Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Pérdidas en el agro por 100 millones de francos

Las inundaciones obligaron a aumentar las importaciones.

(Keystone)

El mes de marzo fue uno de los más húmedos en los últimos cien años en Suiza. Se abatieron lluvias extraordinarias y las inundaciones destruyeron la cuarta parte de la producción agraria.

Las precipitaciones afectaron principalmente los cantones de Berna, Vaud y Argovia, donde se cosecha la mayor parte de las hortalizas de la temporada.

La Federación Suiza de Productores de Hortalizas (VSGP) reporta la pérdida total de unos tres meses de producción agrícola en las regiones afectadas.

Expertos opinan que las lluvias excesivas no solamente impidieron la germinación de las plantaciones sino que el agua afectó también la fertilidad de los suelos.

El exceso de agua destruye microorganismos y crea las condiciones para enfermedades bacteriológicas como el oidio (Mehltau) y ahora, tras las pérdidas sufridas, los productores buscan formas más eficientes para protegerse contra las inclemencias del clima.

Entre tales medidas, los labriegos contemplan la introducción masiva de invernaderos que permitan efectuar cultivos al margen de los efectos climatológicos.

Hortalizas ahogadas, mercados nuevos

Otro de las consecuencias de la destrucción de parte de la cosecha es la necesidad de importar en forma masiva verduras, papas y otros productos, lo que acentúa aún más el balance negativo en el comercio del sector agrario.

Suiza importa vegetales y frutas por más de 5.000 millones de francos anuales y el 70 por ciento de esos productos procede de la Unión Europea (UE).

Es de hacer notar que el hecho de que Suiza esté convertida en una isla de precios altos en el sector agropecuario europeo, impide la exportación masiva de productos hacia países de la UE.

La venta del agro suizo llega sólo a unos 2.000 millones de francos por año e incluye hortalizas, quesos y carnes.

Las cosas podrían mejorar en los próximos años cuando entren en vigor los tratados bilaterales que negoció Suiza con la UE el año pasado. La producción agraria Suiza podrá penetrar entonces los mercados comunitarios en condiciones más parejas.

El acuerdo agrario entre Suiza y la UE prevé la total eliminación de aranceles para una serie de productos (tomates, fresas, naranjas). El acuerdo, sin embargo, mantiene cláusulas proteccionistas para cosechas helvéticas de temporada.

En el futuro, Suiza podrá exportar papas, manzanas, peras, cerezas y otros productos a la UE sin pagar aranceles. Bajo el nuevo régimen del tratado bilateral se armonizarán también las leyes en el ámbito veterinario con los países comunitarios y se respetarán los certificados de origen para vinos y licores.

Por años Suiza ha tratado de reposicionar su sector agropecuario, altamente subsidiado en el nuevo entorno europeo. Se incentiva la producción biológica, tanto de vegetales y frutas como de carnes y quesos.

Aprovechando las nuevas posibilidades que ofrece la UE, Suiza podrá mejorar su posición en el mercado liberalizado, siempre y cuando sus productos resistan la feroz competencia de precios que rige en la agricultura comunitaria.

Erwin Dettling, Zúrich


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×