Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Paraíso suizo "Los festivales son rituales con música"



Open Air de San Gall, uno de los festivales consagrados de Suiza.

Open Air de San Gall, uno de los festivales consagrados de Suiza.

(Keystone)

Suiza es la Meca para quienes disfrutan de los festivales de música al aire libre. La música debe gustar, pero lo más importante es que el público asiste a una fiesta con carácter de ritual unificador, sostiene el musicólogo Jodok Kobelt.

“Muchas personas ya no viajan en sus vacaciones de verano y prefieren ir a los conciertos al aire libre (Open Air). Los festivales de este género se han convertido en una especie de sala de estar prolongada, donde la gente que acude a esa gran fiesta puede realizar sus sueños de un mundo más amistoso”, refiere Jodok Kobelt a swissinfo.ch.

Mientras desempeñó la tarea de redactor y presentador de música, Kobelt y el autobús de transmisión de radio DRS 3 fueron compañía permanente de los festivales suizos entre 1983 y 1999.

Como consecuencia del auge en el sector, a los Open-Air “clásicos”  (ver recuadro) se fueron añadiendo nuevos festivales que han surgido como hongos en los últimos años.

Ver todo el panorama es difícil incluso para una persona enterada como

Christoph Huber. “Suiza cuenta fácilmente unos 300 festivales”, dice a swissinfo.ch. el organizador del Festival al Aire Libre de San Gallen y del Summerdays Festival en Arbona.

En el rubro grandes festivales con renombre europeo, ningún otro país tiene una densidad similar a la de Suiza, precisa Huber, quien también es secretario general de Yourope,  Asociación Europea de Organizadores de Festivales.

Good-Mood-Soundtrack 

“Pasar buenos momentos con amigos y compañeros de trabajo, conocer a otras personas, comer y beber juntos, mojarse los pies y la ropa si el tiempo acompaña y, por supuesto, una enorme porción de música”: así describe Jodok Kobelt el sentimiento especial de un festival.

El centro de atención no está en las novedades musicales, sino en el deleite general de la música. De ahí que Kobelt vea los grandes festivales algo desprendidos del aspecto estrictamente musical y prefiera hablar de “rituales con acompañamiento musical. El papel de quien está en cartelera no es realmente determinante”. Para los asistentes al festival es suficiente saber que la música es buena, porque así lo asegura el organizador.

Como un indicio de ello, Kobelt cita el hecho de que las entradas para los grandes festivales se agotan poco tiempo después de haberse iniciado la venta.  “Ya es parte del ritual regalar en Navidad los denominados Early-Bird-Pässe, aún sin saber con certeza quien está en el programa”.

Festival-Mainstream

Kobelt sigue reconociendo una “separación” entre los grandes festivales:

“En los de San Gallen y del Gurten domina el rock y hay novedades de la escena india. El Paléo Nyon combina artistas exitosos, música del mundo (Worldmusic) y sorpresas francófonas. El hip hop está presente en el de Frauenfeld; en el de Montreux están el jazz intimista, R&B, música del mundo y algunos descubrimientos; mientras que en el de Greenfeld resuena el rock fuerte y estridente.

La extendida pretensión de ofrecer al público un programa exclusivo se ha perdido un poco entre los organizadores, observa Kobelt, responsable del blog sobre música del mundo globalsounds.info.  

La estrella de rock estadounidense Lenny Kravitz ocupa cuatro cabezas de cartelera en los festivales de verano 2012 en Suiza; concretamente en los de Gurten de Berna y en Moon y Stars de Locarno.

Esta presencia múltiple no es casual, según Kobelt. “Por un lado, Kravitz es un absoluto ‘monstruo del escenario’ y forma parte de los músicos que siempre están en gira dando conciertos”. Por otro, la versatilidad del cantante y guitarrista hacen que encaje en festivales de todos los moldes; “a veces interpreta en los suaves y, otras, en los más estridentes”.

Todos quieren un pedazo del pastel

Christoph Huber habla de un mercado de festivales que en los últimos 20 años ha cambiado completamente. “Hay que preguntarse si tiene sentido realizar un festival cada semana en un perímetro de 20 a 30 kilómetros”, lanza para la reflexión.

En su opinión, esa elevada densidad dificulta a los organizadores dar un perfil a su festival. Con 36 años de recorrido, el Open Air de San Gall pertenece a los tradicionales en el país. “Pero reinventamos cada año”, señala Huber. En ese concepto se incluyen los efectos electrónicos (Electro Acts) en el escenario principal, varios grupos musicales prometedores y el material gráfico (artwork) creado por diseñadores jóvenes. “De esa manera queremos atraer a un público joven y nuevo”, sostiene.

Cifras enormes

Huber niega rotundamente que los festivales en Suiza paguen los honorarios más altos. Las estrellas ganan más en Gran Bretaña, Holanda, los países escandinavos y Alemania, porque los mercados son más grandes. “Por ejemplo en Gran Bretaña hay muchos festivales que cobran 200 a 250 libras esterlinas por entrada”, precisa Huber. En vez de esos 300 a 370 francos equivalentes, la entrada en Suiza cuesta, por regla general, 200 francos.

Los grandes festivales destinan presupuestos millonarios. “Sin embargo, no se amasa una fortuna. Claro que el organizador o el vendedor en un puesto ganan algo. Pero tras comparar con los gastos hechos no queda bastante, ni siquiera en los grandes festivales”, relativiza Jodok Kobelt.

Huber ve la situación así: “Los últimos años fueron muy satisfactorios, pero en los tres recientes sufrimos una gran pérdida a causa de 6.000 entradas menos”.

Los organizadores de festivales necesitan resistencia y, sobre todo, estabilidad financiera para superar esos reveses, sostiene Huber.

“Sin patrocinio no habría grandes festivales”, coinciden Huber y Kobelt. Sus contribuciones ayudan a reducir los altos costos fijos. El 20% del presupuesto asignado al de San Gallen es cubierto por patrocinadores.

La presencia de éstos, dice Huber, tiene sentido en la medida en que ofrecen un servicio al público, por ejemplo con cajeros automáticos o estaciones para recargar teléfonos portátiles.

A Jodok Kobelt ya se lo ve apenas en festivales, sean estos de escenarios gigantes o menores de ambiente familiar. “En la (radio) DRS3 escuchaba y veía unos 300 grupos musicales por año. Eso era totalmente agotador”.

La sección Worldmusic constituye la excepción. “Ahora voy únicamente a festivales y conciertos del ámbito música del mundo”, afirma Kobelt. Por supuesto que además de ir como espectador lo hace como periodista que entrevista a músicos de todas las culturas.

Algunos precios:

Paléo: 325 francos (entrada de seis días). Greenfeld: 198 francos (tres días). Gurten: 200 (4 días).

El festival de Jazz de Montreux corresponde a la clase superior donde se paga 1.500 francos por las dos semanas (precios sin descuentos).

En los últimos años han surgido en las ciudades varios festivales que también atraen a un público numeroso. Entre ellos en Zúrich, Lucerna o Locarno.

El lucrativo negocio de los conciertos al aire libre (Open Air), incluidos los provechosos conciertos en estadios, es muy importante para las estrellas, dada la caída sustancial de sus ingresos por la venta de discos compactos CD.

Fin del recuadro

Los más grandes

Suiza ocupa la vanguardia con unos 300 eventos musicales en la disciplina de conciertos al aire libre (Open Air). La estación festivalera se extiende desde  mediados de junio hasta casi mediados de agosto.

El gigante de la rama es el Paléo Festival, con cerca de 230.000 espectadores que desde mediados de julio van a pasar seis días en Nyon. Es el mayor evento cultural de Suiza.

El Montreux Jazz Festival anunció 240.000 espectadores en el 2011, pero las actuaciones al aire libre están reservadas allí solo para grupos de segundo rango.

Entre los grandes figuran igualmente los de Frauenfeld (2011: 145.000 espectadores), San Gallen (150.000), Gampel de Oberwallis (85.000) y el Festival Gurten de Berna (72.000). El de Greenfeld, en Interlaken, es el menor entre los “grandes” con apenas 26.000 espectadores.

Fin del recuadro


Traducción, Juan Espinoza, swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×