Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Nuevo pasaporte suizo

La ciudadanía suiza tendrá un pasaporte con mejores mecanismos de seguridad.

El nuevo documento entrará en vigor el 1 de enero del 2003; será más pequeño, conservará el color rojo y la cruz blanca, y contendrá información codificada.

El moderno pasaporte helvético, presentado este lunes por la ministra de Justicia y Policía, Ruth Metzler, en Berna, sustituirá al que, con formato de libreta clásica, rige desde 1985.

En las 40 páginas de que constará el documento estará representado cada uno de los 26 cantones que integran la Confederación Helvética. Además, tendrá un tamaño similar al empleado por los países de la Unión Europea, con una página de datos personales codificada y una fotografía aplicada por 'scanner'.

La decisión de modificar el pasaporte de los ciudadanos suizos obedece, en primer término, a la intención de aplicar los últimos avances tecnológicos en materia de seguridad.

La idea coincide también con la posición de Washington que exige un documento de identidad capaz de ser leído electrónicamente en los aeropuertos, criterio que gana primacía desde los atentados terroristas del 11 de septiembre en Nueva York y Washington.

Empero, el pasaporte helvético no incluye las barras codificadas biométricas que Estados Unidos pretende, porque la introducción de esos mecanismos contravendría la legislación suiza, según explicó la ministra de Justicia.

Suiza es el único de 29 países cuyos pasaportes no necesitan los códigos de barras exigidos por el programa de visas de Estados Unidos (US Visa Waiver Programme, VWP). Este aspecto podría cambiar si el Senado estadounidense se sumara al reclamo de la Cámara de Representantes de aceptar sólo pasaportes con códigos de barras biométricos.

Esos mecanismos suelen contener información codificada sobre las características físicas del portador del documento, incluyendo un mapa de su iris, detalle de seguridad que no permitiría falsificaciones.

Particularidades

El nuevo pasaporte helvético no perderá su clásico aspecto destacado por la cruz blanca - aunque más pequeño y en relieve -, sobre un fondo rojo, diseño nacido en 1959 y ratificado en 1985. La fotografía no será pegada, sino transmitida electrónicamente por 'scanner', conforme a las normas de seguridad facilitadas por la tecnología de punta.

A diferencia de la práctica actual, será extendido individualmente, incluyendo a los niños y adolescentes; de manera que éstos dejarán de figurar en los documentos de viaje de los padres. Por supuesto, la foto y los datos personales tendrán que ser actualizados en forma permanente, en el caso de los menores de edad.

Otro aspecto importante es que la extensión de los pasaportes dejará de ser cantonal y será centralizada. Este hecho permitirá ciertamente que el precio del documento sea uniforme, pero incidiría en el tiempo que demande el trámite correspondiente, sobre todo para los suizos del extranjero.

Según el Ministerio de Relaciones Exteriores demandaría 30 días, pero la institución recomienda presentar la solicitud correspondiente con dos meses de antelación.

Periodo de transición

El viejo pasaporte dejará de emitirse desde el 1 de enero del 2003, pero tendrá vigencia durante los próximos cuatro años, plazo de transición en el que los suizos podrán cambiarlo por el moderno documento de viaje.

Por lo demás, cabe recordar que el primer pasaporte suizo era de color verde y data de 1915. En 1932 fue remplazado por otro de color café y más tarde, en 1959, por el formato actual, ratificado en 1985.

swissinfo


Enlaces

×