Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Perlas desconocidas de la industria Sylvac, alta precisión de fabricación suiza

 El directo de Sylvac posa delante de su empresa

Eric Schnyder, director de Sylvac, una pyme familiar que festeja 50 años de existencia en 2019.

(swissinfo.ch)

La industria suiza debe gran parte de su éxito a los millares de pymes que exportan al mundo sus productos, instrumentos y maquinarias de alta precisión. Sylvac, mundialmente reconocida por su producción de herramientas de medición digital, es un buen ejemplo de ello.

Eric Schnyder es un jefe orgulloso de lo que hace y no lo oculta. Sentado frente a los inmensos ventanales de su ultramoderna fábrica, inaugurada en 2014 en Malleray-Bévilard (cantón de Berna), el director general de Sylvac se dice encantado con el crecimiento que registra su empresa de unos años a la fecha. "Nuestra facturación ha aumentado casi un 30% desde 2015, alcanzando los 30 millones de francos y nuestro objetivo de crecimiento era de sólo 2% [anual] en el largo plazo”, afirma.

Sylvac exporta más del 85% de su producción, principalmente a Alemania, pero también tiene buena presencia en China y Estados Unidos. Aunque solo tiene entre 3 y 4% del mercado de los instrumentos de medición –la firma líder en el sector es la japonesa MitutoyoEnlace externo, con un 50% del mercado mundial–, la pyme helvética es mundialmente reconocida por sus calibradores digitales con dos extremidades, cuya versión de mayor talla está inscrita incluso en el libro Guiness de los récords.

Mezcla de mecánica, electrónica y metrología, los productos de Sylvac son capaces de medir tanto el tamaño de un tornillo implantado en un hueso humano, como el diámetro de una rondana de un mecanismo relojero o incluso el grado de descenso de las alas de un avión.

En Sylvac, la precisión es una cualidad demostrada. Las herramientas que salen de la fábrica de Malleray-Bévilard son capaces de medir hasta una centésima de micra, una dimensión 7 000 veces más fina que el diámetro de un cabello.

La precisión, ADN de Suiza

“En nuestra región, la precisión está grabada en lo más profundo de los genes y se transmite de generación en generación”, destaca Eric Schnyder. Un conocimiento que se suma a una ética del trabajo protestante que hizo del Jura bernés –la región francófona minoritaria del cantón de Berna– un lugar destacado en la producción microtécnica punta a nivel mundial.

"No podemos estar concentrados toda la jornada en piezas minúsculas y mantener la apertura en todos los ámbitos"

Eric Schnyder, director de Sylvac

Fin de la cita

Seriedad, respeto, fiabilidad, flexibilidad, capacidad de reacción, atención al cliente escucha y compromiso son los valores cardinales de Sylvac. “Son cualidades que nos permiten destacar con respecto a la competencia internacional. Especialmente considerando que el servicio que nuestros productos ofrecen reviste cada vez más importancia”, dice el director general.

En contrapartida, hay cierta desconfianza con respecto a todo lo que viene del exterior. “No podemos estar concentrados toda la jornada en piezas minúsculas y mantener la apertura en todos los ámbitos”, explica Eric Schnyder.

Como resultado de experiencias negativas previas, la dirección de la empresa decidió detener la contratación de trabajadores fronterizos franceses. “Las diferencias culturales son demasiado importantes. Aquí, la gente es silenciosa y no aprecia especialmente a quienes hablan de más, o que no son capaces de mantener su palabra”, dice el empresario.

Orgullo y gratitud

No obstante, entre los empleados, especialmente entre las operadoras que trabajan en el taller de ensamblaje, hay numerosas personas con apellidos de origen italiano, portugués o español. Todos son habitantes de este valle desde hace mucho tiempo y conocen a la perfección los usos y costumbres regionales.

“Nos sentimos muy orgullosos de trabajar para una empresa que exporta al mundo productos con la etiqueta ‘hecho en Suiza’. Las condiciones de trabajo son excelentes y los directivos son amables”, dice Silvia*, una treintañera de origen portugués que se considera perfectamente integrada a la compañía.

 Una mujer trabajando en un taller de montaje de instrumentos de medición

En los talleres de montaje, tienen presencia mayoritaria las empleadas originarias del sur de Europa.

(swissinfo.ch)

En Sylvac, el salario mínimo es de 3 800 francos mensuales, como lo preconiza el convenio colectivo de trabajo (CCT) de este sector. La pyme emplea a 130 personas en Suiza en sus instalaciones de Malleray-Bévilard y de Crissier, en el cantón de Vaud, a las que se suman unos 40 empleados dedicados exclusivamente a las ventas a China, Tailandia e India.

La innovación como credo

La firma Sylvac pertenece integralmente a tres familias de accionistas y no busca niveles de rentabilidad elevados, lo que le permite destinar entre el 10 y el 12% de su facturación anual a la investigación y desarrollo de nuevos productos. “Es mucho para una empresa de nuestro tamaño”, señala Schnyder.

El patrón de Sylvac tiene grandes expectativas en la transformación digital que está en curso, la llamada la cuarta revolución industrial. Desde su perspectiva, la inteligencia artificial y las nuevas técnicas de tratamiento de imagen permitirán eliminar numerosas tareas repetitivas que hoy realizan los seres humanos, así como tareas administrativas.

"Con la creciente automatización en la producción, un cúmulo importante de tareas industriales podrán relocalizarse de nuevo en Suiza"

Eric Schnyder, director de Sylvac

Fin de la cita

“Esto necesitará algunos años más, pero realmente pienso que habrá grandes oportunidades para la industria suiza, ya que hoy debe luchar contra los elevados costos de producción nacionales. Con una automatización creciente en la producción, un cúmulo importante de tareas industriales podrán traerse de nuevo a territorio suizo, donde gozamos de un ecosistema empresarial extraordinariamente favorable”, estima.

¿Una crisis en puerta?

Pese a la robustez actual de la industria helvética y sus buenas perspectivas, en Sylvac nadie canta victoria. Tienen los pies bien puestos sobre la tierra. Los altibajos coyunturales son parte de la vida de una empresa y la crisis de 2009 (que provocó una caída del 52% en la facturación de la compañía) aún está firmemente grabada en la memoria de la gente.

“Durante los últimos 10 años, dejando de lado las dificultades derivadas de la apreciación del franco, no hemos visto retrocesos coyunturales de importancia. Por lo tanto, la economía está claramente en sobrecalentamiento y un estancamiento tendría que sobrevenir en los próximos meses. No obstante, sin importar cuán grande sea la próxima crisis, estamos mejor preparados para afrontarla que hace 10 años”, puntualiza Eric Schnyder.

*nombre ficticio

Suiza, tierra de alta precisión

La industria de precisión suiza incluye las industrias de maquinaria, equipos eléctricos y metalesEnlace externo (MEM), así como la relojeríaEnlace externo. Las 15 000 empresas activas en este campo, principalmente pymes, emplean a más de 400 000 personas en Suiza.

Su trabajo genera una riqueza equivalente a casi el 9% del PIB que Suiza registró en 2017. Las exportaciones de las MEM sumaron en total 86 000 millones de francos.

Muchas empresas de este sector se especializan en la fabricación de instrumentos de medición de alta precisión. Las más destacadas son: TeslaEnlace externo et RüegerEnlace externo (Vaud), Endress+Hauser FlowtecEnlace externo (Basilea) o ZumbachEnlace externo (Zúrich).

Fin del recuadro

Puede contactar al autor de este artículo en Twitter: @samueljabergEnlace externo


Traducción del francés: Andrea Ornelas

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes