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

No habrá milagros económicos

El sector de la maquinaria tampoco se muestra muy optimista.

(Keystone Archive)

Suiza siente la recesión. Su mercado interno no pudo absorber las pérdidas externas y su moneda, el franco, se mantiene fuerte ante el estrenado euro.

Según los datos de Economiesuisse, la asociación más importante de la economía suiza, cuatro factores darán la pauta global en 2002. La languidez de las exportaciones helvéticas, la disminución de pedidos externos para el sector industrial y el inventario inestable de pedidos existentes.

El comportamiento del sector turístico será de crucial importancia. Los expertos no esperan que pueda recuperar las pérdidas ocasionadas por los actos terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington.

Otros hechos domésticos, como el colapso de Swissair, la masacre en el parlamento local de Zug y la caída de un avión de Crossair, se sumaron al efecto desfavorable para la industria sin chimeneas helvética.

Mirada al mercado nacional

El consumo privado interno podría ser de fundamental importancia para la economía suiza en el presente año 2002.

De las medidas que tomen el Banco Nacional Suizo y los bancos comerciales dependerá el impulso interno. Por otra parte, la conducta fiscal repercutirá también en la liquidez de la economía helvética y en las tasas de interés.

Las previsiones globales para el año 2002 de los bancos suizos más importantes varían poco. Se espera un crecimiento del PIB que oscile entre 1 % y 1,8 %. La tasa de desempleo fluctuaría entre 1,9 % y 2,3 %; tasa muy por debajo del nivel de la Unión Europea. La inflación podría llegar hasta un 1,3 %, según los expertos.

Más complejo y difícil se ve el panorama bursátil. El índice SMI bajó de 8.200 puntos (verano 2000) a 6.200 puntos en la actualidad. ¿Cuánto tiempo durará la depresión en las bolsas de valores? Los expertos cuentan con 22 meses en promedio, hasta que una acción haya recuperado su valor efectivo con respecto a su precio más bajo.

Un estudio del banco 'Credit Suisse' (CS) pone el arte de invertir en perspectiva. Una inversión de 100 francos suizos en acciones adquiridas en 1970 produjo un valor nominal de 1200 francos en 2000; valor que representa una tasa promedio de rendimiento de 8,2 %. Según la experiencia de los últimos treinta años, el inversionista debe aceptar un riesgo de 16,5 %, tanto al alza como a la baja. Lo que cuenta son los nervios y la calma.

Es prudente descartar un nuevo auge bursátil antes del verano de 2003, a no ser que ocurra algún milagro económico. Pero los milagros no son, por supuesto, terrenales, sino divinos.

Erwin Dettling, Zúrich


Enlaces

×