Navigation

“Nosotros fuimos acogidos y ahora debemos acoger”

El padre Antonio Grasso dirige la Misión Católica Italiana de Berna desde el año 2015 y es el artífice de varias iniciativas en favor de los refugiados en Suiza. Gracias a su carisma y empeño, ha logrado aportar sangre nueva a la institución creada hace 90 años.

Este contenido fue publicado el 29 marzo 2017 - 11:00

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.