Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Poco que festejar en el centenario del esquí suizo

Didier Cuche, una de las estrellas que no ha brillado esta temporada.

(Keystone Archive)

El esquí helvético atraviesa una de las más graves crisis de su historia centenaria.

Esquiadores a la deriva, entrenadores ineficaces y dirigentes cuyo profesionalismo queda en entredicho son algunas de las críticas.

“Por respeto a los pioneros del esquí suizo, los atletas de hoy deberían hacer todo lo posible para alcanzar la victoria durante esta temporada, que enmarca el centenario del deporte blanco helvético”, afirmaba a swissinfo en noviembre pasado Jean-Daniel Mudry, durante la tradicional conferencia de vísperas de la temporada.

Pero ahora ya han pasado la mitad de las competiciones de este invierno y, ante los escasos resultados, el director del esquí suizo ya no alberga muchas esperanzas.

Peor aún, el esquí suizo de competición atraviesa una crisis sin precedentes, ya que únicamente Sonja Nef logró colocarse en los tres primeros lugares de un torneo y eso, en noviembre pasado.

El precio de 12 años de letargo

“Pagamos hoy un letargo de más de 12 años”, explica Didier Bovin, formador, desde el 2000, de los aprendices en el arte del esquí.

“Desde el fin de la década de los 80 hasta el fin de la década de los 90, se olvidó por completo la tarea de formar a los futuros profesionales del deporte invernal. Los entrenadores, los dirigentes y los patrocinadores se concentraron exclusivamente a la élite victoriosa, mientras que se confiaron pensando que los jóvenes valores llegarían de alguna u otra manera.”

Sin embargo, la época dorada de los años 80 -en especial, los Mundiales de Crans-Montana en 1987-, en los que los suizos dominaron la escena, no ha revivido.

Edificación poco sólida

Sin solidez en los últimos años, lo construido se sostiene sólo por algunos pilares de excepción. Hoy por hoy, el equipo de Suiza es débil cualitativa y cuantitativamente.

“El número de atletas que pueden realizar participaciones decorosas de forma constante durante una sesión es muy limitado”, confirma el antiguo entrenador nacional, Louis Monney.

Algunos atletas, como Bruno Kernen, Didier Cuche y Didier Defago, quienes lograron imponerse el año pasado, están presentes en las competiciones de este invierno. Sin embargo, el cúmulo de resultados negativos no hace más que acentuar la presión y hacerlos más vulnerables.

Fragilidad psicológica

“Es evidente que la espiral negativa y los fracasos repetidos que viven los esquiadores suizos actualmente, los vuelven más vulnerables, Por un lado, la presión por alcanzar el éxito aumenta y por otro, las oportunidades de obtener un sitio en el podium disminuyen”, analiza el psicólogo del deporte, Roland Seiler.

Para el jefe del Instituto de Ciencias del Deporte de la Escuela Federal del Deporte de Macolin (en francés) o Magglingen (en alemán), una evaluación especializada venida del exterior, podría ser la mejor medida posible, en busca de soluciones para salir del atolladero.

Pero un análisis de la dinámica de grupo a fin de poner en marcha soluciones adecuadas, tomará su tiempo.

Absoluta necesidad de fortalecimiento

A fin de que la casa del esquí suizo no se derrumbe y que los pocos pilares que quedan no caigan, será necesario que en la próxima copa mundial se obtengan buenas posiciones.

Este fin de semana serán decisivos los dos descensos masculinos en Chamonix y el de mujeres en Veysonnaz. Y también se esperan resultados satisfactorios en la carrera tradicional de Wengen, en la región alpina bernesa, que se desarrollará el 17 y 18 de enero próximo.

La mirada en el entrenador Frehsner

Al parecer, la “víctima” designada como responsable de la situación será el entrenador de los atletas masculinos, Karl Frehsner.

Una personalidad muy controvertida debido a su estilo autoritario para dirigir y a sus métodos drásticos.

Además, fue el responsable de abolir los grupos separados en las diversas disciplinas del deporte invernal con esquíes, para conformar un grupo único.

En las columnas del diario francófono de Ginebra, Le Temps, del pasado martes, los excampeones Pirmin Zurbriggen y Joël Gaspoz criticaron fuertemente las maneras de Frehsner.

El entrenador, de origen austriaco, fue convocado ese mismo día por los dirigentes del esquí suizo en Berna. Pero el encuentro no trajo consigo una solución definitiva. Por el momento, sólo queda esperar, pero no por mucho tiempo.

swissinfo, Mathias Froidevaux
(Traducido por Patricia Islas)

Datos clave

Ningún representante del equipo masculino suizo de esquí ha ascendido al podium en lo que va de la temporada.

La única que en una ocasión alcanzó buen sitio fue Sonja Nef.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes