Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Polarización en torno a la iniciativa del "18 por ciento" a un mes de la votación

Dentro de un mes se vota, entre otros asuntos, la iniciativa popular que prevé limitar al 18 por ciento la población extranjera en Suiza. El tema caldea el ambiente político y desata un debate cada vez más tenso y polarizado entre los electores.

El 19,3 por ciento de los más de 7 millones de habitantes de Suiza son extranjeros. La iniciativa popular que se votará el 24 de septiembre propone reducir esa proporción al 18 por ciento (unas 100 mil personas de menos). Ese ajuste significaría un regreso al porcentaje vigente en 1993, año en que nació la iniciativa.

A un mes de la votación, la iniciativa "para una reglamentación de la inmigración" ocupa un lugar preponderante en el escenario político nacional. Desde el gran empresariado hasta las iglesias pasando por la clase política y las organizaciones no gubernamentales (ONG) anticipan su posición.

El Consejo Federal (gobierno suizo) se ha pronunciado contra la propuesta y ha invitado a sus conciudadanos a votar "no". Considera que, de ser aprobada, tendría consecuencias negativas para el país.

Limitar la población extranjera significaría debilitar el centro financiero suizo, comprometer la tradición humanitaria, poner en tela de juicio los acuerdos bilaterales con la Unión Europea y perjudicar la imagen de Suiza en el mundo, sostiene el Gobierno.

A inicios de agosto se constituyó un comité parlamentario, integrado por 186 de los 246 diputados y senadores que conforman el Parlamento Federal, que tomó la ofensiva pública contra la iniciativa.

La aprobación de la propuesta generaría confusión, entre inmigración y asilo y constituiría un golpe potencial para la economía, sin olvidar las consecuencias sobre los siete acuerdos sectoriales suscritos con la Unión Europea y, en especial, el relativo a la libre circulación de personas.

"Esta iniciativa es xenófoba y antiextranjera y, en caso de que se aprobara o se rechazara por poco margen, el impacto simbólico y moral sería muy negativo", precisa en declaraciones a swissinfo, Patrice Mugny, consejero nacional del Partido Verde.

"En mi cantón, Ginebra, que cuenta con casi 35 por ciento de extranjeros (ndr: el porcentaje más alto del país) no hay tensiones particulares en esa esfera. Esto demuestra que el problema de Suiza no son los extranjeros", subraya el diputado.

Una percepción diferente tiene Irène Schellenberg, portavoz en la sede central de Berna de la Unión Democrática de Centro (UDC), el más derechista de los cuatro partidos que conforman el gobierno colegiado suizo y el único de ellos que respalda la iniciativa.

La propuesta "no es xenófoba ni antiextranjera", señala Schellenberg. "Aunque no constituye la solución ideal al problema de fondo, es una señal al Gobierno. Existen excesos y abusos en el plano de los refugiados, y de los solicitantes de asilo, y una criminalidad en aumento que hay que resolver", precisa a swissinfo la portavoz de la UDC.

Su partido vive hoy una contradicción. Mientras que el Comité Central de la UDC decidió rechazar la propuesta, la Asamblea de Delegados se pronunció a favor de la cuota del 18 por ciento.

"Es parte del ejercicio democrático en el seno de la UDC y ahora le toca pronunciarse a las secciones cantonales del partido. En tanto Zúrich rechaza la iniciativa, Ginebra la sostiene", explica Schellenberg. A ese rechazo se ha sumado la poderosa sección del cantón de Berna.

Las encuestas no son demasiado favorables a la iniciativa. Cuatro de cada diez helvetas la respaldaban a dos meses de la votación.

Aún así los promotores de la cuota del 18 por ciento se muestran optimistas y han tomado la ofensiva en la propaganda pública. Esta semana han distribuido, casa por casa, en importantes concentraciones urbanas del país, un folleto de 16 páginas reiterando los argumentos a favor de la propuesta.

Los adversarios, entre ellos las iglesias, el gran empresariado y una gran parte del mundo asociativo, tienen un elemento histórico que los tranquiliza.

En las cinco votaciones anteriores celebradas en las últimas tres décadas, los electores rechazaron todas las propuestas que intentaban reducir constitucionalmente el número de extranjeros que vive en Suiza.

Sergio Ferrari


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×