Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Perplejidad e interrogantes

(swissinfo.ch)

"Ya basta 2001: año espantoso", son algunos de los titulares de la prensa suiza de este lunes tras la caída de un avión de Crossair, que deja 24 muertos, nueve heridos y varias preguntas.

La pista 28, utilizada con más frecuencia para el aterrizaje nocturno desde el acuerdo suscrito por Suiza con Alemania, es puesta en tela de juicio, aunque los entendidos en la materia no creen que tal sea la causa del accidente ocurrido el pasado sábado, cerca de Zúrich.

El diario 'Tages Anzeiger' de Zúrich recuerda en sus páginas que Suiza ha sufrido tres desafortunados accidentes en apenas dos meses. El editorial del rotativo zuriqués pregunta cómo pudo suceder, a tiempo de cuestionar las perspectivas futuras de la aviación helvética.

Sin distanciarse mucho de esa apreciación, el 'Neue Zürcher Zeitung', también de Zúrich, señala que el accidente del sábado fue la noticia más desafortunada para el tambaleante sector aeronáutico.

Asimismo el diario de la ciudad del Limmat se pregunta si el nuevo convenio de transporte aéreo firmado por Suiza con Alemania, que afecta a los vuelos nocturnos de Zúrich, no ha comprometido la seguridad, aludiendo a los despegues y aterrizajes.

"Después de los ataques terroristas, la guerra en Afganistán, el ataque de un enajenado mental en Zug, la retención en tierra de los aviones de Swissair y el incendio en el túnel del Gotardo, esta catástrofe es innecesaria", constata con pesar el rotativo bernés 'Berner Zeitung' refiriéndose al momento del suceso que coincide con los esfuerzos de despegue que hace la aerolínea nacional.

¿Hay acaso un punto oportuno? Puntualiza a su vez el diario 'Basler Zeitung' recordando que los desastres traen siempre aparejado sufrimiento y destrucción. "Las catástrofes aéreas suelen suceder cuando menos se espera y no podemos esperar que una compañía sumida en turbulencias sea dispensada de las catástrofes", concluye el rotativo basilense.

"2001 es un año espantoso" precisa el diario 'Der Bund', de la capital federal, al hacer votos por que deje de crecer la lista negra de accidentes aéreos.

La 'Tribune de Genève' teme que la Nueva Crossair se vea ante una situación muy comprometida antes de asumir lo que queda de la quebrantada Swissair, en abril próximo.

El rotativo de Ginebra precisa además que al jumbolino accidentado volaba con apenas 60% de su capacidad a bordo. No cabe duda que el desastre del sábado reducirá el número de pasajeros, anticipa.

Golpe duro

"Este golpe duro les hará seguramente (a Crossair) revisar su situación. Mientras la suerte les permita examinar sus planes comerciales... los encargados de Crossair podrían realizar sus objetivos", sostiene la comentarista Florence Noel, en el diario de la ciudad de Calvino.

El diario ginebrino 'LeTemps' subraya que tras el colapso de Swissair, el trabajo duro y la determinación de reconstruir una nueva aerolínea nacional, lo que menos hacía falta es la caída de un avión.

"El accidente del sábado era el que faltaba en la lista de desastres ocurridos en los últimos dos meses", escribe Joëlle Kuntz.

En 'La Liberté', Claude Chuad se limita a exponer que éste ha sido el primer año del nuevo milenio y, para Suiza, el peor en 50 años.

Según el rotativo de Friburgo, los hechos recientes han sumido en la tristeza al presidente de turno, Moritz Leuenberger. Chuad teme que el accidente del sábado sea una crisis demás para la industria de la aviación, que podría verse forzada a quedarse en tierra.

En el matutino '24 Heures', de Lausana, Xavier Dormond, insta a que Suiza no ceda ante el actual infortunio sin precedentes. "Este es un golpe duro que sacude a todo el país, pero no debemos interpretarlo con un designio siniestro".

swissinfo

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting