Navigation

Skiplink navigation

Nuevos horizontes de negocios con Brasil

Suiza importa un buen porcentaje de productos agrícolas brasileños. Keystone

Estrechar los lazos comerciales con el país sudamericano es una de las prioridades que se fijó el Departamento Federal de Economía de Suiza para 2007.

Este contenido fue publicado el 17 enero 2007 - 13:05

188 millones de habitantes y la creciente demanda de productos químicos y farmacéuticos por parte de Brasil, son la clave de la nueva relación.

El futuro económico de Suiza está fuera de sus fronteras, una realidad que conocen sobradamente gobierno, empresas y consumidores en general.

Sin embargo, aunque poderoso, el sector exportador helvético se halla aún muy concentrado en sólo dos mercados, a los que vende el 80% de lo que exporta.

La Unión Europea (UE), con un 65%, que le permite a Suiza ingresar divisas por 100.000 millones de francos suizos al año; y Norteamérica (Canadá y Estados Unidos), con otro 15%, equivalente a ingresos por unos 20.000 millones de francos anuales.

De ahí que este 2007 la prioridad sea mirar otros horizontes, como lo hizo saber la Ministra de Economía, Doris Leuthard hace unos días (08.01), al anunciar que el principal objetivo del comercio exterior este año será estrechar lazos con el llamado "BRIC".

Un grupo de gigantes económicos emergentes constituido por Brasil, Rusia, India y China, quienes actualmente concentran el 40% de la población mundial, lo que les conferirá el privilegio de marcar la pauta a la economía global durante el siglo XXI.

¿Cuál es el interés especial que despierta Brasil para Suiza?

Relación Brasil-Suiza

Visto desde la realidad de las cifras, Brasil tiene aún muy poca presencia para los helvéticos.

Concretamente, durante el año 2006 las empresas suizas le importaron a los brasileños productos por unos 650 millones de francos suizos; y realizaron exportaciones por poco más de 1.200 millones de francos.

Es decir, grosso modo, Brasil significa menos del 1% de las exportaciones helvéticas, razón por la cual se ha fijado conseguir nuevos clientes en el país sudamericano.

Lo que más vende Suiza a Brasil son productos químicos (35% de las exportaciones), en segundo término maquinaria (24%), productos farmacéuticos (20%), y el resto son productos diversos.

Con respecto a las importaciones, Suiza la compara a Brasil frutos y legumbres (52%), aluminio (21%), productos químicos (8%), vehículos (6%) y el resto son productos varios.

Por otra parte, hasta el cierre del 2006 Suiza había realizado inversiones del orden de los 4.830 millones de francos suizos en territorio brasileño a través filiales de empresas como Nestlé, Novartis, Roche, ABB o Holcim, compañías que junto con muchas otras también de origen helvético dan trabajo a unos 89.260 brasileños cada año, lo que ubica a Suiza –según datos del Banco Central del Brasil- entre los cinco primeros inversionistas extranjeros, junto con Holanda, Estados Unidos, España y Alemania.

Y los negocios "verdes"

La naciente relación económica Suiza-Brasil tiene también otras vertientes.

Actualmente están en marcha acuerdos de preferencias tarifarias (en el marco del sistema generalizado de preferencias que busca facilitar el comercio exterior); así como el llamado Centro de Producción de Limpieza, iniciado en el año 2000 en San Pablo y financiado por la Seco (180 millones de francos), para la promoción de negocios ecológicos.

En este mismo ámbito, Suiza decidió subvencionar durante dos años consecutivos (2003 y 2004), vía la Seco, al Instituto Brasileño de la Educación en Negocios Sustentables (IBENS) para el desarrollo de investigación y asesoría a las empresas.

Asimismo, Suiza financia parcialmente desde 2003 el programa "Bio Trade", con 2.500 millones de francos dedicado a proteger la biodiversidad de las selvas y multiplicar la explotación de las maderas, sin daño al medio ambiente.

Y el gobierno helvético ha financiado también en 2005 y 2006 proyectos ligados al desarrollo de la nanotecnología, productos médicos y tecnologías para la preservación del medio ambiente.

Este es otro de los ámbitos que augura nuevas relaciones entre los dos países.

La realidad brasileña

¿Por qué apostarle a Brasil ahora?

Actualmente, junto a México y Argentina, es una de las tres economías más potentes de la región Latinoamericana.

Con un mercado de 188 millones de habitantes, se prevé que crecerá a una tasa del 5% anual durante los próximos cinco años, según estimaciones del gobierno del presidente Luiz Inacio Lula Da Silva, validadas por los analistas económicos de ese país.

En los cinco años pasados, el Producto Interno Bruto (PIB) brasileño avanzó sólo 3% anual, según cifras del Centro de Estudios Latinoamericanos (CESLA), nivel que resulta "dinámico" para el Viejo Continente, pero insuficiente para dar respuesta a las necesidades de una región en la que los jóvenes constituyen la mayor parte de la población y requieren oportunidades.

Brasil necesita nuevos negocios, capitales foráneos y la llegada de productos que faciliten su desarrollo. Suiza le es complementaria en más de un sentido.

La producción de soja está cada vez más desarrollada en Brasil, y el consumo de este producto es creciente en Suiza. Otras fortalezas brasileñas son la producción de hierro, el ensamblaje de automóviles, aviones y la riqueza petrolera.

A cambio, habrán de comprarle cada vez más a suiza componentes electrónicos, más los ya tradicionales productos químicos y farmacéuticos.

Brasil en el BRIC

El interés que hoy despierta Brasil para los helvéticos debe inscribirse siempre en el marco del grupo de economías emergentes BRIC, en el que comparte la palestra con chinos, indios y rusos.

China está a la cabeza del grupo, con una tasa de crecimiento anual promedio del 8% anual; seguida por India y Rusia, con un 6% cada una de ellas; y después Brasil con un promedio de crecimiento del PIB del 3% anual.

Las exportaciones suizas a estos cuatro países representan exclusivamente el 5,3% de las ventas que las empresas helvéticas colocan en el exterior, un porcentaje bajo aún, pero que avanza con dinamismo, ya que creció 67% con respecto a los niveles observados en 1995.

En el reverso de la moneda, sólo 3,3% de las importaciones que realiza Suiza cada año provienen de estos países, según datos de la Seco al cierre del 2006, contra el 2,4% que se registraba en 1995.

Y para pasar de la teoría a los hechos, la ministra Doris Leuthard ya tiene previstas dos misiones de promoción económica para el 2007, una hacia China, y la otra hacia Brasil, de la que espera conseguir que el comercio entre las dos naciones crezca al menos 20% durante los próximos tres años.

swissinfo/Andrea Ornelas

Contexto

Brasil, uno de los cuatro mercados comerciales más atractivos para Suiza en 2007, tiene un territorio de 8,5 millones de km2, y es gobernado por Luiz Inacio Lula da Silva.

Para estrechar sus lazos con Suiza, Brasil decidió prepagarle en 2006 una deuda por el equivalente a 49 millones de francos, inscritos en el cuadro de los pasivos que el país sudamericano tenía con el Club de París.

Suiza y Brasil tienen en marcha un Acuerdo para la Promoción y la Protección de Inversiones (1994), la Declaración de Intención para un Acuerdo para evitar la Doble Imposición (1995), y una Declaración de Cooperación Económica (2002).

End of insertion

Datos clave

El PIB por habitante en Brasil es de 3.284 dólares, ocho veces menor que en suiza.

La esperanza de vida de los brasileños es de 70,5 años, una década menos que los suizos.

En Brasil, constituir una empresa toma 155 días, según la OCDE.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo