Navigation

No hay razón de pánico

Los tapabocas no serán vistos entre la población helvética. Keystone

En Suiza, el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS) no constituye una amenaza grave.

Este contenido fue publicado el 08 abril 2003 - 20:29

Los médicos indican que la neumonía atípica, originada en China y que ha provocado la muerte a 100 personas en el mundo, no es peor que otros males virales.

El SRAS, como la gripe, no provoca la muerte a todos los afectados. En el 90% de los casos la enfermedad no tiene consecuencias graves.

"No se sabe aún porque ciertas personas no sanan" anota el doctor Giorgio Zanetti, de la división de enfermedades infecciosas del Hospital Universitario del Cantón de Vaud.

"Es posible que las víctimas tengan defensas inmunitarias insuficientes" indica Zanetti, pero advierte que "aún es muy pronto para saber si existe un factor que predisponga" a la dificultad de sanar que presentan 5 de 100 afectados.

En vista de la situación que prevalece en Suiza, Giorgio Zanetti no tiene razones de preocupación significativas. Sin embargo, el desarrollo que podría tomar la epidemia sí le genera preocupación.

"Lo inquietante es que una vez que la enfermedad se implanta en un sitio, es muy difícil de contenerla. Canadá se encuentra en ese punto", menciona el especialista.

A la espera de la vacuna

Cuatro grandes farmaceutitas se encuentran ya en búsqueda de la vacuna: Aventis Pasteur de Francia, Glaxo Smith Kline de Gran Bretaña, además de Merck y Wyeth de Estados Unidos.

En Suiza una pequeña entre los gigantes antes mencionados, Berna Biotech, esta en la batalla por desarrollar la vacuna con el respaldo de 100 años de experiencia en el rubro.

"Por el momento, seguimos la evolución de la situación muy de cerca. Decidiremos en algunas semanas si nos lanzamos a la contienda", indica Patrik Richard, portavoz del laboratorio bernés.

Sin embargo, primero hay que identificar el virus para desarrollar el antídoto, algo que a juicio de Richard podría tomar10 años.

Diagnóstico

Pero el mercado de la vacuna no es el único que ocupa a las multinacionales del sector de los fármacos. La suiza Roche se inclina por el diagnostico y los tratamientos relativos a esta epidemia.

"Una vez que el virus sea identificado podremos desarrollar rápidamente un examen de identificación y si todo va bien, eso nos tomaría unos dos meses", indica Kramer.

En lo que concierne al tratamiento, el proceso será más largo. Kramer estima que la fase de investigación y desarrollo podría durar entre 5 y 8 años. Y su costo sería no menor a los 750 millones de francos.

swissinfo, Marc-André Miserez et Scott Capper
(Traducción: Patricia Islas)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo