Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Nueva campaña por un salario mínimo en Suiza

Comercio al pormenor: lucros altos, salarios bajos.

(Keystone)

La Unión Sindical Suiza (USS) demanda que nadie gane menos de 3.500 francos suizos mensuales, caso en el que se encuentran 1 de cada 10 trabajadores helvéticos.

Y el empresariado suizo opina que deben extenderse a Rumania y Bulgaria los beneficios de la libre circulación de personas.

En Suiza no existe un salario mínimo formal. Sin embargo, según la Universidad de Ciencias Aplicadas de Solothurn, en 2007 Suiza y Luxemburgo fueron los dos países mejor remunerados del Viejo Continente. Pese a ello, las cifras internas son menos halagüeñas.

Este 2008, el 11% de los trabajadores helvéticos percibirán menos de 3.500 francos suizos mensuales, y un 20% ganará menos de 4.000 francos, informó el pasado martes la Unión Sindical Suiza (USS).

Niveles de ingreso con los que difícilmente se cubren las necesidades básicas de un individuo en una de las economías más ricas, pero también más caras del orbe.

De ahí que la USS lance una nueva campaña a favor de que se establezca un salario mínimo de referencia.

Su primera demanda surgió hace una década, entonces por 3.000 francos suizos, una referencia que se ha utilizado para la negociación de múltiples convenios colectivos de trabajo en Suiza.

Esta vez, la USS va más lejos y pide que se fije un salario mínimo de 3.500 francos, si el trabajador tiene preparación técnica; y 4.500 francos, si dispone de formación profesional.

Si es remunerado por hora laborada, solicita que sea pagada a 20 francos suizos como mínimo.

Arma de doble filo

La existencia de salarios mínimos es siempre un arma de doble filo.
Su principal ventaja es traducirse en una herramienta que permita garantizar que ningún trabajador sea explotado.

Sus desventajas: empuja los salarios al alza, lo que con frecuencia provoca desempleo y economía informal en los países que carecen de un seguro de desempleo. Suiza, sobra decirlo, no está en este caso.

De acuerdo con la Oficina Federal de Estadística, el salario mínimo de facto en territorio helvético es de 3.000 francos para actividades como la hotelería o la restauración.

En la industria de fabricación de máquinas y equipo, el promedio salarial es de 3.650 francos suizos, apenas por encima del mínimo que solicita la USS.

Por su parte, en actividades como el transporte y alimentos el ingreso mínimo promedia 3.410 y en la industria del automóvil alcanza los 3.470.

El siguiente peldaño corresponde a la industria de la construcción, cuyos empleados perciben 4.170 francos suizos en promedio.

Para los trabajadores cualificados, los ingresos se hallan entre 15 y 30% por encima de los empleados que sólo cuentan con formación técnica.

La construcción y el sector financiero ofrecen para dicho grupo percepciones de entre 5.000 y 5.250 francos suizos como mínimo.

Libre circulación: Sí

Más de la mitad del empresariado suizo (55%), lo mismo los gigantes que operan o exportan al extranjero que las compañías medianas o pequeñas que abastecen al mercado local, opinan exactamente lo mismo: "Es fundamental para Suiza mantener acuerdos bilaterales con la Unión Europea".

Más aún, 8 de cada 10 grupos están convencidos de que el Acuerdo para la Libre Circulación de Personas será vital para su desarrollo futuro.

La patronal helvética, economiesuisse, dio a conocer el pasado miércoles un sondeo que revela que la iniciativa privada helvética considera a la mano de obra extranjera un camino para su expansión.

El dato se confirma ante la pregunta: ¿Está su empresa de acuerdo en extender los beneficios del actual Acuerdo de Libre Circulación a Rumania y Bulgaria?

El 97% de los encuestados respondió afirmativamente, según economiesuisse.

La muestra que utilizó para su consulta incluye a 100 grupos consultados, entre los que destacan Adecco, Nestlé, Novartis e IBS Suiza, así como asociaciones que aglutinan empresas de todo tamaño como la Asociación de Fabricantes de Papel, la Asociación de Importadores de Automóviles, la Cámara de Comercio del cantón Jura o su homóloga de Ginebra, o la Asociación Suiza de Emprendedores.

¿'Dumping' salarial?

El Acuerdo de Libre Circulación de Personas –integrante de los Acuerdos Bilaterales vigentes entre Suiza y la Unión Europea (UE)- regresa a la mesa de debate en Suiza.

Su extensión a Bulgaria y Rumania será uno de los temas que debata el Parlamento suizo durante la próxima sesión de verano y se tiene previsto un referéndum al respecto para el 2009.

Los temores de la libre circulación de personas están ligados siempre al llamado 'dumping salarial', esto es, abrir puertas para la entrada a trabajadores foráneos dispuestos a ofrecer sus servicios por salarios inferiores a los que se pagan en Suiza, provoque un 'abaratamiento' del mercado laboral.

Para Thomas Daum, director de economiesuisse, ese riesgo existe en la teoría pero no se ha manifestado en la práctica.

Las barreras a la circulación de trabajadores entre Suiza y la UE cayeron en el 2002, y en seis años la inmigración de la mano de obra extranjera se ha dirigido exclusivamente a los nichos en donde la economía helvética requiere trabajadores.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

De los 27 países de la Unión Europea (UE), 17 cuentan con un salario mínimo legal, entre ellos España, Francia, Portugal y Luxemburgo.

En Suiza, la media salarial suma 5.650 francos. Actualmente, uno de cada dos suizos se siente satisfecho o muy satisfecho con su salario.

Suiza y UE firmaron dos generaciones de Acuerdos Bilaterales (en 2000 y 2004) en 16 sectores, de los que el más sensible fue el de Libre Circulación de Personas.

Suiza abrió su frontera a los (entonces) Quince en 2002 (y recibió trato recíproco) y extendió los beneficios a los 10 nuevos miembros de la UE en 2005.

La entrada de Rumania y Bulgaria a la UE exige una nueva prórroga del Acuerdo de Libre Circulación de Personas. El Parlamento suizo votará en 2008, la población en 2009.

Fin del recuadro

Roche factura menos

Sus finanzas perdieron ritmo durante el primer trimestre del 2008.

Este jueves (17.04), la farmacéutica helvética anunció que si bien sus ventas sumaron 10.900 millones de francos suizos durante ese lapso, el monto resulta 4% inferior al registrado entre enero y marzo del 2007.

La explicación: una caída en las ventas de Tamiflú, uno de sus productos estrella y único antiviral reconocido por la Organización Mundial de la Salud como capaz de frenar una eventual pandemia de gripe aviar en humanos.

Si se aísla el 'efecto Tamiflú', entonces las ventas crecieron 9% durante el trimestre analizado. El tipo de cambio fue otro factor que no favoreció a Roche.

Fin del recuadro

Roche compra Piramed

Roche anunció el 15 de abril la adquisición de la biotecnológica británica Piramed por 175 millones de francos suizos, empresa especializada en investigación contra el cáncer y enfermedades inflamatorias.

El principal logro de los laboratorios de Piramed –fundados en 2003- es el desarrollo de una pequeña molécula terapéutica y de una enzima que ayuda a frenar los avances del cáncer.

Fin del recuadro


Enlaces

×