Navigation

Fitch reduce calificación de riesgo de Panamá tras impacto de la covid

Este contenido fue publicado el 04 febrero 2021 - 20:57

Panamá, 4 feb (EFE).- La calificadora Fitch Ratings examinó a la baja, con óptica negativa, la calificación de riesgo de Panamá de BBB a BBB-, sustentándose en el efecto negativo de la pandemia de la covid-19 sobre la economía nacional y las finanzas públicas, pero manteniendo el grado de inversión.

El Ministerio de Economía y Finanzas de Panamá (MEF) reconoció este jueves que si bien la rebaja en la calificación "afecta" al país, no altera el grado de inversión que conserva.

Fitch indica que el grado de inversión de Panamá "se encuentra respaldado por su alto ingreso per cápita, producto de un historial de desempeño macroeconómico sólido y estable que explota una ubicación y un activo estratégicos (el Canal de Panamá)", indicó en un pronunciamiento el MEF.

La acción de Fitch sigue a una rebaja en la calificación por parte de S&P Global Ratings de BBB+ a BBB de noviembre pasado y al cambio a perspectiva negativa por parte de Moody's Investors Service en octubre, que otorga a Panamá una calificación Baa1, según publicó el diario local La Prensa.

La perspectiva negativa de la calificación refleja los riesgos sobre la trayectoria de la deuda pública que en 2020 cerró en 36.959,9 millones, y dudas sobre el cumplimiento de consolidación fiscal o la reducción de déficits contemplada en la Ley de Responsabilidad Social Fiscal, señala el rotativo citando el informe de la calificadora.

Es así que, de acuerdo con la agencia, el debilitamiento de las finanzas públicas producto del impacto económico causado por la pandemia ha recrudecido las debilidades fiscales que existían antes de 2020.

Sostiene además que el impacto de la pandemia de la covid-19 provocó una inusitada contracción de 17,7 % del producto interno bruto (PIB) y de los ingresos del gobierno, que llevó a un aumento significativo en la deuda pública.

Sin embargo, pese a la rebaja en la calificación, Fitch reconoce que el país centroamericano ha demostrado tener la capacidad para financiarse en buenas condiciones.

El ministro panameño de Economía y Finanzas, Héctor Alexander, dijo que ya en 2019 el país atravesó una difícil situación de las finanzas públicas y la actividad económica, a lo que sumó la crisis de la covid en 2020, por lo cual, aseguró, "no hay duda que enfrentamos un reto enorme como país".

Alexander recordó en ese sentido que el Gobierno obtuvo recursos adicionales presupuestados originalmente en los mercados financieros para atender la crisis originada por la pandemia, pero que se requerirán "nuevas medidas" para seguir atendiendo la situación de la salud, el apoyo a los más afectados y el impulso a la actividad económica.

En cuanto a las proyecciones para el 2021, el MEF destacó que Fitch espera que Panamá experimente una recuperación económica con un crecimiento real de 9,2 %, impulsado por la apertura económica, proyectos de inversión pública como la construcción de la Línea 3 del Metro, las exportaciones de la mina de cobre y la recuperación del consumo interno.

La calificadora espera que esta tendencia al crecimiento se sostenga para 2022.

Panamá busca mantener un equilibrio entre las prioridades sociales y sanitarias con la economía, hundida por la pandemia: el desempleo hasta octubre de 2020 subió al 18,5 %, la tasa más alta en dos décadas, y el PIB cayó un 20,4 % entre enero y septiembre.

Para ello estableció restricciones a la movilidad y cuarentenas para contener el avance de la pandemia, que deja 5.366 defunciones por la covid y 323.382 contagios, pero que ha flexibilizado para permitir la reapertura de actividades económicas. EFE

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.