Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Para obtener un Nobel: suerte y persistencia

Rolf Zinkernagel, profesor suizo de la Universidad de Zúrich, Premio Nobel de Medicina 1996.

(Keystone Archive)

Cuando la próxima semana se anuncien los premios Nobel, los galardonados gozarán de forma inmediata de fama internacional. El profesor Rolf Zinkernagel, de la Universidad de Zúrich, lo vivió. Hace cinco años obtuvo la prestigiosa distinción en el campo de la medicina.

"En la percepción del público (la obtención del Nobel) te hace una persona diferente", destaca el especialista, quien desde hace 22 años trabaja en el Instituto de Inmunología Experimental de la Universidad de Zúrich.

"Eso te abre nuevas posibilidades para hablar acerca de la ciencia y para comunicar cualidades especiales de la ciencia a una mayor audiencia. Te conviertes en una figura pública y la gente está más inclinada a escucharte. Por ejemplo, yo tuve la oportunidad de escribir en el periódico más popular de Suiza, el Blick", añadió.

Zinkernagel fue premiado por sus investigaciones en inmunología, efectuadas junto con el australiano Peter Doherty, entre 1973 y 1975. Ambos científicos descubrieron la forma como los sistemas inmunitarios del cuerpo reconocen las células infectadas con virus.

Resultados inesperados

En los últimos 25 años, las investigaciones científicas han transformado nuestra comprensión en torno al desarrollo y funcionamiento del sistema inmunológico.

El gran descubrimiento se produjo casi de forma accidental, destaca Zinkernagel a swissinfo. "Doherty y yo mismo planeamos ese experimento por razones enteramente diferentes. Teníamos una idea particular que queríamos comprobar".

"Durante la prueba, nos vimos confrontados con dos tipos de datos, los cuales no tenían realmente nada qué ver con las ideas establecidas acerca de la interacción de las células inmunizadas con las células del cuerpo infectadas por virus. Era tan inesperado que era claro que, por suerte, algo fundamental había caído en nuestras manos".

Para Zinkernagel la suerte y la perseverancia forman parte de la ecuación que hace a un científico obtener un premio Nobel.

Vacunas más efectivas

"En general, pienso que no tenemos la agudeza suficiente para hacer las preguntas verdaderamente importantes y con mucha frecuencia es una observación de suerte la que lanza el balón pocas yardas más lejos".

Un cuarto de siglo después de los hallazgos de Zinkernagel y Doherty,

científicos de diversas partes del mundo tratan de emplear el descubrimiento en sus investigaciones en torno a vacunas más afectivas.

"Tratamos de saber de qué manera exacta las células avanzan y como inician una respuesta inmunológica".

"Si lo logramos, será posible, por ejemplo, usar esos conocimientos para provocar respuestas inmunológicas contra tumores tales como carcinomas o sarcomas o para mejorar las vacunas. Esas simples reglas son relativamente poco conocidas", concluyó Zinkernagel.

Vincent Landon


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes